Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Presidenta de AMAVI

Sonia Prince de Galimberti

Autor: Juan Manuel Ruiz Casado y Saúl Cepeda
Miércoles, 1 de enero de 2014
Noticia clasificada en: Cultura del vino Vinos españoles

“Yo quería transmitir esa sensación tan especial de cenar con una botella de vino junto a mi pareja a otras mujeres. Y así se me ocurrió poner en marcha el proyecto de lo que luego sería AMAVI”.

La presidenta de AMAVI habla de sus inicios en el mundo del vino y explica que “mi historia en esto comienza en los años 70 cuando Massimo (Galimberti, su marido) ve un nicho de mercado sin ocupar en España y se le ocurre la idea de lo que habría de convertirse en el Club de Vinos, al principio un proyecto por completo familiar y que iba a evolucionar hasta transformarse en algo absolutamente serio y profesional. Sin embargo, en los inicios del club me di cuenta de que la mujer no veía bien la llegada de una caja de vino a casa y era, prácticamente, un casus belli en el hogar. A la mujer no le interesaba el vino y el hombre no tenía intención de introducir a la mujer en dicho mundo”.

 

Ella se puso manos a la obra para resolver esta situación, con su experiencia personal como punto de partida: “En mi vida de pareja cenábamos siempre con una botella de vino y encendíamos una vela en lo que era un momento mágico, como un romance cada noche, y yo quería transmitir esa sensación tan especial a otras mujeres. Y así se me ocurrió poner en marcha el proyecto de lo que luego sería AMAVI”.

 

Entró entonces en contacto con distintos profesionales del sector vitivinícola en busca de apoyo, hasta que el 7 de febrero de 1996, activó una organización de carácter divulgador –siempre con la mujer como leitmotiv–, que enlaza lo lúdico con lo didáctico a través de una intensa agenda que comprende actividades tan diversas como charlas sobre vino, cursos de cata, eventos culturales, premios, actos de carácter social y político y una indudable intención de manifestar, desde el ámbito científico, los valores saludables sobre el consumo de este producto, con moderación. “Somos una organización independiente y eso nos hace sentirnos muy libres”, señala, apuntando que “la mujer ha sido la gran protagonista de una revolución silenciosa, pero con filigrana de hilo de oro ha conseguido encontrar su lugar. Por lo que respecta al vino, ha superado grandes tabúes y hoy es una consumidora más, con pleno conocimiento (en 2000, en Vinoselección solo había un 9% de socias y hoy son un 19%).

 

Sonia Prince fue pionera, además, en establecer un vínculo para conseguir que la popularidad de los modistos enriqueciera la imagen del sector vitivinícola. Nos explica que “en su día, cuando empezamos a hacer la Fiesta del Vino y de la Moda, me llevé una regañina de un periodista que me echó en cara cómo se me había ocurrido mezclar ambas cosas. Claro, hicimos caso omiso de aquel comentario, y hoy la relación entre ambos mundos es excelente”.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress