Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Mente clara

Greg Lambrecht, el inventor de Coravin que ama la garnacha

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Aurora Blanco
Viernes, 4 de enero de 2019

Padre de dos hijos, se confiesa amante de las filigranas del Marco de Jerez, la Ribeira Sacra, las “excelentes garnachas de la Sierra de Gredos y las godello de Rías Baixas”. Pese a su invento, adora los sacacorchos.

Lambrecht aún gestiona una compañía médica (Intrinsinc Therapheutics) aunque el vino es su gran pasión. El planteamiento de Coravin parecía un truco de ilusionismo. ¿Cómo extraer el vino sin descorchar la botella, sin que penetre el oxígeno que menoscaba su calidad y dejar así el líquido listo y en perfectas condiciones para el siguiente servicio, así pasen días, meses o incluso años? El estadounidense Greg Lambrecht no es mago, sino cirujano médico y por ahí empezó a dar con el quid de la cuestión. Porque de su sapiencia quirúrgica nació Coravin, el primer dispositivo del mundo que extrae el vino sin necesidad de sacar el tapón. “He desarrollado terapias contra el cáncer, trabajando con agujas que penetran bajo la piel muchas veces sin dañar tejidos. Pensé que funcionaría igual para mi gran pasión: una aguja que penetrara y extrajera el vino sin que perdiera aromas o sabores”. En 2003 empezó, en el sótano de su casa, con un rudimentario prototipo. Tenía las agujas y controlaba la presión (con gas argón), pero aún no anduvo cerca. Diez años después –y tras muchos otros de catas con amigos testando el gadget– llegó la patente Coravin. La aguja entra y sella el corcho en su camino de retorno. Se inclina la botella y el vino se vierte en la copa, suavemente. “It’s magic!”, proclama Lambrecht.

 

La empresa de la que Lambrecht es “inventor, fundador y director ejecutivo” levantó una ronda de financiación de 60 millones de dólares para ser creada, un montante similar al de algunas de las grandes tecnológicas. Hoy día tiene presencia en 60 países, si bien su principal mercado sigue siendo EEUU: California, New York, Florida y Texas. “En mi país ha tenido éxito porque Coravin ha revolucionado la manera de tomar vino”, arguye.

 


 

[Img #15522]Eureka

 

La génesis de Coravin surge de la necesidad de compartir. La mujer de Greg quedó embarazada (de nuevo) en 1999 y dejó de beber (de nuevo). “La de 750 ml es una fantástica cantidad para ciertas ocasiones, pero no para todas. Muchas veces durante la semana solo tomas una copa un día. Quería poder probar y guardar para después todas esas botellas de vino que me regalaban mis colegas médicos en mis viajes por el mundo”, rememora. 

 

¿Adiós abridor?

 

A bote pronto, pudiera parecer que Coravin fuera enemigo de sumilleres y camareros, que dirían adiós a la liturgia del descorche y al perfume que desprende el tapón (primer chivato volátil de la calidad del vino). Pero nada más lejos de la realidad. Grandes restaurantes y bodegas están encantadas con el invento, ya que pueden ampliar su carta, añadir nuevas referencias y servir ilustres y onersosos vinos por copas.

 

[Img #15521]Del café al vino

 

Coravin, Inc. es una empresa privada ubicada en Burlington, Massachusetts (EEUU), a escasa media hora en coche de Boston. El CEO de la compañía es Frédéric Lévy, que hasta 2015 fue presidente de Nespresso North America. Desde septiembre de 2014, Coravin Europa tiene sede en Ámsterdam (Holanda), desde donde se articula la expansión al resto del continente. También cuenta con oficina en Hong Kong para dar cobertura a Asia, Pacífico y Australia.

 



 

 

 

Una familia que crece

 

[Img #15520]Cinco años de brindis

 

Ha cumplido un lustro de edad y desde el principio, Coravin no ha parado de innovar. Al Model 8 le siguió el Model One, el Model Two y el Two Elite (y su gama colorista). Este pasado verano ser presentó el Model 11, el primer sistema automático y conectado, que aúna vino y tecnología a través de Bluetooth. El pack, que incluye aireador, seis cápsulas, seis tapones de rosca, estuche de transporte, base metálica y cable USB, cuesta alrededor de 1.000 euros.

 

[Img #15523]Resto de panoplia

 

A los diferentes modelos se unen diversos dispositivos complementarios a Coravin, como el aireador, el tapón de silicona, o los kits de agujas, que redondean y mejoran la experiencia del winelover. Coravin obtuvo el Premio al diseño y a la innovación tecnológica en Madrid Fusión 2015. Un aviso: este revolucionario invento no funciona con espumosos (y la mujer de Greg solo bebe champagne) ni con corchos de plástico puesto que no se resellan al extraer el dispositivo.

 

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress