Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email

CROQUETAS DE LETRAS

Autor: Sir Camara
Miércoles, 24 de enero de 2018

No es una chorrada escapada del argumentario de un necesitado de gloria, como aquél que hizo la croqueta líquida. Es una sugerencia que brota de la ironía para maridar -nunca mejor expresado lo de maridar- el mundo editorial y el universo gastronómico.

Y todo surge cuando está cerca la presentación de un libro, el décimo segundo, que, al tiempo, me recuerda que es muy difícil comer de la escritura. Ya lo decía mi padre: como no estudies acabarás vendiendo libros puerta a puerta… Lo que jamás precisó era que tendría que escribirlos, ilustrarlos, maquetarlos y diseñar las tapas y cualquier apoyo promocional, y que luego no valen ni para comérselos con patatas, por ingeniosos que estos sean.

 

Eran los tiempos en los que un nuevo libro o un nuevo disco se asociaban a atracón de croquetas y demás familia presente en esos actos.

 

Eran los tiempos en los que las editoriales, pero sobre todo las discográficas, incluso el mundo del motor, convocaban a los medios de comunicación con el cebo de unos cáterins tan finos (chulos, que se dice ahora) como pantagruélicos. Empezaban entre las siete y las ocho de la tarde-noche y acababan, casi siempre en el “cueceleches”: es decir, cocidos y a tortas discutiendo por alguna idiotez.

 

Molaba aquello de que te pasaran en vuelos rasantes camareros con una bandeja de vinos de PM, que debía de ser algo así como de petit Mencía, que entonces no había mucha cultura de la composición varietal, o unos atractivos dobles de cerveza y zumos de tomate para el disimulo de algunos/as, hojaldres, pinchos, empanadillitas, croquetas y demás exponentes del picoteo justificado y profesionalizado.

 

Incluso había días en los que se amontonaba el trabajo y tenías que ir a dos presentaciones seguidas, la segunda ya con las capacidades sensoriales más o menos lesionadas. Así hasta que llegó lo que llamaron la crisis, se empezó a despedir, se iniciaron los recortes, se redujo el gasto, se renunció a las promociones con aquellos criterios y se promocionó sólo lo que creaba diferencias. Odiosas y dolorosas diferencias. El mundo editorial ya no era lo que fue. Se acabó lo de posicionarse estratégicamente junto a la puerta por la que salían los camareros con las suculentas bandejas que atracábamos en caliente. Se acabó, salvo en contadas ocasiones, el maridaje entre los libros y las croquetas. Los libros de cocina, que nunca te contaban la verdad completa, pasaron a mejor vida desde que comprobamos que Internet contiene todo lo imaginable; y con vídeos que hacen cocineros sólo con  fuerza de voluntad. Las croquetas, las de tu madre, las de tu abuela, se quedaron en un argumento en aquél “marco incomparable” de las promos...

 

Así se rompe España, una afirmación que tiene una segunda dimensión: es el título de mi próximo libro (da no sé qué decir el último) que analiza estos y otros fenómenos y que ha editado Terra Natio. Os espero, ya sabréis más por los medios de “croquetización”. La “cocreta” se ha quedado en leyenda urbana. No está ni en el diccionario ni emparentada con las letras.

 

Pues eso. 

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Carmen
Fecha: Miércoles, 31 de enero de 2018 a las 13:30
Menos mal que, aunque pagando, nos quedan las croqueta de Casa Labra y, dejándonos un rión, las de José Luis

Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress