Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Novedades y vinos clásicos

Cata de los vinos de Marqués de Murrieta

Autor: Amaya Cervera
Lunes, 3 de noviembre de 2014

La gama de Murrieta está compuesta por su Reserva, el blanco Capellanía, el moderno Dalmau y el tinto gran reserva Castillo Ygay. Pero en nuestra visita a la bodega probamos vinos en primicia, así como un increíble Castillo Ygay 1980.

Marqués de Murrieta Reserva 2008

Tinto. Cereza borde anaranjado. Especias dulces, cereza en licor, maderas cremosas, limpio. Boca sabroso y con fuerza frutal, maderas cremosas. Cuerpo medio, tanino pulido; sugerente y fácil de beber.

 

Capellanía Reserva 2009

Blanco. Presenta un color amarillo intenso. En nariz da recuerdos ahumados y notas cítricas, resultando un vino muy limpio y refinado. Tiene una boca potente, sólida, con estructura y carácter ahumado. Muy entero aún y con mucho potencial de desarrollo.

 

Marqués de Murrieta Reserva 2009

Tinto. Se empieza a comercializar a final de año. Cereza granate. Más concentración frutal (ciruela roja y negra) que 2008, tostados finos. También más estructura y centro de boca, agradables sensaciones amargas en final que dan seriedad. Jugoso y con madera discreta.

 

Marqués de Murrieta Reserva 2010

Tinto. De color cereza intenso borde granate. En nariz recuerda ecos de ciruela madura, notas especiadas (regaliz, vainillas), balsámicos que aportan mucha frescura. Fruta madura, redondo, con opulencia, taninos bien envueltos, buen juego de equilibrios, persistente. En conjunto es un producto bastante impresionante.

 

Dalmau Reserva 2009

Tinto. Picota violáceo. Intenso, frutal, profundo, madera algo presente, pero con gran potencial (balsámico, chocolate negro). Boca maduro, mentolado, especiado (pimienta), con elegancia y menos estructura de lo que el factor “modernidad” haría pensar.

 

Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2005

Tinto. Cereza rubí. Fruta bien sazonada (arándano, cereza), especiado, carne roja, notas balsámicas (bosque mediterráneo), piel de naranja. Es un vino con mucha definición y complejidad, y una muy interesante evolución en copa. Intenso, elegante, jugoso, con maravillosa textura y persistencia. Un gran Ygay.

 

Dalmau Reserva 2011

Tinto. Negro apicotado. Mucha concentración, elegantes balsámicos, maderas bastante presentes (chocolate). Boca con cuerpo medio, fresco, jugoso, con chispa, balsámico, buena acidez, tanino pulido, tiene que limar algo la barrica, pero ofrece un enorme potencial.

 

Castillo Ygay Gran Reserva Mágnum 1980

Tinto. Añada escasa que se embotelló hace unos 10 años. Rubí borde anaranjado. Muy serio en nariz (higo seco, membrillo), especias dulces (canela), cuero fino, muy entero, cero oxidación, desván, fino. Evoluciona a balsámicos y chocolate blanco. Boca sedoso, muy puro, con viva acidez, jugoso, largo final con notas de frambuesa. Grande; excelente botella.

 

Ver reportaje completo

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress