Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
La sensatez del menú

La Vinoteca

Autor: Pepe Barrena
Viernes, 1 de febrero de 2013
Noticia clasificada en: Restaurantes en Santander

Lejos de ofrecer una degustación interminable que puede agotar al comensal, en este restaurante santanderino el menú define perfectamente la filosofía de sus autores.

Floranes, 10.

Tel.: 942 075 741.

 

Tomen nota: gambas fresquísimas con tomate concassé y trazo de ajoblanco, escabeche suave de bonito del norte con verduras, pechuga de paloma de sabor y hechuras irresistibles más un poco de dulce a 24 euros por barba, tragos aparte. ¿Increíble? Todo es posible en Santander y más concretamente en este interesantísimo y coqueto restaurante en el que han aterrizado Koldo Iriarte y Luis Antonio Rivas, dos profesionales con mucho mundo en la hostelería de la capital, ya que el primero ejerció de maestro de sala en La Cúpula del Rhin y Lasal mientras que el segundo mostraba su acreditada mano de seda en las cocinas de El Limonar de Soano.

 

Valga el cebo de la introducción para sacar a escena una de las controversias que más acaparan las tertulias y sobremesas del panorama gastronómico y que no es otra que la que versa sobre el menú degustación. ¿Largo y estrecho o corto y ancho? Elijan ustedes pero uno se queda con la mesura, el equilibrio, la prudencia y no con ese sometimiento de muchos restaurantes de vanguardia que “obligan” a catar decenas de miniaturas para justificar su “añada” creativa de una sentada sin respetar la fisiología del paladar y del cuerpo con tanta mezcolanza, con servicios de varias horas y sumilleres sufriendo para armonizar tal repertorio. Dicho lo cual, reivindicamos el menú degustación de media docena de pases en el que se trace la personalidad y filosofía de su autor o del local. Si además te lo ofrecen a precio de ganga, como en el caso que nos trae, hay que proclamarlo.

 

Detalles para recordar
En La Vinoteca hay unos cuantos detalles que ennoblecen la hostelería, empezando por la atractiva oferta de vinos, cervezas y champañas que se salen de la norma y que no interfieren bruscamente en el bolsillo a la hora de pagar y siguiendo por la calidad de la materia prima y su tratamiento a tenor de la reducida minuta. Hay cultura gastronómica para ver, oír y saborear. Compruébenlo en el potente apartado de marinados, con tacos de salmón, ceviches de lubina con vegetales y, fundamentalmente, con esas soberbias gambas casi crudas antedichas. El carpaccio de pulpo con ajada gallega y patata violeta es también un plato referencial, como los callos de bacalao en salsa verde o el steak tartare de carne de vacuno oficiado con todo su ritual por Iriarte. Otras delicadezas: bocartes levemente calientes con aceite de oliva, entraña de buey, langostinos al limón con puerros, trufas de chocolate, fresas confitadas… Éxito garantizado.
 

> Por 24€ más bebida ofrecen uno de los mejores menús-degustación del norte peninsular.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress