Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Evolución positiva

Ribeiro cambia su contraetiqueta por primera vez en 40 años

Autor: Raquel Pardo
Viernes, 3 de febrero de 2017
Noticia clasificada en: Vino ribeiro Vinos D.O. Ribeiro

La gerente del Consejo Regulador, Cristina Alcalá, presentó las nuevas tirillas en Madrid, que unifican los tipos de vino que Ribeiro acoge y tienen una imagen visual más simplificada y adaptada a los tiempos.

Ribeiro, la Denominación de Origen más antigua de Galicia, vive este año un “momento histórico” con la conjunción de dos hitos en su trayectoria: uno de ellos es el cambio en sus contraetiquetas, el primero en 40 años, y el segundo, los 60 que cumple el primer reglamento de su Consejo Regulador (la Denominación de Origen data de 1932).

 

Su gerente, Cristina Alcalá, que cumple su primer año en el cargo, fue la encargada de presentar, junto al presidente del Consejo, Felicísimo Pereira, los cambios en las nuevas precintas, que se adaptan al siglo XXI y no se modifican desde 1977 (hubo un pequeño cambio de tamaño en el 92 que no afectó a los elementos gráficos).

 

Con una imagen muy limpia donde prima el color verde, corporativo del organismo, las tirillas han sido emitidas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, quien lleva manufacturándolas desde los ochenta, garantizando así la seguridad contra las falsificaciones (muchas denominaciones no trabajan con la Fábrica, aunque pareciera algo obvio). Lo más relevante de las nuevas contras es que serán iguales para todos los tipos de vino, con el mismo color y los mismos elementos gráficos (el nombre de la DO en negro, las palabras Garantía de Origen en mayúsculas, el escudo del Ribeiro y un pequeño mapa de Galicia donde aparece señalada la región), y lo único que cambia es la inicial que precede al código propio de cada botella: B, para blancos, T para tintos, ES para vinos espumosos y la X para su exclusivo vino tostado do Ribeiro. Los vinos de la cosecha 2016 llevarán la nueva contraetiqueta, en convivencia con la antigua hasta que se agoten las cosechas anteriores en el mercado.

 

Junto al cambio en las precintas, Alcalá confirmó el pasado martes en Madrid que se ha aprobado un nuevo pliego de condiciones que establece nuevas categorías para los vinos de Ribeiro. A partir de ahora existirá el Ribeiro Castes, que designa a vinos elaborados exclusivamente con variedades autóctonas preferentes: treixadura, godello, caíño blanco, lado, albariño en blancas y brancellao, sousón, mencía, ferrón y los caíños tinto, largo, bravo y redondo; Ribeiro, Espumoso, Ribeiro Tostado y Ribeiro Barrica son las otras categorías que se aplicarán a tintos y blancos (excepto para los espumosos, donde se admiten blanco y rosado, no tinto). Otro de los cambios en el reglamento es que se excluye la macabeo como variedad autorizada para vinos blancos y se autoriza la tempranillo para los tintos. Esta categoría ha supuesto el ocho por ciento de la producción de la DO en 2016.


 

 

 

Ribeiro envejece

 

Sí, pero no por los 60 años que cumple su primer reglamento o los 85 de su Denominación, sino porque algunos de sus vinos, contra la opinión más generalizada, son capaces de aguantar y salir airosos del paso de los años. No es ni mucho menos fácil encontrar ribeiros “viejos” (con cinco o seis años ya es una hazaña) pero haberlos, haylos, para regocijo de quienes consigan servirse alguna copa de sus botellas. Bodegas como Mauro Estévez, Casal de Armán,  o Manuel Formigo, Luis Anxo Rodríguez o Terra do Castelo elaboran blancos de Ribeiro con cualidades que les hacen mejorar en la botella, conseguir aromas florales, con toques de hidrocarburo, mieles y hierbas silvestres más propios de la evolución, incluso no habiendo sido elaborados con el afán de perdurar. Una demanda que ansía lo más nuevo y la necesidad de vender de las bodegas hace que dejar las botellas en el botellero por unos meses o años sea tarea del consumidor, si se atreve, para luego arriesgarse a recibir el premio de unos ribeiros completamente distintos y encantadores. Una opción, cuando se conoce ya la trayectoria de la bodega, más que recomendable.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress