Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Vocación popular

Barraca

Autor: A.B.
Miércoles, 1 de enero de 2014

Moderna, asequible y con estética eco, esta arrocería barcelonesa a pie de playa se ha convertido en un “must” para el público de la ciudad, que cuenta con la asesoría gastronómica de Xavier Pellicer.

Passeig Marítim de la Barceloneta, 1.
Tel.: 932 241 253.

 

Una arrocería en la Barceloneta, a precios ajustados y con la inestimable colaboración del cocinero Xavier Pellicer. Así de prometedora suena la música de este local que se encuentra hoy entre los más demandados de Barcelona (buena prueba de ello es que algún domingo ha recibido la visita de cerca de 180 comensales). La ubicación en pleno paseo marítimo ofrece pistas sobre la oferta, que, obviamente, apuesta por la despensa del mar y por algunas recetas de pescado con fondos trabajados. Se trata de una carta que, aunque no deja de mirar a la tradición, como demuestran los esponjosos buñuelos de bacalao de la abuela, está pensando en comensales jóvenes y modernos que gustan de platos ligeros y más bien desenfadados.

 

Barraca es más que una arrocería. Su cocina, entre lo pop y lo orgánico, responde a la demanda de nuevas propuestas y soluciones de negocio que vienen produciéndose en el sector desde hace unos años. Cocina de línea clara, por decirlo con pocas palabras. Una mera enunciación de platos ejemplifica la apuesta: calamares a la andaluza con mayonesa al gusto, bravas con alioli, croquetas de pollo (a 1,50 euros la pieza), mejillones con tomate confitado y albahaca… En el capítulo de entradas, despunta la sardina marinada con robellons con su fina vinagreta y sorprende por su frescura la ensalada de burrata con ensalada de rúcula y tomate. No admite dudas la calidad y la ejecución del calamar de potera, que resulta baboso, casi crujiente y pleno de sabor.
En cuanto a los arroces, la casa se decanta por un estilo de arroz ligero y desgrasado que agradará a los partidarios de los sabores medidos. Incluso hay arroz para veganos.

 

> El precio de los arroces, que se ofrecen para un mínimo de dos personas, no llega a los 20 euros por comensal. 

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress