Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email
Comer, beber, amar

Vendimia vacía

Autor: Mayte Lapresta
Sábado, 18 de noviembre de 2017

Sequía. Helada. Pedrisco. La cepa ha sufrido en 2017 más de lo que debería estar permitido.

Acaba una de las vendimias más prematuras, cortas y desastrosas de los últimos lustros, que tras meses de sed, da lo mejor de sí misma para compensar con calidad la terrible caída en la cantidad. “Las heladas de abril dieron al traste con el setenta por ciento de nuestra uva”, lloraba en verano un bodeguero de Ribera. Rioja y su vecina Cataluña no se han quedado atrás, con el agravante de un pedrisco que cayó en junio. En un momento dulce donde la demanda interior parecía acariciar cifras de recuperación y los años de crisis habían enseñado a vender fuera, llega implacable la naturaleza para poner los puntos sobre las íes y no permite bajar la guardia. La solución, repercutir en tres años las pérdidas sufridas con incrementos leves de precio final. Nuestros vecinos no se han quedado atrás en desgracias, lo que no nos consuela, pero nos permite seguir siendo competitivos. Con 24 millones de hectolitros menos que en la anterior campaña, Europa mira con cierto temor al futuro, pues tras el estrés hídrico y los daños en la estructura de las plantas por las heladas primaverales, puede significar un 2018 igualmente catastrófico. Mientras, muchos afirman que este año, a pesar de la demanda, bajarán las exportaciones de granel, pues las malas lenguas afirman que corren de los campos manchegos a las denominaciones top para abastecer a los desabastecidos con malas prácticas perseguidas y justamente castigadas.

 

De un modo u otro, los mínimos históricos de 2017 no dejarán las buenas mesas sin cubrir, las copas vacías para brindar ni los grandes platos abandonados sin novia adecuada. Quizás, solo quizás, habrá que gastar un poco más o beber un poco menos. Haremos un esfuerzo. Y cuando tengamos en nuestras manos un 17 comprobaremos si es cierto que se cumple aquello de que lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress