Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Bien cocinado

Torreznos, la delicia humilde de la que todos hablan

Autor: Teresa Álvarez. Imágenes: Aurora Blanco
Miércoles, 23 de enero de 2019
Noticia clasificada en: Restaurantes en Cuenca

Comenzamos con esta sección un recorrido sabroso por algunos platos irrenunciables de nuestro recetario y aquellos lugares donde, ya sea siendo rigurosos con la tradición o añadiendo toques creativos, hay que ir a probarlos sin falta.

[Img #15638]Hay lugares que merecen la visita por la magistral manera de elaborar un plato. Sitios sencillos, desconocidos y también lujosos o mediáticos. Buscando esta excusa gourmet nos acercamos hasta Tarancón, en Cuenca. Un punto que dista escasos 100 kilómetros de la capital y que “pilla” muy a mano en el camino hacia la costa levantina. Allí descubrimos Essentia. Un espacio cuidado, algo pretencioso, pero bien decorado y muy amplio. Sorprende. Y mucho. Pero cuando uno se acerca a su barra o se decanta por el elegante comedor descubre que en los fogones y, sobre todo, en el producto hay mucho más que intenciones. Cámara propia de maduración de carnes, cortador de jamón en sala, 35 tipos de queso y, sobre todo, unos inimaginables torreznos de panceta ibérica. Crujen por fuera, son tiernos en su interior, todo lo ligeros que se pueda imaginar. Maduran el producto en cámara con amor, se hornea media hora a 168º de temperatura y se fríe en el mejor aceite de oliva para que el “churruscado” quede perfecto. Una delicia inigualable.

 

Essentia: Avda. de Adolfo Suárez 20. Tarancón. Cuenca. Tel.: 969 32 23 97. Menú degustación, 55 €.

 


 

Con poco tiempo

 

Para un momento informal, el gastrobar es una buena idea, con tapas como croquetas de morteruelo, el bao con torreznos y, por supuesto, sus cervezas, que gracias al sistema duotank permiten esa presión natural que aligera su textura en boca. En la cocina demuestra su maestría un manchego de 26 años, Antonio Navarro, formado en Las Rejas junto a Manuel de la Osa, y en el Club Allard en la etapa de Guerrero. Ante sus fogones, el reto de dar de comer a más de 80 plazas, salones de eventos y una barra muy activa.

 



 

 

 

Nos gusta

 

Su cocina manchega con platos como el morteruelo casero típico de Cuenca elaborado con hígado de cerdo y carnes de caza especiadas o los zarajos de Tarancón, tripas de cordero lechal enrolladas en sarmientos.

 

Sorprende

 

Su buen manejo de las carnes y sus asados, con una oferta que va desde la clásica paletilla asada, la pierna rellena de castañuelas de ibérico y el cochinillo, con su careta crujiente o su costillar confitado.

 

Sus vinos

 

El restaurante demuestra atención a los vinos de las D.O. La Mancha y Uclés.

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress