Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Territorio indio

Monument Valley, caminando con navajos al oeste de Hollywood

Autor: Francisco Po Egea
Viernes, 8 de septiembre de 2017

Un mundo esculpido, de mástiles colosales y torres de roca, soportando, aislado y distante, oscuro, extraño y solitario, un paisaje único. Este territorio navajo forma parte ya de la memoria de todos los aficionados al western.

Hasta hace poco menos de 80 años, este espectacular prodigio de la naturaleza −“aquí creó Dios el Oeste”, exclamó John Wayne al contemplarlo por primera vez− era un casi total desconocido. El actor había llegado de la mano de John Ford, que iba a rodar La diligencia: “Es más fácil conseguir que un actor se convierta en vaquero que convertir un vaquero en actor”, solía decir “un solo ojo”, como bautizaron los navajos al gran realizador.

 

[Img #12930]Ford había llegado allí de la mano de Harry Goulding, el primer colono blanco que se estableció en estas tierras al comprar a los indios 258 hectáreas de su reserva tribal. A raíz de una sequía más fuerte de lo normal y tras escuchar por la radio que Hollywood buscaba un territorio para filmar un western, se presentó en los estudios de la United Artists. Tras una tenaz espera de varios días pudo enseñar unas fotos a un directivo: la de unos navajos a caballo con el fondo de las mesas de roca, agujas y picos que componen el paisaje de Monument Valley. En consecuencia, Goulding abandonó Hollywood con un cheque de 5.000 dólares en el bolsillo y el encargo de Ford de preparar alojamiento para el equipo de rodaje.

 

[Img #12931]Además de La diligencia, rodada en 1939, Ford filmó en Monument Valley casi todos sus grandes westerns. Entre ellos, Pasión de los fuertes (1946), Fort Apache (1948), El sargento negro (1960) y Centauros del desierto (1956), considerado por crítica y público el mejor de todos. Ford elegía con mucho cuidado sus escenarios. Aunque éste en el que nos encontramos no era, en rigor geográfico, el lugar apropiado para sus argumentos. El expresivo impacto visual de las formaciones de roca y arena, paradigmas de la erosión milenaria de este paisaje tan singular, permitieron a Ford definir el Oeste con algunas de las escenas más poderosas jamás filmadas. Tanto, que ningún otro director se ha permitido después volver a filmar en la zona por temor a no saber superar las imágenes de Ford o de ser acusado de plagio, según opinión de Orson Welles. Aunque, recientemente, por la carretera 163 que pasa junto al valle, Thelma y Louise y Tom Hanks en Forrest Gump gozaron de una excelente panorámica del conjunto.

 

Monument Valley, curiosamente, no es un parque nacional estadounidense, como son sus vecinos Canyonlands y el Gran Cañón del Colorado. Es uno de los seis parques tribales que forman parte de la vasta Reserva Navajo, situada entre los estados de Utah, Nuevo México y Arizona, que es más extensa que algunos estados norteamericanos y está habitada por la mayor concentración tribal del país con una población de cerca de 250.000 indios navajos. De ellos, algo menos de un centenar viven dentro del parque en casas sin agua ni electricidad y son los primeros en preocuparse por la conservación de su territorio.

 

[Img #12932]Centinelas de roca

 

Monument Valley no es en realidad un valle, sino un levantamiento de rocas sedimentarias de, al menos, 260 millones de años, rodeadas de otras como centinelas que todavía continúan erosionándose. El suelo del valle está a una altitud media de 1.600 m y es parte de los 210.000 km2 del altiplano del Colorado. Las mayores mesas, monolitos y espiras tienen nombres como Las Zarpas, Pata de Elefante, Ventana del Norte, Polo Tótem, Dedo, Las Tres Hermanas… En total hay unas 40 rocas de este tipo. Algunas se asemejan a animales, como Roca Lechuza. Y hay arcos que parecen ojos: Las Gafas. La piedra arenisca se erosiona fácilmente con el viento, la (escasa) lluvia, los ciclos de heladas y el calor. Todos estos elementos han trabajado para agrietar y esculpir las formaciones del valle. Pero no es necesario cuantificar todos estos monumentos. El paraje es antes que nada y sobre todo espacio: tierra y cielo.

 

La tribu de los navajos gestiona el parque. Hay dos opciones para visitarlo y experimentar su original grandiosidad. Una es apuntarse con un guía en un tour en jeep, a caballo o a pie. La otra es hacer la visita en el vehículo propio siguiendo el circuito de 17 millas (28 km) de pista de tierra que hace el circuito del parque.

 

[Img #12933]No se permite ir a pie más allá de 100 yardas (90 metros) de las pistas marcadas y de los puntos designados para contemplar las vistas, ni hacer senderismo, excepto si se va con un guía navajo, con el fin de proteger los lugares de enterramiento y enclaves sagrados. Algunos lugares, como el Oído del Viento, solo pueden visitarse con guía. Merece la pena ir con uno de estos para recorrer a pie los cuatro kilómetros del sendero conocido como Wildcat Trail, situado en el corazón del valle.

 

También es conveniente escoger una fecha de principios de la primavera o de finales del otoño para recorrer casi en absoluta soledad el parque. Eso favorece algunas fotos de atardecer, con la luz evocadora del sol ya en el ocaso, como la de las rocas verticales llamadas las Tres Hermanas junto a tres nubes horizontales apuntando hacia ellas, tomada desde una pequeña altura a 200 metros de la pista. Tal fue la dedicación de este humilde fotógrafo y su despreocupación por el paso del tiempo que cuando se presentó en la salida, la barrera ya estaba echada.

 

La entrada del Parque se halla en Utah, pero las formaciones de roca más conocidas e importantes se hallan en Arizona. Se llega a Monument Valley tras una larga jornada desde Las Vegas o desde Phoenix, ciudades con aeropuertos importantes. Su lejanía contribuye a que el número de visitantes, unos 450.000 al año (un buen número de ellos europeos), si no escaso, no puede compararse con las masas que en las mejores épocas del año pueblan el cercano Gran Cañón del Colorado.

 


 

 

[Img #12934]Así es la cocina navaja

 

 

El cordero y el maíz componen la alimentación casi diaria de los indios navajos (un pueblo de casi 300.000 personas). La carne ovina se prepara hervida con patatas, cebollas, zanahorias, apio y pimienta negra. Con la harina de maíz se preparan pequeñas tortillas, similares a las mejicanas, hechas a la brasa. También comen mucha carne de cabra, pues según argumentan, “parece que tienes más para comer si la carne es dura”. En cuanto a guisos, la carne de vaca se cuece en pequeños trozos durante cinco horas, añadiendo chile, pimienta roja, sal, cominos, cebolla, ajos, tomate, maíz y orégano seco. El taco navajo se elabora con maíz, harina, levadura, sal, huevo, leche, nata agria y miel(puede llevar carne de vaca, cerdo o queso como ingrediente principal). Han recurrido al uso de melisas, berros, patatas y cebollas salvajes, uvas, castañas y nueces. La yuca era secada y tostada, asada y secada de nuevo para pasteles y conservas. Luego se mezclaba con agua para hacer un jarabe. Durante el verano, en el Visitor Center abre el Restaurante Haskhe Neiniih, especializado en cocina navaja.

Atención: el alcohol está prohibido en el territorio navajo.

 



 

 

 

Agenda

 

[Img #12935]Cómo ir

 

Monument Valley se halla a 650 km de Las Vegas y a 500 de Phoenix, ambos con conexiones aéreas con las principales ciudades de EE.UU. Aeropuertos más cercanos, pero con menos conexiones, son los de Flagstaff y Durango. Lo más práctico es alquilar un coche en uno de estos aeródromos. Lo aconsejable es aprovechar el viaje, recalar en el Gran Cañón del Colorado y visitar también alguna otra de las maravillas paisajísticas de Arizona.

 

Información

 

Entrada, 20 dólares por vehículo hasta cuatro personas; por cada persona adicional se paga 6 dólares extra. La entrada a la pista que recorre el valle abre de 6:00 a 20:00, de abril a septiembre, y de 8:00 a 17:00, de octubre a marzo. En la página web del parque también hay abundante información sobre las visitas guiadas.

 

En la web de Turismo de Arizona

 

 

Hoteles

 

Goulding's Lodge: junto a la carretera 163. Dispone de 62 habitaciones dobles, desde 221 dólares (parcelas de camping desde 20 euros). Las instalaciones incluyen el Goulding's Museum & Trading Post, con colección de cine y artesanía navajos.

 

El ecológico View Hotel, dentro del parque, tiene su propio huerto. Dispone de 90 habitaciones. Precios, desde 320 dólares.

 

El Desert Rose Inn & Cabins, se halla en Bluff, a 40 minutos de Monument Valley. Habitaciones y casitas a partir de 143 dólares.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress