Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Esplendor del mestizaje

Kabuki Raw

Autor: Luis Cepeda
Viernes, 1 de noviembre de 2013
Noticia clasificada en: Restaurantes en Málaga

El Kabuki malagueño deslumbra con su acertada fusión de cocina oriental y materia prima andaluza. 

Finca Cortesín. Casares (Málaga).
Tel. 952 93 78 00.

 

España fue el primer país europeo donde se instaló un restaurante japonés (Fuji. Las Palmas, 1967) y todo indica que su ventaja continental prevalece. La cocina japonesa es aquí alimentación urbana de culto y la reciente apertura de Kabuki Raw, en el esplendor hotelero de Finca Cortesín, evidencia autoridad. A primera vista puede enmarcarse en el progreso de una modalidad tan escueta como la del sushi genérico en alianza con el vigor barroco mediterráneo; es la competente aportación de Ricardo Sanz, promotor culinario del auge de los Kabuki. No es descabellado intuir que nos hallamos ante una espectacular renovación de la alta cocina, una dinamización del placer gastronómico que asocia y sublima las apetencias latinas y orientales, con una mise en place cosmopolita. Instalado en un recinto ajeno al contexto estético nipón –concebido por el célebre neoclásico portugués Duarte Pinto Coelho–, la cocina protagoniza la escena y su responsable, Rafael Carrasco (discípulo del maestro Seiji Yamamoto y director de I+D de Kabuki), acaricia la perfección. Ante el menú de especialidades –manejado en secuencia de cuatro actos, como el teatro nipón–, desfallece la apología y su inventario es suficiente elogio: concha fina y ostras vivas, hígado de rape en escabeche, parrilla de navajas, tortillita de harina de arroz con chanquetes de rodaballo y quisquillas (de inspiración gaditana) y langosta en sashimi de sake, como preámbulos. Caldo dashi con pargo, sashimi de urta, usuzukuri de jurel, noodles de calamar con trufa y tempura de carabinero con ortiguillas, como actos centrales. Y como un colofón, nigiri de sardina, de toro con salmorejo, de pescado blanco con tocino ibérico y de gamba roja, culminado con el kabayaki de anguila salvaje sobre un arroz liviano, casi espiritual.

 

> Cerrado domingos y lunes. Menú Essential: 78€. Menú Cortesín: 107€. Menú Kabuki Raw: 140€.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress