Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Arte a mesa puesta

La maravillosa y artística experiencia de comer en un museo

Autor: Álvaro López del Moral. Imágenes: Archivo
Viernes, 17 de junio de 2016

Desde hace unos años ya es posible disfrutar de una agradable visita a algunos de los mejores museos de España y, sin desplazarse, hacerlo después (o antes) de una estupenda velada gastronómica con firma.

¿Quién dijo que el arte solo puede apreciarse en toda su dimensión cuando está colgado en las paredes de una galería? Conciliar la maestría pictórica o escultórica con el talento culinario es posible gracias al esfuerzo de algunos profesionales del sector restaurador, cuyos negocios apaciguan las ansias culturales del visitante con la misma competencia que los locales donde se encuentran ubicados, esto es: los museos. Ejemplos como los de la taberna atlántica La Ultramar o el restaurante Nerua, que los estrella Michelin Xosé Cannas (cabeza visible de la marca Pepe Vieira) y Josean Alija mantienen abiertos, respectivamente, en el Museo de Pontevedra y el Guggenheim de Bilbao, contribuyen a dejar un sabor de boca inolvidable en quienes se deciden a pasear por sus salas. A ellos ha venido a sumarse, desde el pasado mes de octubre, la Taberna Arzábal, cuarto local de Iván Morales y Álvaro Castellanos, que está instalado en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. En los últimos seis años esta pareja de emprendedores ha pasado de disponer de un único comercio con capacidad para seis mesas a un imperio gastronómico encabezado por su buque insignia: 1.500 metros cuadrados de superficie –incluyendo una exuberante prolongación estival–, por la cual tienen previsto que desfilen cerca de tres millones de personas cada año. En la cocina, producto español y de temporada, destacando sus croquetas de ibérico con leche de oveja, la sartén de huevo con trufa, las piparras fritas o la ensaladilla, cuya altura ornamental algunos no dudan en equiparar a la del propio Guernica.  

 


 

[Img #10619]Gran despliegue

 

La Ultramar combina el esplendor de la despensa atlántica y la profesionalidad de los hermanos Torres Cannas con el privilegiado entorno que propicia el edificio Sarmiento del Museo de Pontevedra.

 

 

 


 

 

[Img #10621]De colección

 

Angulas con fondo de nécoras, Anchoas fritas, crema de avena y salvia o Guisantes lágrima con uvas y aceite de oliva helado son algunas de las posibilidades ofertadas por el chef Josean Alija en el restaurante Nerua del Guggenheim.

 

 


 

 

[Img #10617]Con encanto

 

Además de una fantástica arquitectura colorista, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, MUSAC (Avda. Reyes leoneses, 24) destaca por la rotundidad gastronómica desplegada en su momento por Carlos Domínguez Cidón (primer chef leonés con estrella Michelin), en los restaurantes Cidón y Vivaldi, hoy en manos de su familia. Si van por allí, no duden en pedir la hamburguesa de sepia fresca o la de buey del Valle del Esla en sus dos variantes. También tiene mucho charme el restaurante del Museo del Traje de Madrid, hoy gestionado por el Café de Oriente.

 


 

[Img #10616]Cocinas en tránsito

 

El carácter efímero y la temporalidad del arte no solo se refleja en la programación de los museos, sino también en sus restaurantes. Así, el afamado grupo La Sucursal, que hasta hace bien poco hacía las delicias de los amantes de la gastronomía levantina en el IVAM de Valencia, ha abandonado esta sede para instalarse en el proyecto Veles e Vents, en la Marina Real Juan Carlos I, Valencia, donde inaugurará próximamente un ambicioso calendario artístico y tres espacios gastronómicos, uno de ellos dirigido por el chef José Andrés. También ha cambiado de sello culinario el restaurante Arbolagaña, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, tras el fallecimiento de su chef, Aitor Basabe. Y el comedor del Museo Domus de A Coruña se encontraba al cierre de esta edición pendiente de solucionar la concesión municipal a su chef, Eduardo Pardo, quien se ha ocupado de su gestión durante los últimos 15 años.

 


 

 

 

 

 

No te pierdas...

 

 

[Img #10620]Nerua

Av. Abandoibarra, 2. Bilbao.

 

Aunque comenzó en las cocinas del Guggenheim en 1998, no fue hasta tres años después cuando Josean Alija inauguró Nerua en el centro de arte. Consagrado a la culinaria vasca renovada, su proceso de construcción fue recogido en el documental de RTVE Nerua, el sabor de la ría.

 

 

 

 

 

[Img #10615]Bokado San Telmo

Plaza Zuloaga, s/n. Donostia.

 

Gestionado por el grupo Bokado, que con Mikel Santamaría también gestiona el Aquarium de San Sebastián, el Museo de San Telmo ofrece pintxos y Merluza en salsa verde con almejas, Kokotxas de bacalao con pilpil de choricero, Charlota de ternera con puré cremoso de patata...

 

 

 

 

 

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fernando
Fecha: Viernes, 18 de noviembre de 2016 a las 14:10
Nos parece un plan estupendo. Ya tenemos excusa gastronómica y cultural para el próximo viaje.
javier
Fecha: Viernes, 17 de junio de 2016 a las 19:51
Me parece un consejo estupendo, yo lo haré cuando este en Pontevedra o Bilbao www.aceitecsb ****

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress