Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email

Matarromera mejora su bodega y estrena diseño turístico para un público de gran exigencia

Autor: Grupo Matarromera
Miércoles, 14 de octubre de 2015

La mítica bodega de la Ribera del Duero invierte más de un millón de euros para mejorar la elaboración del vino y renovar el concepto de visita hacia la excelencia turística.

La Bodega Matarromera continúa en su permanente búsqueda de la excelencia. El objetivo es elevar la calidad y proyección de sus vinos, basándose en una apuesta por la tierra, la viña y la innovación enológica al más alto nivel. Para ello, se inició hace dos años un importante esfuerzo de inversión y mejoras en el área vitivinícola, que se ha visto complementado posteriormente en los últimos meses con otras mejoras en el ámbito del destino turístico.

 

El resultado ya es visible en este mes de septiembre. La bodega ha invertido en los últimos meses más de un millón de euros, de los cuales algo más de medio se ha destinado a contemplar diferentes mejoras enoturísticas, lo que da medida de la relevancia que se ha prestado a la experiencia de visita en la bodega.

 

Se han rediseñado muchas de las áreas de desarrollo de las instalaciones: infraestructura operativa, mejoras enológicas, arquitectura, personal y producto turístico y comercial. A pesar de ser una de las bodegas más señeras y conocidas de la Ribera del Duero y entre las más prestigiosas de España, el grupo vallisoletano ha reorientado su propuesta como señala su presidente Carlos Moro: “Lejos de conformarnos, buscamos que quien nos visite en nuestra bodega bandera encuentre motivos suficientes para valorar el excelente trato que damos al viñedo y a sus vinos, en una carrera de fondo por convertir a Matarromera en una de las  bodegas más deseables de la Ribera del Duero”.

 

 

Renovación vitivinícola y enológica

 

La inversión desarrollada por Matarromera en el campo de la enología y las infraestructuras de la bodega contemplan desde la mejora, renovación y ampliación del parque de barricas hasta las 1500 unidades, el equipamiento de una nueva y moderna tolva de recepción de uva, una nueva despalilladora, modernas instalaciones de climatización, equipos de frío y calderas, nuevos depósitos y pasarelas, nuevas conducciones de vendimia y mejoras evidentes en los trenes de embotellado.

Unas actuaciones desarrolladas en los últimos meses con el objetivo de incorporar la más alta tecnología y calidad para procesar las uvas provenientes de los viñedos que Matarromera posee en la milla de oro de la Ribera del Duero, cuyos pagos más señeros suponen el origen vitivinícola de esta bodega señera.

 

Diseño enoturístico para visitantes que buscan la excelencia

 

En lo relativo a la propuesta de visita, se han producido también cambios de calado en esta bodega de referencia. Los conceptos que se persiguen son la personalización, la calidad de la información y la exclusividad.

 

En cuanto a la personalización, sólo se admitirán visitas en grupos reducidos que no superen las 12 personas para generar más capacidad de atención a los intereses de cada asistente y así encontrar mayor satisfacción en cada uno de ellos.

 

Respecto a la calidad de la información, por un lado se fortalece la formación enológica y turística del personal especializado, y por otro se amplía el número de profesionales cualificados para favorecer de nuevo el buen trato del visitante.

 

Buen ejemplo de esa exclusividad habla de la cata en la bodega, donde sólo se catarán vinos de alta gama: desde el Matarromera Reserva hasta el vino más exclusivo, Matarromera Pago de las Solanas.

 

Dos tipos de posibles visitas

 

En la primera de estas nuevas experiencias enoturísticas, ‘Excelencia de las viñas del Duero’ se conocerá con detalle el proceso de elaboración de estos grandes vinos. Se visitará el entorno en un paseo a pie por viñedos como Pago de San Román, Pago de las Solanas y Pago de Valdebaniego, los más icónicos de Matarromera. Se visitará la bodega y se aprenderá a sentir el vino. El objetivo es conocer las técnicas vitícolas y las peculiaridades del Tempranillo. Tras la visita se catarán tres de los grandes vinos de la Bodega: Matarromera 25 Aniversario Verdejo fermentado en barrica, Matarromera Reserva y Matarromera Prestigio. 

 

La visita más exclusiva será ‘Premium Vinum’, dirigida por el equipo de enólogos de Matarromera. En ella se descubre el proceso de vinificación, desde los viñedos anteriormente citados hasta la cata, diseñada para disfrutar, entre otras, de la variedad Tempranillo en su máxima expresión. Comenzando por el Matarromera 25 Aniversario Verdeo (primer vino blanco de la historia de Matarromera), pasando por el Matarromera Reserva, Matarromera Prestigio, Matarromera Gran Reserva y Matarromera Pago de las Solanas, el vino más selecto de la bodega. Referencias de gran solera y prestigio, acreedores de un sinfín de premios y reconocimientos internacionales. 

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress