Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
En la costa dálmata

Dubrovnik, gastronomía a escena, suculento decorado

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Archivo y Oficinas de Turismo de Dubrovnik y Croacia
Jueves, 31 de enero de 2019

A Dubrovnik muchos viajeros acuden seducidos por sus playas encantadoras, sus aguas cristalinas y su atractivo acento mediterráneo. Pero es el momento de viajar hasta esta ciudad croata, también por su cocina.

Por su arte bizantino y veneciano y su piedra caliza la conoceréis. Dubrovnik es destino mundial de cruceristas fugaces, espeleólogos de series (aquí se han rodado múltiples secuencias de la ya legendaria Juego de Tronos), hordas asiáticas de lo más aplicadas y parejas acarameladas en busca de aguas cristalinas y románticas. Una ciudad bellísima, plácida y con 1.940 metros de muralla peatonalizada, que trasluce cierta sensación de tramoya o decorado y que redobla su atracción hacia el visitante ahora que el país donde se aloja casi gana la pasada Copa del Mundo. A toda esta ecuación turística se le ha de sumar la argamasa de la felicidad, o sea, la gastronomía. Nadie puede negar que la influencia italiana es alargada, pero también hay ecos de la escuela vienesa, de la sabrosidad húngara, de la encrucijada musulmana. Dubrovnik es una vieja dama que perteneció a la Serenísima República de Venecia, así que anda elegantemente arropada para festines. Viste una cocina en progresión, con margen de mejora en sus konovas (restaurantes de litoral), sustentada en frutos de mar, panadería, vinos y quesos de calidad y buscando un identidad que se ha desdibujado por un zarandeo histórico que aún colea.

 


 

[Img #15724]Totémica Peka

 

Carne de ternera, cortada en dados, y asada junto a vegetales como cebollas, zanahorias y patatas. La receta se llama peka debido a la bóveda (estilo tajin) que provoca la convección del calor en su interior. La conexión turca y alauita es innegable. La peka es quizá la receta más emblemática de este litoral, un plato festivo y multitudinario que cocinan de rechupete los restaurantes gobernados por chefs locales que hayan mamado cierto abolengo territorial. 

 

 

[Img #15725]Plato en alza

 

Otra creación con cierto vuelo es el kopun (capón, gallo castrado) que algunos restaurantes preparan con miel, granos de maíz y naranjas amargas (de naranjos y limoneros está el país lleno). En casi todos los restaurantes con criterio identitario ofrecerán ensalada de pulpo y calamar relleno y la pašticada de carne de res (estofado con ñoquis). Y los sporki macaruli (macarrones sucios) son una pasta con, digamos, ropa vieja, tomate, canela... y un aspecto que justifica su nombre.

 

 

 

 

 

[Img #15723]Ostras soberanas

 

Juran que el emperador austriaco Franz Josef se pirraba por las ostras de la bahía de Mali Ston, a pocas millas de Dubrovnik. La sapidez de su carne se debe al cóctel alimenticio que ingiere y la bonanza de las corrientes, repletitas de nutrientes. En muchos rincones de Dubrovnik despachan este bivalvo (restaurantes con marchamo de guía roja), además de ensaladas de cefalópodos varios, anchoas y moluscos, quesos de Pag y risottos negros con tinta de calamar.

 

 

[Img #15722]Gran festival

 

Cuando llega el otoño, el Good Food Festival de Dubrovnik recurre a la potencia escénica de la ciudad para solaz de turistas y locales. Dentro de 10 días de catas, showcookings y ponencias, el día culminante gastronómicamente hablando, tiene lugar en domingo como colofón al certamen. A lo largo de la infinita Stradun se despliega la Dubrovnik Table, una kermesse donde hoteles y restaurantes, panaderos, pasteleros y proveedores ofrecen lo mejor de sus respectivas casas. El placer gastro reconforta doblemente: los réditos de este evento se destinan a la beneficencia.

 

 

Vinos de isla

 

Esa franja de costa entre Dubrovnik y Split resulta inmejorable para la elaboración de tintos por su influjo mediterráneo, la bonanza climática y la maduración que confiere a las uvas. El cultivo de la vid en Croacia se remonta a la antigua Grecia y a la Roma imperial, pero fue en la Edad Media donde se asentó gracias a la orden cisterciense. Las cepas croatas solo radican en 40.000 hectáreas de cultivo y las calidades se califican, de menor a mayor excelencia, en C, B y A. Entre lo catado destaca sobremanera la bodega Ahearne, que trabaja con tino la variedad tinta plavac mali, la más extendida en la costa dálmata. Nace del sabio conocimiento de Jo Ahearne, una reputada Master of Wine del país y con un afán divulgador encomiable. Mucha mineralidad en sus viñas de la vertiente sur de la isla de Hvar, municipio turístico y portuario con un agua tan prístina como la vecina Split o la isla de Korcula, cuna del viajero más recordado de la Historia: Marco Polo. De Ahearne apenas viajan fuera de la isla 4.000 botellas de este interesantísimo vino con notas acholatadas y mentoladas.

 

 


 

 

 

 

Delicias navideñas y postres ricos

 

 

 

[Img #15726]La Ruta del Bacalao

 

En cooperación con los restaurantes de Dubrovnik, la Oficina de Turismo de la ciudad organiza tradicionalmente las “Jornadas del Bacalao” como parte del rico programa del Festival de Invierno. Junto con las rosquillas de prikle y los higos secos, el bacalao descolla como una de las delicias tradicionales (especialmente en Navidad). Este pez tan septentrional goza de gran predicamento y se prepara en salsa blanca o roja, y en elaboraciones como la sopa de crema de bacalao, el paté o las hamburguesas.

 

 

 

[Img #15721]Broche de postín

 

Si no lo encuentras en la mayor parte de los restaurantes, cualquier familia de Dubrovnik estará encantada de elaborar al visitante una rozata. Este flan tiene su propia etimología, y proviene de rozalin (licor de rosas), que confiere al postre su fragancia floral. Su origen se remonta a la época de dominio de la Serenísima República de Venecia, cuando se le conocía como “el pudín del fraile”. Una delicia.

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress