Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Come y calla

La callada tendencia de los restaurantes silenciosos

Autor: Javier Caballero. Imágenes: Álvaro Fernández Prieto
Martes, 29 de marzo de 2016

A Juan no le funciona la medicación, Marta se acaba de separar después de 27 años de feliz convivencia y el niño de Gonzalo es “el más pegón de la guardería”. Y aquí viene el sumiller taconeando como si fuera claqué.

La vivencia gastronómica no debería ser la experiencia de enterarse acerca de aspectos de la rutina de la mesa contigua (aunque siempre habrá comensal encantado de mojar el pan en los chismes vecinos) o una algarabía de cucharillas, maquinaria, comandas que se gritan y estruendo que se cuela desde la calle. Para reivindicar discreción decibélica y mesura en la cháchara, se ha lanzado la microsite Comer sin ruido . Auspiciada por la asociación filantrópica Clave, una empresa dedicada a la atención del déficit auditivo, esta propuesta online “nace para ayudar a los empresarios de hostelería y restauración a conseguir que sus locales sean acústicamente amables”.

 

A través del portal, los restaurantes pueden registrarse y darse de alta para certificar que son “acústicamente agradables”, un aspecto, el del nivel de ruido, que pasa desapercibido en la mayoría de las críticas de guías. “Somos el país más ruidoso solo por detrás de Japón”, explica el sueco Svante Borjesson, director de la fundación tras esta iniciativa. “Recordemos además que a una persona sorda, el ruido le paraliza. Hay que aumentar su nivel de bienestar”, recuerda Borjesson.
 

 

 

Cómo es un restaurante silencioso

 

Materiales que absorben o amortiguan sonidos

 

Los decoradores e interioristas ya saben las premisas: muros o paneles aislantes que absorben ruido, materiales como maderas y telas para amortiguar, sillas antiarrastres... El silencio –o el tono bajo– resulta crucial para generar atmósfera.

 

[Img #9911]Suelas de goma

 

Si midieran los pasos recorridos en cada servicio, saldrían varios kilómetros los que recorren los camareros. Calzado con suela de goma resulta el consejo más útil para que su caminar no se convierta en una martilleante banda sonora.

 

Silencio, se cocina

 

Evitar estruendo de cacharrería en cocina, por no mentar el traqueteo de electrodomésticos, fontanería, calefacciones o montacargas que hieren el oído. Mucho ojo (y oreja) a los ruidos que se cuelan de baños y cisternas. Inaceptables.

 

Baja el volumen

 

Lo corroboran algunas aplicaciones de móvil que se pueden descargar gratis: bares a 72 decibelios y comedores atronadores a 95. En la barra o aledaños los telediarios gritan las noticias. Volumen bajo y/o subtitulado, las soluciones.

 

Guarda el móvil en el bolsillo

 

Hasta Ramón Freixa sugiere “un guardarropa para el móvil”. Por muchos emails o whatsapp acuciantes, el lugar para el teléfono no está entre la cuchara de postre y la copa de vino, sino en el bolsillo. En Nueva York, cada vez más salas obligan a depositar el smartphone a la entrada para concentrar atención y emoción en los platos y no importunar ni a compañeros de mantel ni mesas contiguas. Muchas pandas de ejecutivos han puesto de moda un hábito saludable: el primero que atienda al móvil paga la cuenta.

 

Restaurantes silenciosos ¿dónde?

 

Son ya 26 los restaurantes que forman parte de esta liga de los establecimientos de baja sonoridad. Algunos tan estelares como DSTAgE, Martin Berasategui, Casa Solla, Noor, Alabaster, Punto MX… No solo Madrid y Barcelona concentran el núcleo de duro de salas sin ruido, sino que en la lista figuran nombres de Cáceres, Elche, Valencia o Toledo. La pretensión de la fundación Oír es Clave no es elitista ni excluyente (no es indispensable que la sala tenga una reputación gastronómica de primerísimo nivel) sino que pretende que se sumen un amplio espectro de establecimientos, independientemente del precio de su carta.

 

[Img #9910]Efecto… Café

 

A veces por imposibilidad física (el espacio es caro), las salas abigarran sus mesas de tal modo que los comensales parecen celebrar una kermesse conjunta donde la intimidad desaparece, donde todos en bancada vociferan y daban cuenta de platos comunes cual tasca de barrio. Por ello, se aconseja una separación razonable entre las mesas para evitar el llamado efecto café: un grupo comienza a elevar el volumen, el adyacente sube una cuarta más poder oír y ser oído, y así en desesperante efecto dominó.

 

Distintivo “silencioso” visible

 

Si el AVE (esa oficina donde uno se entera de las ventas y de la hoja de excel del compañero de asiento) ya cuenta con vagón de silencio, los restaurantes podrían ostentar en un futuro un logotipo en la puerta que indicara su compromiso acústico. “Eso sería una segunda etapa”, comentan desde Clave, “algo así como la Q de calidad turística”. Y lo de ir a comer con críos que vociferaban y corretean entre las piernas de los camareros no está regulado más que en la educación de los papás.

 

Ramón Freixa pide silencio

 

Alentando este movimiento que aboga por la mesura tonal, se encuentra el chef Ramón Freixa. Para el célebre cocinero resulta indispensable que el comensal tenga una buena educación, sea cortés con el resto de la sala y no eleve el tono de la conversación llevado por el entusiasmo, etílico o gastronómico. “Pasa pocas veces, pero resulta muy desagradable para el jefe de sala tener que decirle a un cliente que baje el volumen, por no hablar de los dichosos politonos del móvil”, explica.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Isbelia G
Fecha: Jueves, 21 de abril de 2016 a las 23:34
Muy interesante el artículo, una alternativa para las personas nerviosas que nos afecta el ruido. Me encanta saber que se hay espacios acusticamente agradables.

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress