Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Un rincón para gozar

DO Plaça Reial

Autor: Teresa Álvarez
Miércoles, 1 de enero de 2014

Este cinco estrellas gran lujo en Barcelona lo tiene todo para disfrutar del relax y darse también un capricho gastronómico gracias a su cocina de proximidad.

La corriente slow food se ha convertido en un argumento de lujo para restaurantes y hoteles, que ven en la búsqueda de los sabores tradicionales un valor añadido para sus clientes. Motivados por el trabajo desarrollado en su finca ganadera Reixagó y por el interés en el fomento del consumo de productos locales, el Grupo Majó Grau, empresa familiar, inició hace apenas año y medio un proyecto en una de las plazas más bellas del centro barcelonés. Así nace DO, un hotel boutique gastronómico (como ellos se denominan) de cinco estrellas gran lujo que convive con naturalidad con la variopinta oferta culinaria y social de la Plaça Reial. Ocupando un edificio neoclásico protegido que data de 1856, el arquitecto Oriol Bohigas ha realizado una rehabilitación discreta y llena de encanto, reforzada por el interiorista Lázaro Rosa Violán, que añadió calidez y comodidad a las 18 estancias que posee el hotel. Todas las habitaciones dobles y suites son exteriores, con hermosas vistas a la Plaza Real y a las Ramblas. El alojamiento dispone de todos los requisitos soñados en un cinco estrellas, con servicio de spa, chófer, guía turístico, conserje las 24 horas, Wi-Fi, minibar de bebidas no alcohólicas gratuito y amenities Molton Brown. Todo está incluido en el precio de la habitación, algo muy de agradecer en un hotel de lujo. 

 

Pero lo que nos hace traer a estas páginas este singular enclave es su carácter gastronómico, que se recoge en sus espacios de restauración, abiertos no solo a los huéspedes sino también al público. La Cuina del DO está situada en la parte inferior del hotel, bajo unas bóvedas históricas con capacidad para unos 25 comensales. La sala mantiene una disposición de mesas elegante y discreta y su culinaria está liderada por el chef Pere Moreno, que ha desarrollado una carta guiada por los intereses de los propietarios, quienes querían convertir el establecimiento en un lugar donde encontrar una verdadera cocina de proximidad, un kilómetro cero donde demostrar y promocionar el valor de los productos de la zona, siempre sujetos a la temporada. Cuatro fórmulas de menú cerrado posibilitan conocer esta cocina, cuya calidad se traslada a todos los servicios gastronómicos del hotel, desde losamenities de la “descubierta” en las habitaciones, las tapas y platos más informales de su terraza en la plaza o las recetas de inspiración marinera que ofrecen en la azotea, abierta solo en primavera y verano, donde puedes degustar pescados y mariscos de la costa catalana. La bodega posee vinos memorables y el servicio de un maître eficaz, Daniel Egea, que permite completar la experiencia gastro con la copa más adecuada.

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress