Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
De 150 años

Faustino, una larga historia que continúa escribiéndose

Autor: Raquel Pardo
Martes, 7 de febrero de 2017

Grupo Faustino acaba de cumplir 150 años de historia escrita con un paso firme sustentado en una premisa indiscutible: el viñedo es lo primero, lo que les ha permitido instalarse en cinco denominaciones de origen con siete bodegas.

Fundado en Oyón en 1861 por Eleuterio Martínez Arzok, Grupo Faustino supera el siglo y medio de vida; 150 años de crecimiento que le han permitido situarse entre los mayores propietarios de viñedo de Rioja, con más de 2.000 hectáreas de terrenos (de los que más de una cuarta parte son viñedos), y que, según la consejera del grupo, Lourdes Martínez Zabala, cuarta generación de la familia fundadora, está en “continua expansión”. Actualmente, el grupo destina 16 hectáreas de viñedo para elaborar vino ecológico.

 

Desde que en 1920, el hijo de Eleuterio, Faustino Martínez Pérez de Albéniz, dio un paso adelante reconstruyendo un viñedo dañado por la filoxera y, ya en 1930, pasando del granel al embotellado, la política de Faustino se ha sustentado en una expansión sosegada, siempre previa compra de terrenos donde plantar viñedo. A muchos consumidores les sonarán marcas como Campillo, de las primeras en comercializarse, o la propia Faustino, todo un emblema en cuanto a vinos de guarda se refiere, creada en el año 57 por la tercera generación de la familia, que encabezó Julio Faustino Martínez, gran dinamizador de la compañía, responsable  de la primera exportación de un vino del grupo a Austria en 1957 y de que Faustino sea líder en ventas internacionales de grandes reservas riojanos, con una cuota del 30% del volumen. Faustino, además, no comercializa graneles, y desde la compañía se afirma que todo el vino que se exporta está embotellado y etiquetado en sus bodegas.

 

De Rioja al mundo

 

Si bien los 60 y 70 fueron años de consolidación de la marca Faustino en la mente de los consumidores, los últimos años de los ochenta comenzaron un periodo de expansión que comenzó en la propia Denominación de Origen Calificada, en la localidad de Laguardia (Rioja Alavesa), donde, a partir de la compra de una finca de 50 hectáreas, se puso en marcha en 1990 Bodegas Campillo.

 

[Img #11947]A esta le seguiría, también en Rioja Alavesa, en la localidad de Oyón, la bodega Marqués de Vitoria, en 1995, un año antes de que el grupo adquiriera sus primeras hectáreas de terreno en la Ribera del Duero, germen de uno de los proyectos arquitectónicos bodegueros más ambiciosos del país, la construcción de las bodegas Portia en Gumiel de Izán. Habría que esperar hasta 2010 para que la impresionante bodega en forma de flor junto a la A1, construida por el estudio que dirige Norman Foster, viera la luz, constituyendo un proyecto enoturístico que se completa con restaurante y sala de exposiciones.

 

Entretanto Faustino tuvo tiempo de expandirse a La Mancha con Bodegas Leganza, ubicada en la Finca Los Trenzones (524 hectáreas ampliadas hasta el millar) y a Navarra, poniendo en marcha Bodegas Valcarlos en el pueblo de Los Arcos, donde posee un terreno de 55 hectáreas. Un total que ronda las 1.900 hectáreas de terreno, la mayor parte amparado bajo Denominación de Origen. También hubo ocasión para las disputas familiares entre el patriarca y sus hijos, que se terminaron saldando con final feliz y la gestión de la cuarta generación de la familia.

 

De las siete bodegas que componen el grupo sale el vino que Faustino comercializa en 102 países europeos y extracomunitarios, con Estados Unidos como destino estratégico de las marcas de la compañía.

 

 

 

 

Nuestros vinos favoritos de Grupo Faustino

 

Campillo Gran Reserva 2005, tempranillo y graciano, DOC Rioja, 22 €. En un momento perfecto para tomar, tiene notas frutales, balsámicas y silvestres, con toques de madera ligeros, y una textura vivaz, con paso alegre e intenso, acidez marcada, conjuntado, agradable.

 

Faustino I Gran Reserva 2004, tempranillo, graciano y mazuelo, DOC Rioja, 20€. Es el vino de su categoría más vendido en el mundo, un tinto potente y especiado, con cierta frescura frutal y toques tostados en la nariz, de boca fluido y vivo, sabroso.

 

Portia Prima 2014, tempranillo, DO Ribera del Duero, 15€. Con notas de fruta negra y madera, maduro, goloso, carnoso, redondo en la boca, potente, con taninos firmes, largo, intenso.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress