Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email
Comer de Oficio

Expansión mundial de las tapas

Autor: Luis Cepeda
Domingo, 26 de noviembre de 2017

El único libro dedicado a las tapas está en francés. Me refiero, claro, al único libro de tapas que no es un recetario.

Se llama Le Roman des Tapas, ahonda en su peculiaridad culinaria y se editó en París en 2010. Ni se ha publicado en español, ni existe aquí una obra que trate, de manera tan exhaustiva, la modalidad culinaria más colectiva y famosa de España.

 

Luego nos extrañamos de que se extiendan falacias interesadas como su origen francés, asociándolas a manger étapes, es decir comer a pasos o por etapas; aunque de eso no tiene la culpa el libro, escrito por el colega Óscar Caballero, pleno en argumentos carpetovetónicos. El francés no es el único dislate. Los bocados breves y variados que sugieren las tapas extienden expresiones como tapas italianas o tapas tailandesas y cuantos gentilicios despistan de su origen, mermando el reconocimiento culinario al formato y modo más genuino de disfrutar la gastronomía española.

 

El equívoco puede resultar mayúsculo y quebrar la oportunidad de que trascienda nuestra cocina mediante una expresión tan fácil y concreta como la tapa. Algo estamos haciendo mal o dejamos de hacer bien. Los signos equiparables a la tapa de otros países logran ser incuestionables y legítimos. Está clarísimo que el sushi es japonés y los dim sum, chinos; que la pizza es italiana, los tacos, mexicanos y los mezze, árabes. A nadie se le ocurre apellidarlos con otras patrias. No cabe dudar de su identificación nacional y han generado la penetración cosmopolita de sus productos más característicos en el circuito comercial, mientras sigue siendo difícil hallar mercancías españolas en un supermercado extranjero. ¿Se debe al reciente eclecticismo de nuestra cocina nativa, enajenada (por ajena) de fusiones? Una referencia tan casual y anónima como la tapa, ¿amenaza la aureola individual de nuestros cocineros célebres? El altivo y ambiguo concepto Marca España, ¿posterga la oportunidad de identificarse con una noción tan vulgar y concreta como las tapas?

 

La tapa es un vehículo seguro de penetración universal, la oportunidad de distribuir la excelencia de nuestros alimentos, tanto frescos como en chacinas o conservas; extender la influencia de nuestros cocineros de base y ejercer el potencial comunicador de una palabra intraducible (tapa), que expresa marca o manera de comer a la española.

 

Su impulso competitivo, desde el año 2005, se efectuó en Valladolid con el único concurso nacional de tapas al que acuden todas las comunidades autónomas del país, con medio centenar de candidatos. Lo ha permitido un método logístico copartícipe y singular: los concursantes llegan con las manos en los bolsillos porque los bares locales proporcionan, a cada uno de ellos, los ingredientes necesarios para competir, a cambio de poder ofrecer la tapa concursante al público durante los días del concurso. Más de 600 finalistas han sumado creatividad a los bares de la ciudad que ya es referente principal de la evolución creativa de la tapa, un destino gastronómico que sobresale en el mapa.

 

Este año, atenta al progresivo auge de la tapa en el extranjero, se ha ensanchado su vigor internacional convocando el primer Campeonato Mundial de Tapas para profesionales que ejercen nuestra modalidad culinaria fuera de España. Cocineros extranjeros de 15 países van a competir, junto a un solo español, el chef de Atrio, Alberto Montes, campeón nacional de tapas del pasado año. Habrá finalistas británicos, indios, japoneses, franceses, neozelandeses, norteamericanos, mexicanos, noruegos, belgas, marroquíes, peruanos, canadienses, panameños, ecuatorianos e italianos. Cuatro vencedores de anteriores ediciones nacionales formarán parte de un jurado, que preside el chef Alberto Chicote, y proclamará al primer campeón del mundo de tapas. Ocurrirá este mes en Valladolid y ha de contribuir a un propósito que ya expresamos hace años desde estas mismas páginas: que la tapa sea proclamada patrimonio español por la Unesco, consolidando su entidad como formato y hábito. La Real Academia de Gastronomía, corporación de Derecho Público, lo gestiona. Precisamente su presidente, Rafael Ansón, es también el presidente de honor del primer Campeonato Mundial de Tapas y, de algún modo, lo oficializa.

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Rafael Ferreira
Fecha: Martes, 5 de diciembre de 2017 a las 11:00
Olvidan ustedes el verdadero origen andaluz (que no español) de éste fenómeno. Otra vez se toma lo andaluz por lo español, como con el folclore. Informense o incluso den información parcial.
GABRIEL ÁNGEL RAYA FERNÁNDEZ
Fecha: Martes, 28 de noviembre de 2017 a las 09:59
No tien razón. El primer GRAN LIBRO sobre las tapas tiene casi 40 años, fué escrito por Dª Maria del Mar Torres a poco tiempo de iniciar su etapa americana al comprobar que las Tapas eran desconocidas en los EE.UU. y explicaba los fundamentos de la cocina de tapas para que todos los componentes de un plato normal se reflejasen en una porción. Busquenlo qu emerece la pena.

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress