Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Bizancio apetecible

Estambul, una ciudad para perderse entre sus sabores

Autor: Teresa Álvarez. Imágenes: Arcadio Shelk
Viernes, 24 de junio de 2016

Capital de civilizaciones y cuna de leyendas, hoy ciudad moderna y cosmopolita, Estambul, a uno y otro lado del Bósforo, es una urbe de inmenso valor culinario, con una oferta bañada de sabores potentes.

Viajar de Bizancio al imperio otomano, saltar del islam a la Roma clásica, cruzar el Bósforo en busca de Asia. Lo que parece un sueño se convierte en una espléndida escapada de fin de semana a una sola ciudad. Estambul es una de las mega-metrópolis más impactantes del mundo. Caótica, enorme, contemporánea pero rigurosa en la conservación de sus tradiciones, muy musulmana pero a la vez muy europea; la ciudad más importante de Turquía, que no la capital, se deja bañar por dos mares y se asienta en dos continentes. Este maremágnum de cultura se traduce en una igualmente rica y compleja gastronomía, de espectaculares contrastes, matices y con un abanico de aromas que nos transporta al exotismo de inmediato.

 

En Estambul la gastronomía está siempre presente, en sus versiones más tradicionales, las más lujosas y también las más cercanas e informales: puestos callejeros con insuperables zumos de naranja o de granada; un sencillo ayran, elaborado con yogur y sal en una terracita al sol resulta sublime; un desayuno a base de huevos revueltos, queso y tomate, de mihlama, con mantequilla, queso y maíz o por supuesto un ya internacional döner kebab para la hora del almuerzo. De hecho, esta gran ciudad se caracteriza por la importancia que marca su street food, esa cocina callejera y algo canalla que baña de encanto cualquier paseo tentando con  unas castañas recién asadas, las gigantescas patatas (kumpir) o una mazorca de maíz a la brasa.

 

[Img #10458]Hospitalarios y amables como pocos, su carácter te hace sentir como en casa desde el primer momento. En menos de unas horas ya estás tomando un café o un té turco mientras conversas con el dueño de una tienda o el recepcionista del hotel. Y sin duda, los momentos golosos se convierten en imprescindibles, con postres como su pudding de arroz, la baklava con nueces, mantequilla y azúcar, caramelos conocidos como akida hechos a mano o dulces gelatinosos tipo gominola como los lokum. Todos ellos exquisitos, artesanales y muy diferentes.

 

Aunque en Estambul puedes encontrar casi de todo, sus mercados tradicionales siguen siendo una referencia. Abiertos prácticamente todos los días de la semana, cada barrio cuenta con uno, siendo el Gran Bazar (data de 1520) el más conocido, en pleno barrio histórico de Sultanahmet. Dicen que abarca una extensión similar a 40 campos de fútbol y cuenta con 15 puertas y unos 4.500 puestos. Un buen lugar para adquirir café, dulces, especias, aromatizador de resina y jengibre, caramelos, frutas escarchadas y desecadas, encurtidos o quesos.

 

Se aproxima la noche. Hay atardeceres que nunca se olvidan. El Bósforo se torna rojizo, el bullicio incesante de los puestos de pescado en el puente Gálata se entremezcla con el incesante ritmo de los claxon. Las gaviotas revolotean como mariposas a la espera de la captura, mientras con paciencia las cientos de cañas desplegadas hacia el mar crean un paisaje único.  El lugar elegido para esta grandiosa contemplación está muy cerca de la Torre Gálata, en la parte asiática, que permite contemplar la silueta de esta maravillosa urbe, marcada por sus minaretes de Santa Sofía o Süleymaniye, o los perfiles desafiantes de los palacios Topkapi y Dolmabahçe en la orilla europea. Antes, un café en lo alto de la torre o mejor en una terraza cercana, Galata Konark, donde tomarte un buen zumo natural contemplando el Cuerno de Oro. La ciudad se ilumina poco a poco y se refleja en el agua. Estambul está más bella que nunca.

 


 

 

 

Agenda

 

Comer bien

 

Matbah

Caferiye Sokak, 6

 

En pleno barrio de Sultahahmet, a unos pasos de Santa Sofía, se encuentra un clásico y refinado restaurante que ha recuperado las recetas del Imperio Otomano, una culinaria que a su vez se nutre de sabores mediterráneos, de los Balcanes o de Oriente Medio. Platos reproducidos con la mayor fidelidad emulando la cocina del palacio del sultán (azafrán, jengibre, canela...). Impresionante la sopa de almendra amarga. P.M.: 80 €.

 

 

Akedeniz Hatay Sofrasi

Ahmediye Caddesi, 44

 

Tienda de productos gourmet y restaurante de cocina Hatay (provincia al sur del país) fundados en 1985. De marcado carácter mediterráneo, sobresalen sus ensaladas y sus pasteles, como el Belluriye elaborado con queso fresco y crema de pistacho o kiresde kabsek, al horno con queso de cabra suave, aceite de pepita de uva y crema de calabaza. P.M.: 50€.

 

 

[Img #10459]Neolokal

Salt Galata Bankalar Caddesi, 11

 

Ocupa la planta superior de un edificio histórico y se basa en alimentos orgánicos y de su propio huerto. Ofrecen un producto local de primer orden con presentación contemporánea. Recomendamos su pulpo con lavanda y su cordero cocinado a baja temperatura. Impresionante su reinterpretación del humus con hierbas frescas. P.M.: 70 €.

 

 

Alancha

Maçka Kempinski Residence

Hüsrev Gerede Caddesi

 

Magnífico restaurante con vistas, segundo proyecto tras su éxito en la costa (Alaçati). Demuestra que la cocina turca es pura fusión, con sabores de mil culturas unidos pero comprensibles para nuestro paladar. Excepcionales entrantes que reproducen los aromas de la cocina callejera. Todos sus materias primas son turcas. P.M.: 80€.

 

 

Günaydin

Idealtepe Mah. Turgut Özal

Bulvari, 117

 

Con toda una cadena de restaurantes steakhouse por el país, Cüneyt Asan, propietario y cocinero, sigue estando al pie de cañón. Se dice que hace el mejor kebab del mundo (damos fe). P.M.: 40€.

 

 

Desayunar

 

Lacivert

Anadolu Hisari Mh., Körfez Cd, 57

 

Con la posibilidad de acceder en bote hasta su pequeño embarcadero, se trata de un lugar mágico regentado por el chef Hüseyn Ceylar donde disfrutar de un abundante desayuno (brunch) el domingo o una cena romántica cualquier día. P.M.: 70€.

 

 

Al exterior

 

Si se busca una terraza al aire libre, muy cerca de Santa Sofía se halla Haveran Sultanahmet, un café-restaurante con encanto, y Medusa que ofrece una cocina turco-otomana en una antigua mansión con un extenso jardín.

 

 

Compras

 

Sah Sultanh. Té, café, dulces, especias... Un lugar para poder llevarse un trocito de Estambul en la maleta.

Delicias dulces turcas con una presentación impecable en Hersey Ask´tan.

 

 

Y además

 

Estambul demuestra el gran momento que está viviendo su gastronomía a través de Gastromasa, un congreso anual que reúne a los mejores chefs nacionales así como a cocineros tan mediáticos como Sergi Arola, que gestiona el magnífico restaurante del Hotel Raffles Istambul con la ayuda de su mano derecha Omar Mosquera.

 

La Turkish Cultural Foundation dispone de una sede donde se realizan showcookings, se elaboran los tradicionales caramelos o se disfruta de su restauración.

 

Moverse en Estambul es difícil. La ciudad es enorme y el tráfico, intenso. Hay que armarse de paciencia y parar alguno de los miles de taxis amarillos. Los conductores no hablan inglés, pero son más honestos de lo que se cuenta y (quizás demasiado) rápidos. Los restaurantes suelen ofrecer un horario muy amplio de cocina. Como apetitivo, el raki (una especie de anís) acompaña los entrantes. No te pierdas la sensación de fumar un narguile o pipa de agua. Entre Sultanahmet y Beyacit hay teterías donde disfrutarla.

 

 

Más información en la web de la Oficina de Turismo de Turquía

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
antonio rodrigo parra
Fecha: Sábado, 25 de junio de 2016 a las 09:51
Siempre sigo su revista como fuente de interés turístico, etnográfico, vitivinilico, restaurador, etc., gracias por toda la información.

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress