Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Grandes viajes

Costa Rica, sensibilidad ecológica y sonrisa permanente

Autor: Teresa Álvarez. Imágenes: Archivo
Viernes, 9 de noviembre de 2018

La ausencia de ejército y la búsqueda de la sostenibilidad demuestran el carácter natural de Costa Rica, un país donde predominan la sensibilidad ecológica y la simpatía por encima incluso de su espectacular paisaje.

A su frondosa y espectacular geografía tropical que tapiza de verde intenso sus volcanes se unen impresionantes playas a dos vertientes, la dulce y sosegada zona caribeña, y la variada y espectacular costa oeste. Nuestro recorrido, desde la vibrante capital de San José, baja por occidente hasta tocar el océano Pacífico por su área central para descubrir ciudades marineras como Puntarenas, paraísos isleños como Isla Tortuga, recónditos bosques húmedos como Carara o turísticas potencias como las laderas del Volcán Arenal. En el camino, muchos amigos que surgen para confesar sus secretos, ofrecerte un jugo de fruta fresca y brindarte su eterna sonrisa.

 

[Img #15067]Jale al Puerto

 

Suena el timbre de una bicicleta. El ciclista anuncia su llegada para ofrecer al cansado visitante un delicioso helado. Es el paletero de Puntarenas. “100% tico”, asegura al brindarnos un amplio repertorio de sabores, donde la chía y el coco parecen los más demandados. “Éstos son los de toda la vida, aunque ahora los jóvenes prefieren acercarse a Pops (una de las casas de helados más extendidas del país) porque son más modernos”, nos asegura con cierta tristeza. Quizás sea cierto, pero nosotros nos decantamos por sus polos o por sus granizados de hielo raspado endulzado con cualquier sirope, como su popular Churchill con helado añadido. Estamos en el Paseo de los Turistas de Puntarenas, la ciudad más grande y poblada del Pacífico costarricense. Históricamente, fue importantísimo puerto mercante a lo que siguió un auge turístico potente en los años 40. Hoy poco queda de todo eso, aunque sus costas siguen guardando la belleza de manglares protegidos e islas despobladas para, en cualquier momento, volver a resurgir con fuerza como destino de sol y playa. En ello está su gobierno, con una fuerte campaña de promoción bajo el lema de “Jale al Puerto” (baje al puerto). Desde luego, atractivos no le faltan. Su peculiar forma en punta de arena, resultado de los sucesivos depósitos del río Barranca, separa el océano del humedal, y los crustáceos y peces, de los reptiles y cocodrilos. Un paseo en catamarán para ver el atardecer o una ruta en lancha por su manglar son algunas apetecibles opciones para ese turista que huye de lo obvio en busca de lo auténtico. Sus calles y sus plazas están jalonadas de restaurantes coquetos donde probar algunos de sus más característicos platos, en su mayoría basados en pescados locales como exquisito arroz con camarones, el salpicón o los escabeches. La langosta, de carne menos prieta que la de nuestro Cantábrico, se sirve a la parrilla y las sopas se preparan con leche de coco y vegetales. Entre sus mayores valores, el ceviche, con pescado, plátano, limón, cebolla, chile y cilantro, generalmente acompañado de patacones (plátano verde frito) y su vigorón con repollo y chicharrones aderezado con chimichurri de tomate y vinagre, servido en hoja de almendro.

 

[Img #15062]Naturaleza pura

 

La calidez del mar podría hacernos pensar que estamos en el Caribe, pero seguimos en el puro Pacífico. Tras recorrer las angostas carreteras del parque natural Carara, uno de los bosques tropicales húmedos más interesantes del país, nos dirigimos a la costa de Garabito, uno de los puntos prioritarios de práctica de surf. Antes paramos a tomar un aguasapo (tapa de dulce de caña con jengibre y limón) y un buen desayuno en el bellísimo hotel Villa Caletas. Sumergido en plena naturaleza, este alojamiento es nuevamente un ejemplo de sostenibilidad y su cocina deriva en gran parte de la riqueza de un huerto propio. Fernando Adalís, su chef, nos muestra cómo elaboran sus tamales, en este caso de camarón sustituyendo al cerdo: “El tamal reúne a la familia”, nos cuenta, “en Navidad se elaboran entre todos antes de celebrar”. Muy cerca otro hotel selvático nos enseña su proyecto, Macao Lodge, con tan solo ocho habitaciones y cuatro cabañas. Un alojamiento singular que pretende llegar en breve a la autosuficiencia, tanto energética como de abastecimiento alimenticio. La chef Lisbetti Quirós plantea su cocina desde el máximo aprovechamiento de sus propios recursos. A escasos kilómetros de la costa el restaurante Ti Ko (haciendo alusión al gentilicio coloquial de los locales, tico) permite divisar la costa desde las alturas, siendo el punto perfecto de acceso para conocer Carara y la cascada natural del río Tárcoles.

 

[Img #15064]Playas salvajes

 

Bajamos hacia la costa a la peculiar Playa Herradura donde se halla una de las mejores zonas residenciales del país. Con un puerto deportivo de primer nivel, Los Sueños se ha convertido en los últimos años en una zona de lujo, perfecto enclave para conocer la costa del Pacífico Central. En sus cocinas, el chef ejecutivo del complejo, Darrell Thomas, lidera sus cinco restaurantes que vuelan de Italia a Oriente. Muy cerca la popular JacÓ, cuya atmósfera festiva y desenfadada contrasta con el elegante ambiente de Los Sueños. Con el surf como principal motor turístico, la belleza salvaje de sus playas canela de arena volcánica se arropa de un fragante entorno de selva tropical. Desde su marina embarcamos hacia Isla Tortuga, para muchos uno de los parajes más idílicos de Costa Rica. Arenal blanca en polvo, aguas cristalinas, silencio…Isla Tortuga carece de hoteles y restaurantes. Llegamos a su playa con uno de los catamaranes de Calypso Tours, tras contemplar el paso de una ballena y los saltos de unos delfines negros. Allí una sencilla cocina prepara platos tradicionales y las magníficas brasas esperan pescados y mariscos recién capturados en sus aguas. Un amable tico abre un coco fresco ofreciendo su refrescante agua bajo la atenta mirada de un loro y varios pericos. Paz y sosiego en un día de playa lejos del mundo.

 

[Img #15063]Cálido volcán

 

Un viaje a Costa Rica pasa, inevitablemente, por la visita a sus numerosos volcanes, muchos de ellos activos.  Reforestados por completo por una formidable flora de una biodiversidad increíble, es quizás el volcán Arena el que mejor ha desarrollado el turismo de calidad en sus faldas, con dos aspectos diferenciados; el turismo activo que recorre caminos verdes, puentes colgantes y antiguos ríos de lava y el momento de relax que brindan las numerosas termas de aguas cálidas del volcán que reinan en hoteles y complejos cercanos a la localidad de La Fortuna. Dos caras igualmente atractivas cuya combinación perfecta nos sumerge en la propuesta turística típico de Centroamérica.

 

Vibrante capital

 

No faltan razones para dedicar al menos dos días al recorrido de la principal ciudad de Costa Rica, San José. Su Mercado Central ofrece una rápida perspectiva de la gastronomía local, no solo por la peculiaridad de frutas y pescados despachados en sus puestos, sino por la posibilidad de probar pequeños platos tradicionales como su omnipresente gallopinto (arroz con frijoles), los ceviches, la olla de carne, el casado (plato completo con arroz, carne, frijoles, plátano y ensalada), los tamales o el pejibaye. Si lo que buscas es artesanía local, el cubierto Mercado de Artesanos reúne puestos con tallas de madera, máscaras, cerámica de estilo precolombino y cientos de recuerdos del país. Por la noche, una buena idea es dejarse llevar por la imaginación culinaria de sus bocas, pequeñas tapas servidas en cualquier cantina que se acompañan, generalmente, de cerveza. A la industrial Imperial se unen decenas de cervezas artesanales elaboradas por pequeños productores de altísima calidad, por lo que la oferta es amplia y variada. Para una cena más pausada, el bello barrio de Escalante es el lugar perfecto.

 


 

 

 

Agenda

 

[Img #15069]San José

Comer

Paseo de La Luz. Degustación de platos y bebidas en el barrio Escalante. Una cerveza en Beer Factory a la cocina vegetariana de Rabi, pasando por el producto criollo de Agüizotes.

Costa Rica´s craft Brewing Company. Cervezas artesanas.

 

Garabito

Dormir

Los Sueños Resort & Marina. Condominios en alquiler de absoluto lujo en plena Playa Herradura. Magnífica restauración.

Macaw Lodge. Pequeño eco-resort en el bosque de los Cerros de Turrubares.

Villa Caletas. Hotel boutique de lujo. Impresionante entorno selvático.

 

Comer

El Pelícano: magnífica sopa de pescado en ambiente familiar. Productos de su finca orgánica. Green Room: ambiente moderno con buena cocina informal. Juanitas: Perfecta coctelería. El Hicaro: cocina local con cierto toque innovador. Preciosa puesta de sol. Ti Ko Restaurante: vistas impresionantes muy cerca de la cascada.

[Img #15065]

Puntarenas

Dormir

Hotel Puerto Azul. Modernas instalaciones y buenas vistas.

 

Comer

El Jorón: mariscos y paellas frente al mar. Hotel Tioga. Cocina china fusionada del chef Ghung San, Shrimp Shack: buenas vistas al estero desde una casona colonial. Cocina con inquietudes y buenos resultados. Aldea de los Mariscos: mariscadas a buen precio. Isla Coco´s Bar &Grill: desenfado y live music.

 

La Fortuna

Eco-termales La Fortuna. Aguas calentadas de forma natural por el corazón del Volcán Arena. Un lujo sensorial.

 

Dormir

Hotel The Springs Resort & Spa. Un cinco estrellas con vistas al paraíso.

 

Hay que probar

Los cafés de Tarrazú y de San Gerardo de Dota, los jugos de frutas, solos o combinados con el destilado nacional Guaro Cacique y los chocolates de la marca Britt.

 

Más información en Visit Costa Rica

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress