Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Qué se cuece

Faro, el destello atlántico en el corazón del Algarve

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Arcadio Shelk
Viernes, 21 de septiembre de 2018

Ciudad abierta, de luz cegadora y turismo tranquilo, Faro renueva su despensa echando mano de sus propias raíces y de algunos cocineros locales que han pulsado el botón de actualizar. La revolución está en marcha

Por su azulísimo cielo se recortan tantas gaviotas como aviones, tal es el incesante el ir y venir de pájaros plateados con destino a un aeropuerto que linda con las marismas pantanosas de la Ría Formosa. El turismo europeo alimenta a diario uno de los epicentros del Algarve, con hordas sosegadas de foráneos que buscan bronceado y golf en el córner de la Península. Prolongación de la luz andalusí y de localidades hermanas (uno cree que camina sobre los adoquines de un pueblo sevillano u onubense), núcleo marinero de vocación ultramarina (hay quien jura que Cristóbal Colón nació por aquí), Faro lanza destellos para alertar de su rica alacena, su pujante gastronomía y su producción vinícola y aceitera. Trata de incrementar sus inherentes [Img #14764]atractivos de sol y calma con una oferta culinaria que pivota en platos típicos y en apertura de establecimientos de nuevo cuño. Revisita raíces y refresca conceptos. Construye y deconstruye su célebre cataplana, ese caldero a modo de tajine en el que se cocinan desde mariscos y productos de la huerta (pulpo, boniato, navajas, sardina, rayas y almejas, caballa, ventresca de atún) hasta guisantes con chorizo, cordero churro con tomillo cabezudo e higos, liebre, jabalí y perdiz y setas silvestres, entre mil combinaciones. Dando fe de esa innegable influencia del norte de África desde hace cinco centurias, la cataplana es la marmita donde borbotea el Algarve, su sierra, su litoral y su barrocal. Para algunos algo trasnochada; para otros toda una posibilidad con margen de vanguardia. “Ésta se la mando a Andoni Aduriz, de Mugartiz”, relata Analide, un calderero que las ejecuta con esmero cada día en su taller en Loulé (el precio, entre los 170 y los 250 euros). Esta mezcla de cobre y zinc se reviste de una capa de estaño para cocinar sanamente.

 

Por las callejuelas de Faro se filtra el aroma de la açorda, una sopa espesísima hecha de pan desmigado, mariscos y profusión de ajo y perejil. También viaja por el resquicio de Arco da Vila, por su Castillo y su Palacio Episcopal la fragancia del xarem o papilla de milho (maíz), hecha en la olla tacho y donde hay cabida para tocinos, almejas y chorizos. La carne de cerdo y de conejo frito (y hasta de la gallina de Angola) delatan una vocación agropecuaria que aún permea y convive con la industria pesquera y marisquera. Se puede comprobar en la multitud de restaurantes al aire libre de la Rua de Santo Antonio y los alrededores de la iglesia de Santa María, su catedral.

 

[Img #14762]El tremendo terremoto de 1755 no pudo arramblar la comedida monumentalidad de Faro, que tuvo dominación visigoda y musulmana, y donde se rinde culto al rey Alfonso III por liberar a la ciudad de tantos yugos en 1249. Alrededor de la historia de esta sede comercial del sur portugués, monte mediterráneo con estupendas hectáreas de olivares como las que gestiona Monterosa. Este sello acapara un sinfín de premios internacionales gracias a su picual, verdeal y maçaninha, variedad local. Más reciente es el jardín de Nuno y Laura Mendonça. Lo han bautizado Días de Aromas y destaca como un edén biológico de hierbas aromáticas. Funden agricultura y turismo y miman más de 50 variedades de plantas como la estupenda cayena piri-piri, un chile del que son los mayores productores en Europa. Frente al recoleto y coqueto puerto de esta urbe marinera, un sinfín de barcos son fletados a diario para pasar el día, bañarse bucear en la calma de la isla Culatra. Este paraíso de arenas casi vírgenes, paz y sol de justicia es atravesado por una única calle sin asfaltar donde mastican su despreocupación pescadores locales. Culatra, parque natural desde 1987, supone excelente colofón donde rebobinar con panorámicas los encantos de Faro.

 


 

 

 

Agenda

 

Dónde comer

 

À do Pinto

 

Amplitud de tapas (esos petiscos que nos recuerdan a Galicia), raciones generosísimas y vinos blancos locales de la mano del cocinero Diego Pinto bajo el proyecto de su padre Luis. Destacan su contundentes açordas, sus navajas y pulpo frito, langostinos XL, arroces y quesos locales. Un lugar de decoración algarvia donde sirven gélidas cervezas del país y donde demorar el almuerzo con estupendas sobremesas (postres) como tartas de naranja y de algarroba. P.M.: 25 euros.

 

Tertúlia Algarvia

 

Un espacio multidisciplinar, casi multiorgánico de “sabores y saberes”: se desdobla en restaurante, plató de televisión, escuela de cocina, taller y showcooking, tienda gourmet... Los mejores productos de la Ría Formosa tienen cabida en este restaurante con una terraza de los más concurrida para las veladas. La cataplana es su gran especialidad, así como lomos de bacalao, brochetas de cerdo al vino tinto, ventrescas de atún, horneados boniatos de Aljezur con morcilla frita y canela. A partir de 35 euros.

 

[Img #14759]Faz Gostos

 

Cocina tradicional y contemporánea en un marco de viejo restaurante señorial. En carta, risottos, xarem, salmones ahumados, espárragos, carpaccios de vieira, almejas, queso de cabra, nueces y miel, tomatadas varias... En una sala contigua se habilita la zona de copas y cócteles. P.M.: 45 euros.

 

Dónde dormir

 

Hotel Faro

 

Céntrico, cómodísimo, con vistas a la Marina de la localidad, este hotel de cuatro estrellas conjuga funcionalidad y buen precio. En su terraza, un restaurante donde almorzar o desayunar con panorámica hacia la Ría Formosa y los bellos tejados de Faro, incluso donde poder ordenar vinos del país antes o después de un chapuzón en su piscina. Completa su oferta con gimnasio, sauna y sala de conferencias. P.M.: 100 euros.

 

[Img #14755]Casa Modesta

 

Esta geométrica casa solariega está inundada de luz y placidez. Con vistas al océano gracias a las terrazas de sus habitaciones, Casa Modesta es un oasis minimal, huerto ecológico, con una alberca donde darse un chapuzón y con porche donde conversar con la familia Fernandes sobre gastronomía y costumbres ancestrales de los viejos marineros, como esa vila de almejas que se hacen al fuego de pino seco. Nueve habitaciones dobles con un precio entre 140 y 300 euros.

 

 

De vinos, ostras y cócteles

 

[Img #14767]En la aledaña localidad de Loulé, Quinta da Tor representa el intento por levantar la calidad de los vinos de la región. Creada la firma en el año 2011 y con una ambiciosa estrategia comercial por delante, la quinta y su bodega se alzan sobre una colina con vistas a sus propios viñedos, donde no falta una alberca preciosa y árboles frutales. Quinta da Tor elabora tintos, blancos y rosados con las variedades touriga nacional, aragones (nuestra tempranillo), trincadeira, syrah... También organiza visitas para explicar este prometedor proyecto, además de reservar catas y degustaciones armonizadas con productos locales. Para comprobar la belleza marina de Faro, nada mejor que un paseo en barco como el que propone Algarve WOW, empresa que organiza recorridos hasta el Parque Natural de la Ría Formosa. Allí se degustan ostras y vinhos verdes, además de que sus anfitriones relatan cómo se abren, cultivan y recolectan estos sabrosos bivalvos. De vuelta al centro, Mezzanine Bar e Vinoteca ofrece buenos pinchos, raciones de boquerones y croquetas, jamón de porco portugués, postres caseros y buena música. La coctelería de autor trae el nombre de Columbus. En los soportales de la plaza Dom Francisco Gomes se ubica este templo mixólogico. No deje de pedir sus propias creaciones, que le han valido premios internacionales, como ese smoke tiki (ron, clara de huevo, canela, mango y zumo de limón) o el marajoka (vodka, angostura, maracuyá, lima y hojas de albahaca).

 

Cómo llegar

 

Air Nostrum conecta Madrid con Faro cinco días a la semana. Además, un buen número de aerolíneas low cost como Vueling disponen de vuelos a la capital del Algarve desde diferentes ciudades españolas.

 

Más información en Visit Algarve

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress