Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Celebra su segunda edición

Salón de Bodegas del Siglo XXI, vinos cargados de futuro

Autor: Raquel Pardo
Miércoles, 19 de noviembre de 2014

El pasado lunes Madrid acogió el segundo Salón de Bodegas del Siglo XXI, un encuentro para profesionales y aficionados donde encontrarse con las bodegas de más reciente creación en nuestro país.

Si bien el consumo de vino en España parece no tener tope en su caída, los ánimos para emprender con una bodega nueva y darse a conocer en el mercado español no han desaparecido del todo. Quizá con la esperanza puesta en un repunte, o con una clara visión internacional y exportadora, o gracias a una renovación generacional, o puede que con una mezcla de todo, sí ha habido en estos 14 años de siglo XXI quien se ha atrevido a comenzar con una nueva bodega, en solitario o en compañía (caso de Daniel Jiménez- Landi y Fernando García, ambos juntos en Comando G de la Sierra de Gredos pero con proyectos personales en Méntrida y Madrid, respectivamente) dando en ocasiones un giro a la forma de enfocar la elaboración y la comercialización del vino.

 

Es por esto por lo que, el año pasado, se creó el Salón de Bodegas del Siglo XXI, que el lunes volvió a repetir edición, con algunas bodegas de recentísima creación y otras que llevan desde comienzos de siglo (aunque ya se sabe que en esto del vino catorce años no son nada). En palabras del organizador, el periodista Enrique Calduch, “Todos los participantes se han mostrado preocupados pero el sentir general es que no se quiere dejar el mercado nacional, ya que consideran que su futuro pasa por ahí”. Calduch añade que gracias al Salón las bodegas, “que muchas se han dado a conocer solo por el boca a boca”, pueden ponerse en contacto con profesionales del mercado del vino y con potenciales consumidores, y que es ese, al final, el objetivo de este encuentro.

 

La bodega participante más reciente fue la ribereña Malacuera, fruto de la amistad de varios aficionados que elaboraban para ellos, pero que en 2013 se decidieron a poner en marcha una bodega en Castrillo de Duero (en la DO Ribera del Duero) y ahora tienen en el mercado su primer vino, un tinto roble, aunque afirman que su estrella será su rosado, aún en proceso de elaboración, y que se compondrá de una mezcla de albillo y tempranillo a partes iguales.

 

A la cita acudieron con más trayectoria como Arrayán, que sigue un camino ascendente gracias a la mano certera de la enóloga Maite Sánchez, con vinos estrella como su, valga la semi redundancia, Estela de Arrayán, o sus exitosas últimas incorporaciones, los tintos de garnacha, uno de Gredos y otro de Méntrida, un soplo de aire fresco para esta bodega cuyos vinos varietales del comienzo la acercaban más al Nuevo Mundo. O la amplísima gama de Avante Selecta, con vinos en las principales denominaciones de origen españolas, Baigorri (DO Calificada Rioja), con un estupendo blanco y un siempre solvente Baigorri de Garage; también de esta zona destacan los vinos de Paco García, frescos, elegantes y personales, especialmente su “Experiencia nº1”, en esta ocasión una garnacha de altura auténtica y sabrosa; o Diosares, el proyecto más joven de Carlos San Pedro (Pujanza), y Medrano Irazu, bodega sagazmente dirigida por Amador Medrano en Elvillar (Álava), con vinos muy atractivos, bebibles y plenos de frescura, especialmente su crianza, y en otro nivel, el Luis Medrano 2010, un vino 100% graciano elegante, fino y fresco.

 

También destacaron los tintos de Dehesa de Luna (Vino de la Tierra de Castilla), La Casa Maguila y Estancia Piedra(DO Toro), los bien confeccionados vinos de Altos del Terral, firmados por la enóloga Isabel Palomar en Ribera del Duero, Cruz de Alba (DO Ribera del Duero), Las Moradas de San Martín (DO Vinos de Madrid), Vintae (varias Denominaciones), o bodegas de tintos andaluces como las gaditanas Huerta de Albalá y Finca Moncloa, o la extremeña Habla, cuyo tinto Habla del Silencio ha conseguido conquistar barras en Madrid y ser conocido en eso, a veces tan eficaz, del boca a boca.

 

Un Salón, este, que hace tener esperanza en el futuro del consumo de vino en este país, y que demuestra que el sector a veces no es tan inmovilista como hace unas décadas, y sabe darle (relativamente) lo que pide al consumidor.

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress