Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
La génesis creativa

Ferran Adrià: “2018 será el momento de abrir ElBulli”

Autor: Mayte Lapresta. Imágenes: Arcadio Shelk
Jueves, 11 de mayo de 2017
Noticia clasificada en: El Bulli Ferran Adrià

Divinizado por unos y criticado por otros, el gran maestro se alejó de la cocina para volver a ella desde el conocimiento. La publicación de la última entrega del Catálogo General de elBulli así lo atestigua.

Cuando anuncié en 2011 que cerraba elBulli para abrir elBulli se creó toda una revolución mediática. Muchos piensan que no va a abrir jamás, pero no es así. El año 2018 será el momento, pero con una dimensión mucho mayor de la que previmos. El nuevo Bulli será un centro de exhibición constante, dinámico, que nos permita crear y visualizar lo que hacemos. La idea es que se pueda visitar el gran edificio de cala Montjoi mientras trabaja el equipo creativo desde las diferentes disciplinas.

 

Al principio nadie se creyó este proyecto. Ni mi mujer. Hasta yo tuve momentos de duda, no en el objetivo, pero sí en los tiempos de ejecución. Ahora lo tengo muy claro. En el nuevo Bulli habrá cocineros, psicólogos, científicos… Se organizará un equipo creativo que trabajará sobre la eficiencia y la innovación. ¿Cómo? Cada día crearemos y auditaremos. Se experimentará… Creación e investigación.

 

Está pensado para cocineros emprendedores creativos. Los jóvenes lo van a entender sin problemas, en cambio, resultará más difícil si ya eres profesional adulto. Es difícil desaprender para aprender. No se puede cambiar el paradigma de hoy para mañana… Ni siquiera yo mismo puedo.

 

¿Se puede aprender a crear? Bueno, se puede aprender a ser eficiente en el proceso creativo. 

 

Si tú preguntas a la gente qué era elBulli, te dirán que un restaurante, pero era mucho más. Hay cientos de proyectos que se desarrollaron alrededor, desde catering, asesoramiento (dirigido a 18 multinacionales a la vez), trabajos académicos, libros, vídeos… Así nació una visión holística global.

 

El "catálogo general" es la génesis de todo. Yo no cerré el restaurante hasta que no abrí este libro. Ahora cualquier persona tiene toda la información para entender qué fue elBulli. Yo daría sangre por tener un libro así de los grandes cocineros. No es un tema de vanidad, pero sí queremos que se reconozca el trabajo que allí se hizo. Hoy, miles de profesionales tienen detalles de elBulli en su trabajo. Incluso encuentro referencias nuestras en cocineros que no saben ni que lo que están haciendo se creó en elBulli. Estoy muy orgulloso de lo que todos creamos allí.

 

En el 94 muchos pensaban que estábamos locos, pero se querían formar allí. Ahora recogemos los frutos. Hay miles de chicos brutalmente preparados en este país, pero todo requiere tiempo. Hoy puede haber 500 personas solo en España con gran talento para la cocina. Lo que hacía Jöel Robuchon en los 80 hoy lo hacen en una tasca.

 

La "nouvelle cuisine" significó una revolución que dijo: “Tenéis que pensar como nosotros”. ElBulli, en su revolución, lo que expresó es “tenéis que pensar”. Ésta fue la gran diferencia. Nosotros quitamos el pan como acompañamiento y lo incluimos como plato fundamental, introdujimos el uso del biberón en Europa, dimos un nuevo uso al sifón, aplicamos la esferificación en la cocina, fuimos el primer restaurante del mundo que quitó la carta y funcionó solo con menú, y el taller…

 

He sentido vértigo toda la vida. Cada día fracaso unas cuantas veces y cada día me levanto. Nosotros hacíamos creatividad extrema, 336 días al año, 15 horas al día. Es difícil de explicar. Albert, Oriol y yo vivíamos por y para esto.

 

No echo de menos cocinar. Ya en los últimos años de elBulli solo hacía tres cosas: comer-reflexionar-crear. Además he tenido la suerte de que mi hermano Albert se haya vuelto loco y haya abierto muchos restaurantes. En elBarri hago lo mismo: voy a comer y le doy feedback. Albert hace ahora lo suyo y yo lo mío, pero lo mío es suyo y lo suyo, mío.

 

Conmigo trabajan Rita Soler y su hermano Pancho, los hijos de Juli. ¿Que si le echo de menos? Mucho. Es la única tristeza que de verdad tenemos, que no pueda verlo. Nos volvería locos, eso sí.

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Eloi Serrahima Manén
Fecha: Viernes, 12 de mayo de 2017 a las 22:46
Hola, nos hizo socios de un club de vinos, en Tarragona. Pagamos 3.500 euros. Nos habian de mandar 42 botellas de vino al año pagando una cantidad mensual. Este pacto debia durar 20 años. Empezo el 2005, peró termino en 2011. Mucho Adrià, pero nos estafo a muchos. Si tienen dudas les mando el contrato y condiciones.

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress