Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
En Madrid

Bistronómika, un restaurante donde todo tiene su punto

Autor: Raquel Pardo
Viernes, 6 de mayo de 2016
Noticia clasificada en: Restaurantes en Madrid

Carlos del Portillo pone en marcha en Madrid su propio restaurante, un local que funde el ambiente íntimo del bistró con la obsesión por la calidad de las materias primas y los puntos de cocción.

Bistronómika (Santa María 39, Madrid, en pleno Barrio de las Letras) ha comenzado a andar como un proyecto que, define su chef y propietario, Carlos del Portillo, aúna el concepto de bistró, de restaurante acogedor y pequeño, una casa de comidas, con el de la excelencia gastronómica y la preocupación constante por ofrecer un buen producto y preparaciones originales.

 

[Img #10196]El mercado dicta, pero el cocinero remata con unos puntos de cocción perfectos y una acertada combinación de sabores, sobre todo en lo que concierne a los pescados, especialidad de la casa. Una carta corta pero entendible y apetitosa donde encontrar anchoas, atún, vieiras, zamburiñas o pulpo, en ingeniosas preparaciones como su original Gilda con atún y ají amarillo o en sus anchoas acompañadas de su espina rebozada, que también se come. Tampoco hay que olvidar meter la cuchara en alguno de sus pucheros para probar un buen plato de verdinas o un marmitako de vieiras, o atreverse con platos más contundentes como el pichón, de textura conseguida y deliciosa.

 

De postre, quesos de Tomás Affineur Fromage, torrija de pan brioche o una original piña aderezada con curry.

 

El entorno, donde abunda la madera, es tranquilo y sosegado, con un pequeño patio interior donde crecen las hierbas aromáticas que le sirven al cocinero de materia prima para acompañar sus platos. El secreto es sencillo, cocinar, guisar, y hacerlo en la pequeña (casi de muñecas) cocina que el comensal puede ver nada más entrar al local, y que a los mandos de Del Portillo se engrandece.

 

En la carta de vinos, corta como la de comida y solvente en la misma medida que la carta sólida, referencias sencillas y bebibles, con algún guiño (necesario) a la zona, a Madrid.

 

Carlos del Portillo cumple con este local su sueño de tener un restaurante propio donde mostrar su cocina, tras haberse formado en la Escuela de Hostelería de la Casa de Campo al lado de otros nombres más conocidos, como Alberto Chicote y Paco Roncero.

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress