Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Centenario con vino

Raimat 1914-2014: cien años de evolución e innovación

Autor: Raquel Pardo
Viernes, 3 de octubre de 2014

La bodega impulsora de la Denominación de Origen Costers del Segre celebra un siglo en el que echa la vista atrás y continúa su paso creando un nuevo vino de fincas seleccionadas para celebrar su aniversario.

La historia de Raimat, que ahora cumple un siglo de existencia y engrosa la lista de las llamadas bodegas centenarias, es auténticamente una trayectoria de supervivencia, pero también de evolución e innovación. Siendo, como es, el segundo gran proyecto de la familia Raventós después de Codorníu, y siendo su viñedo uno de los principales proveedores de materia prima para los cavas de la casa “madre”, lo cierto es que Raimat ha recorrido cien años ya caminando siempre hacia adelante.

 

Fue, claro, en 1914, cuando Manuel Raventós, patriarca de la familia, se fijó en un secarral como Raimat para comprar 3.200 hectáreas de terreno o, en otras palabras, un castillo en ruinas y una localidad despoblada en varias ocasiones, y hacer de ese complejo una bodega singular en España en muchos sentidos. Desde el siglo I AC, Raimat había sufrido varios episodios de despoblación, de plantaciones de viña y posteriores abandonos, a los que Raventós puso fin dando un nuevo lustre a lo que hoy es la bodega emblemática de Costers del Segre.

 

Después llegó la construcción de la bodega a cargo de un discípulo de Gaudí, Joan Rubió i Bellver, que se atrevió a levantar con Raimat el primer edificio con hormigón forjado que hubo en España, un primer paso que marcaría ya ese carácter innovador de la bodega. Vinieron más adelante equipamientos y maquinaria avanzada y en los setenta, las primeras viñas procedentes de Francia, cabernet, merlot y chardonnay, cosechadoras, I+D+i, viticultura integrada, ecológica, microparcelas, viticultura de precisión y la introducción de la albariño en las elaboraciones y en la misma DO Costers del Segre en 2007, un hito que les supuso ser la primera bodega que sacaba esta uva de Galicia, su tierra originaria. Unas décadas antes, en 1983, Manuel Raventós Artes empezó a moverse para que en la región se creara una Denominación de Origen vitivinícola que amparara los vinos de Raimat, y fue así como la denominación leridana se incorporó al mapa. Se puede medir el avance del grupo empezando por las innovaciones que se marcan en Raimat.

 

El actual director general de Codorníu, Javier Pagés, destacó ayer durante la celebración del centenario que Raimat “es un referente para el propio grupo Codorníu, pero también para el mundo vitivinícola” porque de esta bodega se puede destacar, también, que impulsó la creación de una denominación de origen que comenzó siendo “propia” pero que hoy cuenta con más de una treintena de bodegas adscritas, y nacidas al calor de la visión preclara de los Raventós. El director de viticultura de la casa, Xavier Farre, añade también que “nosotros hacíamos viticultura sostenible antes de que existiera el término sostenibilidad, trabajar en armonía con la naturaleza para nosotros siempre ha sido esencial”. Pagés también destaca el empeño de Raimat por hacer marca “en un mundo donde lo genérico triunfa”, circunstancia que atribuyó a la crisis económica.

 

Raimat Cien, el limitado vino del centenario

 

Nada mejor que celebrar un siglo de vida en el caso de una bodega que sacando al mercado (lo del mercado, tratándose en este caso de apenas 600 botellas, es un término quizá excesivo) un vino que exprese la capacidad de la bodega para hacer vinos de alta gama. Y eso es lo que pretende ser Raimat Cien, un blanco elaborado con chardonnay y xarel·lo en proporción de 55%-45% con el que la bodega leridana quiere abrir las puertas de un mercado más exclusivo. Según explica la enóloga de la bodega, Elisabeth Figueras, han sido incontables los experimentos de vinificación y mezcla hasta lograr que se pretendía. El resultado es un vino que incluye una pequeña mezcla de vinos de años anteriores que se guardan sobre sus lías finas y cuyo objetivo es ampliar la cremosidad del vino, además de reforzar su capacidad de envejecimiento (y mejora) en botella.

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress