Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Empieza la diversión

La Sopa Boba

Autor: M. L.
Domingo, 1 de abril de 2012
Noticia clasificada en: Cocina moderna Restaurantes en Madrid

A Fernando Limón le encanta lo que hace y, además, goza de amplia imaginación. Por eso, La Sopa Boba, tanto en Villalba como en su nuevo local de Alpedrete, es un restaurante que trasmite buen rollo, alegría y amor por la cocina.

Plaza de Guadarrama, 9
Alpedrete

 

Ahora, en su nueva andadura, Fernando ha apostado por un establecimiento de aspecto vanguardista con suelos de hormigón pulido salpicados de objetos curiosos, murales de vinilo, grandes ventanales y muebles minimalistas. En la cocina, la misma línea de siempre, basada en el contraste, el trampantojo y la originalidad y buscando sorprender al comensal con esferificaciones, nitrógenos y materias primas exóticas. Como recibimiento, su simpático personal ofrece dos bombas, de tomate y de berberechos, realmente espectaculares.

 

Un buen comienzo para una carta poco sensata, pero de eso se trata. Entre los platos divertidos, sus sardinas ahumadas en una pequeña parrilla frente al comensal, las mollejas de lechal melosas, realmente deliciosas, que ofrecen como entrante; las huevas de erizo de mar o el salmorejo de tomate orgánico y carne de centollo. En el capítulo de los segundos platos, el tournedó de bisonte y el solomillo de avestruz son muestras claras de sus productos, donde también puedes optar por un sugerente canguro. Buenos pescados y magníficos acompañamientos, poco comunes. Un lugar con cierto toque desenfadado para comer bien mientras pasas un buen rato.                                         

 

Detalles con encanto
La Sopa Boba es un lugar concebido para disfrutar, sonreír y olvidarse de la situación económica, porque el precio es muy, muy correcto. Además, tanto el lugar como la decoración son informales, lo que permite una comida relajada y poco rigurosa en su servicio. Por último, el chef tiene como principal objetivo la sorpresa y eso conduce a que la mesa hable, principalmente, de lo que tiene en el plato. Entre sus aciertos más notorios, la carta de postres, que es realmente encantadora, con chupachups de frambuesa con chocolate, helado de algodón de azúcar que te devuelve a la infancia, o motivos más serios como Mus de carajillo español. Como anécdota, el chef no solo sale a saludar sino a tomar la comanda. A modo de recomendación, si te gustan los productos orgánicos, pide para llevar su tomate triturado o su mantequilla de aceite de oliva.

 

> Cierra solo domingo noche y lunes, algo inusual y de agradecer en la sierra madrileña.

> Cocina imaginativa a buen precio: por menos de 30€.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress