Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email

YO NO SOY MUY. O sí…

Autor: Sir Cámara
Miércoles, 12 de diciembre de 2018

Yo no soy muy propenso a dejarme llevar por la inercia, por esa capacidad natural para alterar un estado de reposo o movimiento que sólo los más elementales y sinceros instintos son capaces de alterar. Yo no soy muy de ruido sistemático, no soporto ni la batucada ni los absurdos ritmos y letras de los villancicos.

 

Yo no soy muy partidario de mostrar en público mis preferencias, ni gustativas ni emocionales; pero parece que se empeñan, desde la inercia de la memoria, en que por estas fechas lo hagamos, aceptemos o no lo que llaman tradiciones, eso que transmiten los ritos y costumbres,  eso  que llega a cobrar una dimensión real de los valores culturales.

 

Yo no soy muy de relacionar a los langostinos con los emotivos argumentos que se supone guían las fiestas navideñas. Yo no soy muy propenso a rascar una botella de anís con una cucharilla, salvo que su contenido descanse en mi estómago. Yo no soy muy de anís, ni siquiera soy propenso a los arranques musicales repentinos… Y eso que una vez estreché la mano al doctor Álvaro de Castro, de Ourense, que toca el piano de maravilla; una clara demostración de que ciertos valores no se transmiten a lo bobo.  Y volviendo a la esencia que nos sustenta, los vinos y la gastronomía, debo decir que yo no soy muy de esos vinos, repentinos y sobrevalorados, de los que no se paga ni la materia prima ni el esfuerzo de su elaboración; sólo el márquetin y el diseño de la etiqueta. Yo tampoco soy muy de soportar lo insoportable, sea de la naturaleza que sea, sólo porque me lo indique el calendario. Yo no soy muy de la inercia bolinga para justificar una repentina y desmedida euforia navideña. Más bien soy de los que consideran que cualquier día es bueno para echar un trago, o los que te inspire el ánimo y la compañía ya que beber a solas me parece un sinsentido. Nunca se vio a Robinson Crusoe borracho…

 

Yo no soy muy de dulces por decreto, me gustan los que me gustan y rechazo aquellas cosas que no son plácidos y sinceros recuerdos de infancia en las emotivas fiestas. Yo no soy muy de esas chocolatinazas que han pasado a engordar el repertorio básico y austero de los turrones amparándose en el formato y en su fecha de difusión. Yo no soy muy del turrón de salmorejo, del turrón a la barbacoa ni del guacamole de bellotas, dada la vinculación extremeña con la experiencia latinoamericana.

 

Yo no soy muy aficionado a subir los niveles de azúcar por decreto e impulsado por esa inercia, esa capacidad natural, que exponía en la primera línea. Yo no soy muy de aceite de palma ni de esos miedos más que fundados que nos meten con el cucharón de la legalidad. Yo no soy muy de esos refrescos, incluidas muchas cervezas, que llevan una horrible sobrecarga de azúcares añadidos que te tapizan la bóveda palatina y los cimientos de la lengua con un horrible y empalagoso dulcerío, sea Navidad o la festividad de los difuntos.

 

Ante este panorama sólo me queda decir, definitivamente, que yo no soy muy de los dulces más amargos, esos que luego se hacen reproches en las analíticas periódicas del centro de salud del pueblo. Me quedo con los dulces, perrunillas, bizcochos y tocinos de cielo de las monjas jerónimas de Trujillo (Cáceres) por si un día me retiro y me dan cobijo en sus fogones. Que, digo yo, no parece que lleven barbaridades para entrar  en esa gloria bendita  que pregonan en ambulancia. Aunque yo no soy muy de monjas. O sí… Al menos para las perrunillas.

Pues eso

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress