Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email
Los gustos y los caminos

Dulce brisa del pensil

Autor: César Serrano. Ilustración: Máximo Ribas
Sábado, 6 de enero de 2018

Con las primeras luces de febrero a Claudia Bohonal Zarcillo le gusta regresar a la que fuera casa familiar en Picote de Traslasierra y que, de generación en generación, se ha venido transmitiendo de padres a hijos.

A ella, dice, le gusta regresar en ese anuncio loco de la primavera que siempre se deja sentir en los días soleados del aún invierno en Picote.

 

Ocurrió en el pensil de la casa, donde por primera vez se sintió arrebatada de deseos y tentaciones. Siendo aún casi una púber, en uno de esos días en que febrero venía preñado de primaveras, fue cuando a la casa llegó el nuevo cura de Picote a presentarse a la familia. Un cura que se había desprendido del alzacuello, vestía como los jóvenes de las películas de Fernando Palacios y conducía un precioso Seat cupé color verde botella. Ella, ese día, tras sentir un fuego abrasador en sus mejillas, ya en la soledad de su cuarto, y mientras viajaba con sus dedos a través de su piel, creyó llegar hasta las mismísimas puertas del infierno cargada de pensamientos impuros y deseos obscenos. Se veía viajando en el cupé escuchando románticas canciones de Paul Anka mientras apoyaba su cabeza en el robusto hombro de aquel joven de ojos que sentía ardientes, tan negros como el plumaje de los mirlos, y una boca fértil de besos. Después, la turbación, el desasosiego, la culpa y, de nuevo, el deseo, un deseo poderoso de acudir hasta la intimidad del confesionario y sentir a través de la celosía su voz susurrante. Entonces se veía de nuevo en pecado viajando en el cupé color verde botella mientras en la radio se escuchaban canciones de amor.

 

Hoy al sol de febrero, en el pensil perfumado por los aromas dulces de los almendros, nos habla de aquellos días. Brinda con vino de misa, herencia de tan benditos días, por las primaveras de la memoria, también por las que, dice, han de llegar. Toma un pestiño dorado en oleos picuales, mira su copa de vino en forma de cáliz y casi susurrando se la escucha: “No, el cáliz no es herencia de los benditos días. Esta es otra historia, una de esas historias que Torrente Malvido nunca contó en sus Cuentos de la mala vida”.

 


 

 

 

Pestiños

 

 

Ingredientes

 

  • 1 kilo de harina
  • 200 gramos de azúcar
  • 5 gramos de miel
  • 1 cáscara de naranja
  • 2 palos de canela
  • 4 clavos de especia
  • 4 hojas de laurel
  • ½ botecito de anís en grano
  • 1 vaso de aceite de oliva suave o de girasol
  • ½ vaso de aguardiente
  • 1 litro de agua, una pizca de sal
  • ½ litro de aceite para la fritura

 

Elaboración

 

 

En una cazuela ponemos a cocer el agua con la cáscara de naranja, el laurel, los clavos, el anís, la canela y la sal. Dejamos hervir a fuego suave hasta que haya reducido a algo menos de la mitad. A continuación pasamos el agua por el chino y la vertemos en un cuenco donde ya tenemos la harina, echamos también el aguardiente y el aceite. Llega el amasado. Ya con la masa elaborada, dividimos en pequeñas bolitas del tamaño de una albóndiga fina, que iremos estirando primero con las manos y después ayudados por un rodillo; damos la forma y pasamos a freír en aceite abundante y a media temperatura. Por último, se les añade el azúcar o la miel en un ligero almíbar.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress