Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email
En Cuaresma

El bacalao es un pescao

Autor: Sir Camara
Lunes, 23 de marzo de 2015

Dicho está. Muy especialmente para esos navegantes que no saben ni limpiar ni comer pescado. Pero el bacalao es otra cosa. Al bacalao le ocurre casi lo mismo que a las setas. Gente que declara que no le gustan las setas o le dan miedo, hay mucha.

Luego resulta que se comen un champiñón, cultivado, claro, sin saber que pertenece al orden de los Agaricales, entre los que encontramos el inofensivo y sabroso, cuando es silvestre, Agaricus campestris y la temible Amanita virosa. También consumen sin remilgos la recién llegada a las cocinas españolas  Shiitake.

Bien, pues con el bacalao ocurre algo muy similar. Primero porque proporciona satisfacción saciante inmediata sin excesivo riesgo o tensión derivada de la presencia de espinas. Pero ahora llega la semana de las agencias de viajes y las coronas de espinas en la procesión del pueblo de alguien,  y el bacalao cobra ese protagonismo cíclico que pasa por el ajoarriero, el pilpil, con tomate, a la vizcaína, en el potaje…

 

Y todo esto sin olvidar los trozos de bacalao rebozado que hizo popular Casa Labra, una taberna madrileña en la que se trazaron las líneas maestras del PSOE,  algo que hoy se podría refundar con otros criterios en un McDonald’s amparándose en las semanas de pasión que arrastran. Pues eso, que toca hablar de bacalao y hay que estar preparado porque nos van a saturar con la erudición que dan las redes sociales y los recursos de Google. Y en las redes sociales se llegará eso de “mi cuñada, o mi vecina, hacen un bacalao buenísimo y blablablá…” Pero si no sabía al comienzo de esta crónica qué era el bacalao, ¿cómo va a saber, de pronto, comprar bacalao?  Una disciplina imprescindible para que luego te arranquen un “me gusta” en esa corrala que es el “Feisbu”,  y en la que ya no está el hijo porque también están la abuela y su madre. Y eso es mucho, demasiado,  marujeo…

 

Por lo tanto,  estemos atentos a eso que te hará protagonista en la sobremesa, triunfador de los manteles, con algo que ya no es un secreto: ¿por qué tiene fama el bacalao en Bilbao si no se pesca en sus costas? ¿Eh?  Como decía la vieja de Las chicas de oro, imagina: Bilbao 1835. En noviembre, por más señas;  y para mayor precisión, en la primera Guerra Carlista. Esto ya había amenazado yo a Mayte Lapresta con contarlo. Aquí está.

 

 Bien. Pues un pequeño comerciante, José María Gurtubay, entró en la historia de la mano del bacalao y gracias a un error británico. Para que luego digan que la chapuza es algo muy nuestro.  Gurtubay,  según se cuenta, hizo un pedido de 100 ó 120 bacaladas de buena calidad a los habituales proveedores  británicos. Algo que fue entendido como “envíeme el primer barco que toque puerto en Bilbao con un millón ciento veinte bacaladas”.  El error habría llevado a rechazar la recepción de tan desaforada representación de las islas Feroe, pero como la hambruna derivada de la ya citada Guerra Carlista era real, se aconsejó pedir un préstamo entre varios, hacer una cooperativa, buscar buenos almacenajes y echar a volar la imaginación para preparar más de 1.080 recetas de bacalao. Así, y de una manera muy resumida, es como el bacalao cobra cada año su merecido protagonismo y se convierte casi en animal de compañía con la disculpa de la semana del turismo. Antes de que le peguen la charla, hágalo usted. Buen viaje y a disfrutar.

 

 

 

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress