Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Rôtisserie de aves nobles en la Ciudad Condal

Chez Coco

Autor: Luisa Denis
Sábado, 1 de diciembre de 2012

Aves, caza y crustáceos nobles pueblan las mesas de esta rôtisserie barcelonesa, cuya sala, de cuidados detalles, no conoce la crisis.

Diagonal, 465.
Tel.: 934 449 822.

 

A veces uno encuentra lugares demasiado buenos para creérselos. Y en algunas ocasiones, tal es el caso de Chez Cocó, mire por dónde, son verdad. La experiencia colectiva de los clientes es sin duda más sólida que cualquier crónica: en esta rôtisserie contemporánea se dan alrededor de 300 comidas diarias y es el único establecimiento de Barcelona –junto al fabuloso Tickets– en el cual sus promotores pueden decir hoy que tienen garantizado el aforo completo cada día. Desde la rotunda fachada, en plena avenida Diagonal, se enseñan con valentía (y de forma antitética a cualquier racionalidad comercial) las cocinas y los sólidos espetones de hierro forjado en los cuales una brigada de rôti rostiza sin pausa aves nobles con pedigrí y simultáneamente trabaja con el horno de leña en cuyo interior se acaloran suculentos cochinillos. La dirección del establecimiento corre a cargo de Enrique Valenti, chef de formación mimetizado en fondo y forma con el espacio y quien fuera Premio Taittinger de Cocina en 2004. Jordi Gotor supervisa los fogones y Alfred Romagosa la sala, conocedora esta de lo que se sirve y educada en una distante cordialidad. En la mesa sorprenden solventes y originales ejecuciones de mar y montaña investidas de un original fetichismo en su maridaje avícola-crustáceo: Huevos con bogavante o Gamba roja con contramuslo de pollo. Las estrellas son los pollos de apellido ilustre: Lumagorri, alimentado con maíz; Bresse, de ternura sublime, en cuyas granjas disponen de un mínimo de 10 m2 por animal, famoso en el mundo gracias al Bocuse d’Or... también la Pularda dels Casals, nacida en el Penedès, presentada en côcote con champiñones y panceta; más modesto pero sabroso, el Pollo tomatero, como plato único en diferentes versiones. Jarrete de ternera con influencia francesa en su presentación.

 

> P.M. aprox.: 50€.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress