Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email

Las uvas dulces, un agradable respiro en el Madrid de los Austrias

Autor: Aires News Comunicación
Martes, 26 de abril de 2016

• El corazón de la capital, ese que nunca duerme, también tiene un lugar en el que pasar un rato tranquilo y como en casa sin salirse de las zonas más populares, donde siempre apetece quedar con amigos, y que es además paso obligado cuando en el grupo hay algún visitante

• Este restaurante fresco y versátil es el mejor escape al bullicio para poder tapear, tomarse unas copas e incluso celebrar algún evento especial, fiesta o cumpleaños en la íntima sala de la planta de abajo, porque además su cocina es non stop y se puede disfrutar también en la terraza

A unos metros del Teatro Real, la Almudena, la Plaza de Oriente, Sol o la Plaza Mayor, es decir, en el epicentro turístico de la capital, se encuentra Las Uvas Dulces (Santiago, 3. Madrid. Tel. 91 548 83 75. www.lasuvasdulces.com), un local con varios espacios para explorar y disfrutar según el momento… La planta principal, con una amplia barra y varias mesas altas y bajas y un pequeño salón al fondo para tapear, comer a la carta o de menú; una ‘cueva’ en la baja, con luz tenue y varias mesas ideales para una cena más íntima; y en cuanto llega el buen tiempo a Madrid, ¡su terraza! para pasar las tardes hasta que salga la luna. Se acabó el pensar en ese centro de ‘agobio turístico’, porque hemos encontrado un rincón tranquilo y agradable del que no apetece irse.

 

Su oferta es sabrosa y con opciones para todos los gustos, para comer a buen precio y en abundancia, ya que las raciones, -algunas también disponibles en formato tapa-, son generosas y por tanto perfectas para compartir. Tienen menú de mediodía por 11 € (16 € en fin de semana), plato del día por 7’90 € y además elaboran propuestas para grupos (pequeños y grandes, sentados o en modo cóctel, ya que se puede incluso cerrar el local para fiestas privadas). En carta, en la sección de entrantes, tienen croquetas, unas solicitadísimas Bolitas de queso de cabra al gratén y miel, una contundente Tosta de solomillo con cebolla caramelizada y queso Brie, Pulpo a la brasa con patata revolcona, Crujiente de langostinos con salsa de chili dulce y unos Soldaditos de Pavía, premiados como la mejor tapa Mahou 2014; ensaladas y pastas, como sus Raviolis ricotta; una selección de riquísimas pizzas artesanas como la Mediterránea, de anchoas, champiñón, aceitunas y pimiento rojo; pescados y carnes, donde destaca el bocado de la casa, la Hamburguesa ‘Las uvas dulces’, de buey, bacon, trigueros, queso azul y tomate… intensa sí, ¡y deliciosa también! De postre, varias opciones caseras para chuparse los dedos: Crumble de manzana, Tarta de queso, Brownie de chocolate… ¡como para dejarle hueco a unos cuantos!

 

Y por la tarde, las 3 ‘ces’: ¡Copas, Cañas y Cócteles!

En definitiva, una carta con la que se puede comer, pero también picar algo a cualquier hora, como pausa durante un paseo por el centro a media tarde acompañado de alguno de los cócteles de su carta (todos a 6’90 €) o unas cañas… de esas que en cuanto empieza el calor se alargan fácilmente hasta tarde, sobre todo cuando en el grupo hay fans del terraceo. Y es que sus agradables mesas, en plena calle Santiago, son un remanso de paz y un bonito escaparate turístico de la zona. ¿Quizás una tarta casera para merendar?

 

El mérito de este concepto es de Isabel Cortés, propietaria del negocio, que contagia su buen hacer y amabilidad al resto del equipo, con Fernando Ocaña al frente de la sala, que habitualmente es el que da la bienvenida al local. Las paredes de ladrillo visto y los dos mosaicos, las bombillas desnudas y sus mesas y sillas de madera, tanto las bajas como las de la barra, otorgan al espacio un aire informal y actual. En los dos salones, tanto arriba como en el de la planta baja, más íntimo, hay también bancos acolchados para pasar bien cómodos la sobremesa.

 

Las Uvas Dulces (www.lasuvasdulces.com) tiene capacidad para unas 44 personas entre todos las espacios de la planta calle –los taburetes de la barra, mesas altas al fondo y junto a la ventana, las bajas y el salón-, 25 en el comedor de abajo, y otras 16 más en la terraza. El local se puede cerrar para eventos y en modo cóctel puede albergar hasta 140. Disponen de varios menús para grupos en mesa por 25, 30 y 35 € que se pueden personalizar y adaptar también como picoteo de forma más económica. En carta, el precio medio es de 20 €. Esta coqueta taberna abre de martes a domingo de 11:00 a 01:00 horas. Los lunes cierra por descanso.

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress