Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email

Las perversiones del lenguaje

Autor: José Manuel Vilabella
Lunes, 1 de abril de 2013
Noticia clasificada en: Gastronomia española

Me armo un lío con las mayúsculas. No sé si poner Gobierno o gobierno, Papa o papa, Rey o rey; me da la sensación de que si a don Juan Carlos I le quito la mayúscula le corto la cabeza, lo decapito, le acorralo hasta hacerle abdicar en el príncipe Felipe; estas cuestiones gramaticales y ortográficas que parecen secundarias son muy importantes. He decidido dejarme llevar y los lectores atentos notarán mi entusiasmo monárquico o mi tirón republicano en cómo me comporto ante Su Majestad; si le llamo monarca, malo, si le denomino rey, peor. Cuando lo del elefante lo degradé a primera autoridad de la región, lo convertí en gobernador civil, y cuando pidió perdón públicamente me entró un respingo y le devolví la corona. A Franco, sus acólitos, siempre le escribían Caudillo con una enorme ‘c’, pero si le llamas caudillo se queda en nada y si le pones unas buenas comillas y lo denominas ‘caudillo’ lo degradas, lo conviertes en un simple dictador bananero.

 

En el ámbito cocineril ocurre lo mismo. Cuando nombro a Ferrán mi dedo busca a tientas la tecla de las mayúsculas y le llamo COCINERO, lo distingo de los demás, lo elevo a los altares, lo catapulto al cuadrado de sí mismo. Joan Roca, el segundo en el escalafón y que también va para santo, la mayúscula absoluta todavía no la merece. Le falta un hervor, un no sé qué. Es solo un ‘COCInero’, un genio a medio hacer. No es totalmente sublime; planea, sí, pero no vuela, no hace trompos y volatines, le falta gracia aerodinámica. Si la Michelin concede estrellas yo reparto mayúsculas con tiento, sopesando lo que hago y sometiéndome a cogitaciones muy serias, incluso peligrosas para mi integridad física. La escala cocineril es muy amplia, aquí cabe todo el mundo. En los niveles altos los artistas del fogón me hacen la pelotilla y los de baja estofa me insultan y se cabrean si les llamo presunto cocinero, cocinerete, cocinerín o manazas del fogón. A algunos, y juro que no soy un crítico exigente, los despojo de las letras minúsculas, les quito sus entorchados de sargento chusquero y les pongo ‘cocnero’, ‘conero’, ‘cero’, hasta que se quedan en nada. El cocinero quiere ser artista, lo que le honra, pero si fracasa y no supera las habilidades del artesano deberá reciclarse con urgencia o abandonar el oficio y que pase el siguiente. La cocina es un oficio cruel, sus cuchillos hieren como las perversiones del lenguaje.

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress