Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Presidente de Grupo Matarromera

Carlos Moro: “Buscar la excelencia está en nuestro ADN”

Autor: Ana Marcos
Jueves, 2 de octubre de 2014

Hijo y nieto de bodegueros, Carlos Moro ha seguido la tradición familiar hasta convertirla en referente del panorama vitivinícola nacional. Con un grupo de siete bodegas, Matarromera, busca calidad sin renunciar a la visión de futuro.

Siete bodegas, con presencia en cuatro denominaciones de origen bañadas por el río Duero –Toro, Cigales, Rueda y Ribera del Duero–, escriben la historia día a día de este Carlos Moro, creador e impulsor del Grupo Matarromera. Moro, un empresario inquieto y con visión de futuro, no solo hace vinos, sino que busca la excelencia en todos y cada uno de ellos. Personalidad y sello propio guiado por el objetivo de ofrecer la mejor calidad con Matarromera como quintaesencia del Grupo. Una firma de grandes vinos que le llevó a ser uno de los protagonistas del despegue de Ribera del Duero, allá por los años 80. La salida al mercado del primer Matarromera, con una visión moderna y activa de cuidados de la viña, esmeradas elaboraciones y proyección internacional, supuso todo un revulsivo en el universo español del vino. Para Carlos Moro, “llevar el nombre de Matarromera implica un standard de máxima calidad de vinos de pago en todo el mundo”. 

 

Sobremesa: Su relación con el vino viene de lejos.

 

Carlos Moro: Siendo hijo y nieto de viticultores y bodegueros por ambas ramas, he vivido desde siempre este mundo. Naces en la viña y creo que casi, casi, terminaremos también en la viña. Mi familia ya acumulaba cinco bodegas antes de que yo naciese. Recuerdo que de pequeño participaba en las vendimias, aprendía… era cuando se hacían en Ribera aquellos claretes tan característicos. Luego ya vine a Madrid a estudiar la carrera de ingeniero agrónomo e hice en la Politécnica el Curso Superior de Viticultura y Enología. Mi padre siempre me dijo: “Tú sal y aprende. Conoce otro mundo”. Mi carrera en un principio no tuvo nada que ver con el negocio paterno, hasta que en el año 88 decido volver al campo, regresar a Valbuena, donde teníamos algunos de los mejores pagos de toda la zona.

 

S: Y se pone el listón muy alto.

 

CM: Pensé que era el momento de hacer grandes vinos, de calidad, más profesionalizados, con marca y proyección internacional. Mis padres me regalaron las tierras, aunque no fueron comienzos fáciles porque no tenía capital. Pero fundo Matarromera en el 1988 y cuento con bastantes elementos, como la cultura del vino adquirida en mi familia, conocimiento de las tierras –mi proyecto fin de carrera fue sobre edafología– y, finalmente, técnica, algo muy importante. Es decir, hago empresa. Y no escatimé medios, desde los mejores depósitos a dejarme aconsejar por los más buscados especialistas.

 

S: El primer Matarromera sale en el 1994 y revoluciona el mundo del vino.

 

CM: Sí, amigos y compañeros participan con pequeñas inversiones y nos permite mantener el objetivo de “hacer el mejor vino del mundo”, así, tal cual. Como aspiración, sin fatuidad. Es el concepto de buscar la excelencia por encima de todo, propósito que seguimos teniendo. Nos salió un vino absolutamente genial que renovó el estilo de los vinos hasta entonces más en boga. Tenía una crianza moderada, mucha fruta, entero, vivaz… marcamos tendencia. Y ganamos numerosos premios, entre ellos, la prestigiosa Gran Medalla de Oro de la Unión Internacional de Enólogos. Aparecimos en el telediario, en todos los medios escritos… en realidad, fue todo un revulsivo.

 

S: No se durmió en los laureles y mientras iba “haciendo empresa” en otros lugares…

 

CM: La expansión y renovación se basó en el know-how de Matarromera, ejemplo de carácter y personalidad, el empeño por no ser uno más. Por eso yo hago un clarete excepcional y además me atreví con los tintos de guarda en Cigales con Valdelosfrailes. Luego vendrían Emina y Rento, Cyan, Emina Rueda y la última adquisición en Toro, Bodegas Cyan. Cada uno con su terroir, su idiosincrasia. Y todo en una empresa familiar, aunque con varias bodegas, porque también elaboramos como Vino de la Tierra de Castilla y León y, por supuesto, nuestra línea de vinos ecológicos, con los que somos líderes en España. 

 

S: En estos momentos tienen una posición envidiable.

 

CM: El gran salto desde ese primer momento ha sido lograr hacer 50 vinos y todos de calidad. Somos quizás los mayores propietarios de tierras en Castilla y León con 512 hectáreas, divididas en 100 pagos diferentes a lo largo de 22 municipios del Duero. Hemos respetado la esencia histórica de la tierra incorporando tecnología punta y un I+D en constante evolución. Mucho trabajo y mucho esfuerzo.

 

S: Matarromera resulta ser la piedra angular del Grupo.

"Al margen de reconocimientos y premios, nuestro gran orgullo es la valoración de nuestros clientes."

 

CM: Es muy especial. Empezando por nuestras tierras en Valbuena, con algunos pagos cultivados por monjes cistercienses. Si conjugas conocimiento histórico, consuetudinario y tecnológico al máximo nivel, el resultado es Matarromera. Y entre ellos, esos que me mueven el corazón, son los dos primeros, el 1994 y 1995, muy premiados en distintos foros y el último, el que se sirvió en la boda de nuestro actual rey Felipe VI. Por cierto, parece que gustó bastante: eran todo magnums y no quedó ni una sola botella. Pero al margen de reconocimientos y premios, nuestro gran orgullo es la valoración de nuestros clientes. En Matarromera tenemos además una segunda marca llamada Melior, de los de más alta calidad entre los semi-crianza.

 

S: ¿Y la más alta gama? ¿Las “joyitas”?

 

CM: En Matarromera hay cinco tipos con los crianza y reserva, de muy demandado consumo. Junto a ellos, otros tres referentes de nuestra línea “de pago” como son el Matarromera Prestigio y Matarromera Pago de las Solanas (solo elaborados en grandes cosechas) y los Gran Reserva, cada uno con su protocolo de elaboración específicos y toque diferencial, tan buenos, tan cuidados, tan especiales… 

 

S: Y con esta misma marca, se han atrevido además con un blanco de guarda.

 

CM: Es el Verdejo 25 Aniversario, hecho en Rueda porque no encontré las uvas necesarias en Ribera para hacer un vino blanco de alta gama; actualmente tenemos en esa D.O. el único terroir en plantación borgoñona, que son nada menos que 100 hectáreas. Para mí, los grandes referentes en blancos son los borgoñas y por tanto hemos hecho un vino de guarda, con tratamiento de añada… Ponerle Matarromera implica un standard de máxima calidad de vinos de pago en todo el mundo. Es único. Y tampoco saldrá todos los años, sino solo en cosechas excepcionales.

 

S: Señor Moro, si vuelve la vista atrás, ¿cuál sería el balance?

 

CM: Insospechado, porque he podido alcanzar los hitos que nos propusimos en todos los sentidos. Me siento muy orgulloso de haber llegado a esas grandes calidades y ser reconocidos, no solo en el entorno, sino en el exterior. Estamos muy bien posicionados, con una gran proyección internacional y el pasado año la exportación alcanzó un 42%. Como empresa también hemos conseguido ser modélicos en muchos sentidos, tanto en el ámbito puramente empresarial como en tener un equipo humano extraordinario. Ésa es la base de nuestro pasado y de nuestro futuro. Seguiremos adelante y te doy una pista… lo próximo, que es novedad, se llama “San Bernardo” y ahí me quedo: abarcará unos cincuenta vinos, los que aproximadamente comercializamos ahora.

 

Ver la cata de los vinos del Grupo Matarromera

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress