Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
La cocina sincera

Restaurante Gu Geu, Amorebieta (Vizcaya): estilo ante todo

Autor: Pepe Barrena
Viernes, 12 de septiembre de 2014

Alfredo Vélez regenta este restaurante entre Amorebieta y Gernika donde no se descuida la cocina tradicional en ningún momento, aunque en ocasiones lleve un buen baño de modernidad controlada con maestría por el chef.

Dejando a un lado el impronunciable nombre en euskera (y el logotipo ilegible de la fachada) que flaco favor le hace al establecimiento, todo lo que rodea a este notable restaurante irradia la sensación de estar ante un sitio evocador. Primero porque es un auténtico lujo reencontrarse con Alberto Vélez, uno de los mejores chefs vizcaínos que dio lustre en sus varias jefaturas de cocina a sitios tan señeros como los comedores de los hoteles Ercilla, López de Haro y Gran Dómine bilbaínos. Segundo porque el Gu Geu se encuentra en lo que era el popular Juantxo de la carretera que enlaza Amorebieta con Gernika, caserío contemporáneo abrazado por un bosque frondoso que conserva su gran terraza cubierta y en el que los amantes de la cocina cinegética rendían pleitesía continua. Y por último porque el antedicho difícil nombre del local actual significa en castellano “nosotros mismos”, en el fondo hermosa sugerencia del trato, profesionalidad y estilo gastronómico que sirven Vélez y su esposa Mónica, una pareja volcada de siempre en la hostelería y sobre todo al pie de sala y fogón, como debe ser. Una pareja que disfruta hablando de las turbulencias del negocio, de la culinaria tradicional vestida de modernidad bien entendible, de algunos de sus platos eternos, de los vinos que Mónica considera imprescindibles para gozar del foie gras, de las delicadas ensaladas de centollo, de los arroces cremosos o del indispensable bacalao en sus recetas más arraigadas.

 

Platos para recordar

 

Ya en su primera etapa al mando de la cadena Ercilla, Alberto Vélez demostró su virtuosismo con algunos productos. Incluso se le podría calificar de pionero al tratar los huevos de caserío a baja temperatura, o el hígado de pato en sus múltiples versiones. De estas pasiones brotaron y brotan platos espléndidos que definen su cocina. Por ejemplo esa delicadeza total que es el cuenco de huevo con kokotxa de merluza y las tiras de calamar en una semi salsa verde; o el imponente y voluptuoso foie gras a la plancha sobre manitas de cerdo gelatinosas y tostadas con crema de cebolla y punto de vizcaína. Lo gulesco a tope. Más light es el irreprochable tartar de langostino y salmón marinado con crema ácida, las verduras salteadas con puré de setas y jamón o el marmitaco de marisco con mejillones. Repostería tan noble como los anfitriones.

 

> Cierra noches de domingo a jueves y se encuentra en la carretera de Amorebieta a Gernika, en lo que era el antiguo y popular restaurante Juantxo. > PM: desde 25€. 

 

Dirección: Bº Enartze s/n.

Tel.: 946 732 650.

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress