Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Escapada a La Rioja

Logroño, ciudad para recorrer entre tapas y taninos

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Arcadio Shelk
Jueves, 27 de septiembre de 2018

No conversar –y casi zambullirse, sobre todo si hablamos de la Calle Laurel y alrededores– sobre vinos, añadas y maderas achocolatadas o avainilladas en La Rioja sería un pecado que Baco nunca nos perdonaría.

Sin embargo, en Logroño hay caminos y trazas –también la Ruta Jacobea– que desbordan y complementan el inherente y mágico mundo enológico que levantó sede mercantil en la capital riojana casi en tiempos de los romanos (luego, ya saben, la filoxera francesa remató el trabajo). Vino que todo anega y todo armoniza, cuyo curso, como el del Ebro, baja con ímpetu y algarabía por la calle Laurel y se filtra por la transitadísima Portales. Un paseo por su casco viejo –Fuente de Murrieta, Plaza del Parlamento, Concatedral Santa María la Redonda, Plaza de San Agustín– certifica la animada vida de una villa que se hizo ciudad gracias a Juan II de Castilla en 1431. Cinco centurias después, este cruce de caminos, de puentes de Hierro y de Piedra, es parada y fonda repleta de bares gastronómicos, tapas para saciar a Pantagruel, raciones y pinchos, bullicio, tiendas gourmet, paseos y running junto al río y bodegas que tienen museo (Franco Españolas). Una cocina noble y abierta, regada de huerta y de cierto Cantábrico, de mesa y mantel con báculo de vino.

 


 

[Img #14806]Sushi con paciencia

 

Como un asceta en busca de la mayor excelencia en su trabajo. Así vive, respira y trabaja Félix Jiménez su barra de sushi para únicamente diez comensales. Tras un empapado magisterio en Tokio junto al gran maestro Yoshikawa Takamasa, levantó su anhelo en la ciudad que le vio nacer, con una metodología y un sabor tan profundo y genuino que ya le han valido una merecida estrella Michelin. Kiro Sushi es todo un acontecimiento, con una lista de espera que puede desesperar.

 

 

[Img #14800]Laureles y vides

 

La arteria por donde fluye el vino y el tapeo de Logroño es la archiconocida calle Laurel (y su travesía). Sin duda uno de los tramos urbanos más reseñados de España en cuanto al alterne desenfadado. Vinotecas, bares de tapas de concurso, mollejas legendarias... Un ambiente transversal y que imanta a locales y foráneos, donde destacan Tío Agus, La Tavina, Lavid, Ángel (esos champiñones míticos), Matute y Tahití (asadores), Ontañón, La Universidad o El Perchas.

 

 

[Img #14801]Triunfo en casa

 

El chef Francis Paniego, dos estrellas Michelin con su Portal de Echaurren, abrió hace unas temporadas un largamente deseado gastronómico en Logroño. Las croquetas que le robó a su madre (mítica Marisa Sánchez), costillas de cerdo, postres caseros y una estupenda merluza destacan en carta, con un repertorio de vinos que incluye las mejores referencias de la D.O. aledaña, así como algunas rarezas elegidas por el hermano de Francis, consumado sumiller.

 


 

Medio siglo gourmet

 

Más de medio siglo lleva De Torre Gourmet afinando los mejores quesos, ofertando las mejores conservas, rellenando su cava con los mejores vinos de Rioja... Toda una institución en el corazón de Logroño, gestionada por la misma saga que abrió el negocio en los años 60 y que cuenta con una dilatada experiencia en cestas, tablas de embutidos, jamones de bellota, dulces y chocolates, así como productos excelsos de otras latitudes. Además de ser plataforma de su comercio on line (en la web detorregourmet.com) su página digital es una bitácora repleta de recetas y post actualizados muy pertinentes.

[Img #14810]

 

Delicados... Y sabrosos

 

Dicen que pusieron el nombre de La Quisquillosa por la mujer de uno de los chefs, demasiado tiquis miquis en su rectitud, y esa inflexible precisión la han extrapolado a la cocina los hermanos Aragón. Ya se han abierto un hueco en la exigente agenda culinaria de Logroño, gracias a productos y recetas intachables (alcachofas, pochas, cardos, boletus, albóndigas de chuletón, tiraditos del mar...) buenas presentaciones, excelente equipo de sala y una carta de vinos de lo más ancha. Casi de estreno, pero ya huele a próximo clásico...

 


 

 

 

 

De grifos y cucuruchos

 

[Img #14804]Cerveceros de pro

 

“Hay momentos para el vino... y muchos momentos para la cerveza”, arguye Daniel La Orden, al frente de la Bierhaus Odeon, frente al Parlamento de La Rioja (calle Barriocepo). Todos los viernes, cata de artesanas y picoteo de embutidos y quesos por 15 euros en esta tienda que trae las mejores belgas, las de trigo, las IPAS más exóticas malteadas en los confines... Y en La Rua (Plaza del Mercado), 20 grifos para saborearlas directamente del barril a su temperatura ideal.

 

 

Para el niño y la niña

 

En plena calle Portales, la heladería Della Sera lleva desde 2003 alegrando los paladares dulces (y salados) de paseantes, locales y foráneos. Frente a la competencia, alta cocina helada en un local pequeño pero bien surtido para el que Fernando Sáenz y Angelines González han creado variedades tan sabrosamente rocambolescas como vainilla chimantla, queso de cabra, sombra de higuera, naranja con albahaca o café de Colombia.

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress