Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Más que un restaurante

Santo

Autor: A.B.
Viernes, 2 de noviembre de 2012

En Santo la experiencia culinaria excede los límites del comer y se convierte en una vivencia repleta de atractivos.

Caños del Peral, 9.
Tel.: 915 420 050.

 

Hay restaurantes cuyo encanto sobrepasa los límites de lo culinario y donde comer bien es el argumento principal de una serie más amplia de atractivos. Santo pertenece a esta familia. Desde que el cliente entra por la puerta es agasajado con una puesta en escena donde todo es significativo y anticipador de lo que luego uno se va encontrar en los platos. La decoración de Santo se inscribe en lo que podríamos denominar, grosso modo, estética eco, con materiales que no dejan de sugerir frescura, naturaleza y cierta improvisación (ya se sabe que nada exige tanto esfuerzo planificador como la improvisación). Este confortable y desenfadado marco acoge una cocina muy en sintonía que se nutre tanto de una concepción amplia de lo mediterráneo (elaboraciones con quesos italianos, cous-cous) como de la influencia de otras cocinas del otro lado del Atlántico, más concretamente la brasileña. De hecho la feijoada se presenta como uno de los principales reclamos de la oferta, y a un precio muy competitivo, aunque su disfrute exige reservar en el restaurante los días en los que se sirve (las próximas serán: 17 de noviembre, 15 de diciembre y 14 de enero: avisados quedan). Una simple ensalada da cuenta del nivel de frescura que atesoran los productos usados por la chef Juliana Aguiar para practicar su espontánea manera de entender la cocina. Conste que también la espontaneidad requiere mucha reflexión y trabajo previo. Así lo atestiguan los muy sabrosos mezze, con su delicada sencillez; y entrando más en materia, el cebiche de gambón, dotado de un agradable nervio cítrico, o el pollo coquelet, tiernamente cocinado. Opciones todas más que recomendables.    

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress