Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Un nuevo “must” gastro

Trucha del Fiordo de Noruega, delicia de agua salada

Autor: Redacción Sobremesa
Miércoles, 12 de noviembre de 2014
Noticia clasificada en: Eventos gastronómicos

Aunque el nombre remita al agua dulce, la trucha del Fiordo Noruego es un pescado de agua salada. Los criadores de la región se esmeran en criar ejemplares que, por primera vez, llegan al mercado español.

Los japoneses son el mercado “natural” de la trucha del Fiordo de Noruega, un mercado exigente (por la cantidad de pescado que se consume sin cocinar) que adquiere gran parte de la producción anual de este pescado. Desde este mes ya se puede encontrar en España, donde se presentó el pasado 4 de noviembre de manos de su embajador, el cocinero Hung Fai. La trucha noruega necesita agua salina, pero con un nivel de salinidad menor que el habitual, y por eso son los fiordos, donde se recibe agua dulce procedente del deshielo, su hábitat natural.

 

La intención, según los responsables de Norge, marca comercial del Consejo de Productos del Mar de Noruega, es convertirse en el “nuevo indispensable” entre los platos pesqueros.

 

Aunque puede parecerse al salmón noruego en algunos aspectos, la trucha tiene, en general, una carne más ligera y magra que el salmón, aunque también, como la suya, es de color rojo. Sin embargo, por fuera se puede distinguir un salmón de una trucha, puesto que esta tiene la piel lisa y plateada, mientras que la del salmón tiene motas. También se diferencia de la trucha de río en su tamaño, pues la noruega es mayor, y en su sabor, derivado del hábitat donde se crían y la alimentación.

 

Su cría y trazabilidad están reguladas por el sector pesquero noruego y Norge, quien define sus estándares de calidad y garantiza la calidad del producto. Por ejemplo, el peso del pescado no debe ser nunca de menos de dos kilos, y su edad nunca menor de año y medio; es un producto manipulado y elaborado por personal especializado, y se respeta la cadena de frío en todos los procesos de elaboración, desde el sacrificio hasta el transporte. Su carne ha de ser roja y uniforme, con la piel tersa y con una grasa que ronde el 10% de su peso.
Entre sus propiedades alimenticias están las vitaminas B12 y A y su contenido en Omega 3.
Ya se puede encontrar en las principales grandes superficies de nuestro país.

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress