Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Plan para primavera

Vinos y camelias, la apuesta más floral de Galicia

Autor: Raquel Pardo
Viernes, 20 de marzo de 2015

La primavera y el buen tiempo son la combinación ideal para visitar uno de los lugares donde más camelias crecen del mundo, Galicia. Con sus 8.000 variedades ya en flor, ahora es el momento de acompañarlas de un vino de Rías Baixas.

Aunque es una ruta poco conocida en comparación con el universalmente conocido Camino de Santiago, la primavera invita a descubrir en Galicia una ruta llena de encanto y, por qué no, de glamour: la de las camelias, una flor importada de Asia que en tierras gallegas ha encontrado un paraíso donde asentarse, creciendo y embelleciendo los pazos ya de por sí llenos cierto halo mágico. La camelia “japónica” llegó a Galicia desde China y Japón y se ha instalado de tal modo que la región hace de España el segundo país productor de esta flor llevada a la categoría de leyenda de la moda por Coco Chanel. Nada menos que 8.000 variedades llenan pazos y jardines y convierten la ruta en un recorrido pleno de belleza y colores que merece la pena disfrutar. Más, si como en estos días, Turismo de Galicia y la Denominación de Origen Rías Baixas han unido fuerzas y la propuesta que ofrecen combina la contemplación y el paseo atravesando jardines con el deleite que produce tomarse un buen albariño de la región pontevedresa. Además, tres pazos productores de vinos con DO Rias Baixas son también paraísos de camelias, por lo que ahora, que estas flores están en pleno apogeo, es cuando hay que escaparse aunque sea un fin de semana.

 

Pazo de Rubianes, en Vilagarcía de Arousa, cuenta con 35 especies y 800 variedades de flores rojas, blancas y rosas en su jardín de Excelencia Internacional (imagen de portada), un sello que otorga la Sociedad Internacional de la Camelia. Además, la parte líquida la aportan sus dos albariños, Pazo de Rubianes y García Caamaño, dos blancos criados sobre lías que se pueden degustar allí mismo o comprar en su tienda, junto a otros productos de belleza elaborados con la camelia como ingrediente.

 

Pazo de Fefiñanes, en Cambados, la capital del albariño donde, también, en verano, tiene lugar la famosa fiesta en honor de esta variedad que ha dado renombre internacional a Rias Baixas, es uno de los lugares de referencia del albariño y un lugar declarado Bien de Interés Cultural. En este edificio del siglo XVI, además, se elaboran unos vinos, Palacio de Fefiñanes, de excelente calidad, con la eficiente gestión del que también es ahora presidente del Consejo Regulador, Juan Gil de Araújo. No hay mejor excusa que visitar su viñedo centenario para cansarse un poco y desear alguno de sus vinos, desde el fresco Albariño de Fefiñanes al Fefiñanes III Año, una de las apuestas gallegas por los blancos con crianza, o el fermentado en barrica 1583 Albariño de Fefiñanes, un blanco más complejo que incorpora el envejecimiento en madera durante cuatro meses.

 

[Img #6621]En Ribadumia está el Pazo Quinteiro da Cruz, una casa señorial que se jacta de tener y cuidar una de las mayores colecciones de la provincia de Pontevedra, además de elaborar tres tipos de vinos a base de albariño: Quinteiro da Cruz, Allier Quinteiro da Cruz (fermentado en barrica de roble) y, cuando las condiciones de la uva lo permiten, un vino dulce, una de los registros que permite la versatilidad de esta uva, de la que también se han comenzado a elaborar vinos espumosos en otras partes de la región.

 

La ruta, una vez provistos de buen vino, puede proseguir por los muchos rincones de camelias que hay por la región, desde el precioso Pazo de Oca en A Estrada, conocido como “El Versalles Gallego”, o los jardines del casco histórico de la no menos bella ciudad de Santiago de Compostela, o el Jardín Botánico de Padrón, declarado Jardín Histórico en 1946, donde, en apenas una hectárea de terreno, se pueden encontrar 300 especies de plantas, algunas de ellas únicas en España, o admirar el espléndido (y enorme) camelio del Castillo de Soutomaior, con 18 troncos y una copa de 17 metros de diámetro.

 

Porque sí, mayo es el mes de las flores, pero marzo y abril son la época de los vinos… y las camelias en Galicia.

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress