Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Esplendor en Burdeos

Jean-Paul Bignon, corazón de Médoc en Château Talbot

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Arcadio Shelk
Martes, 26 de marzo de 2019
Noticia clasificada en: Vinos franceses

Jean-Paul Bignon no es viticultor sino abogado, y desde 1985, marido de Nancy Cordier Bignon, miembro de una de las sagas más afamadas del Médoc y albacea de Château Talbot desde el fallecimiento de su cuñada Lorraine en 2011.

En los 80, el suegro de Bignon vendió todas las bodegas menos Château Talbot, la más antigua y la de mayor valor sentimental. Jean-Paul hoy apoya en la gestión de la bodega y viaja alrededor del mundo proclamando sus bondades en honor a los antepasados de su familia política. Con la ayuda del enólogo Eric Boissenot y del consultor Stéphane Derenoncourt, Nancy y Jean-Paul Bignon, quienes llevan las riendas de la propiedad y el viñedo, buscan la máxima autenticidad y armonía para sus vinos.

 

Es canosa cabeza pensante y formidable relaciones públicas, originario de Picardy y copropietario por cuestiones de matrimonio de uno de los vinos más emblemáticos de Saint-Julien, en pleno Médoc. Recaló por Madrid y mantuvimos charla y sesión de fotos en las entrañas de la tienda estandarte de Lavinia, en pleno barrio de Salamanca. En la distancia corta nos hallamos ante un hombre cabal, diáfano, de plática estupenda y modales intachables. “Magnífico lugar y magníficos vinos”, señalaba Monsieur Jean-Paul Bignon tras un almuerzo ligero regado finalmente con una charla deliciosa acerca de sus vinos que llevan el augusto e histórico nombre de Château Talbot. “Yo quizá tenga un perfil diferente al winemaker al que se está acostumbrado, porque soy un hombre de leyes ligado al vino a través de la familia de mi esposa, los Cordier. Durante dos siglos Château Talbot perteneció al Marqués de Aux y desde 1916, a la saga”, detalla. Monsieur Bignon se enorgullece de la nueva bodega, de 2500 metros cuadrados y con unas columnatas de siete metros de altura cual bosque de hormigón, si bien él distribuye equitativos méritos. “Yo solo soy el eslabón de una cadena de siglos”, apostilla.

 


 

Enclave único

 

Château Talbot cuenta con 110 hectáreas de un solo viñedo en el corazón del municipio de Saint-Julien, una denominación excepcional y un terroir como hay pocos en Médoc. Se ubica en el estuario de la Gironda, sobre la grava aluvial que el Dordoña arrastra desde el Mazico Central y el Garona desde los Pirineos. Linda al norte con la denominación de origen Pauillac. La finca atesora una frondosa historia. Château Talbot se erige en medio de un marasmo de viñas, parques y arboledas. Su nombre tiene su origen en Connétable Talbot (nada que ver con aquella firma de automoción), conde de Shrewsbury, gobernador de Guyana, así como en un famoso comandante militar inglés del siglo XV. El viñedo de Talbot está situado en torno a su castillo y es el segundo en superficie de viñedo en Médoc.

 

 

Parcelas y precisión

 

La cosecha se realiza a mano. Este paso, crucial en la elaboración de un ilustre vino, es objeto de numerosas clasificaciones selectivas. La primera selección se realiza a mano en la planta; la segunda, cuando las uvas llegan a la bodega. Transportadas en cajas, las uvas son despalilladas y solo las bayas más impecables pasan por una minuciosa selección óptica o densitométrica. Este detallado trabajo artesanal y una estricta selección de parcelas confiere a los Talbot una gran pureza aromática y sutil precisión organoléptica.

 


 

 

 

Variedades con identidad

 

Insigne y elegante

 

Catalogado como Médoc Grand Cru Classé, Talbot ofrece unos tintos que son primordialmente de cabernet sauvignon (66% de la superficie cultivada), la variedad capital en Saint Julien. Un 30% se destina al merlot y un 4% al petit verdot. Las referencias tintas Chateau Talbot y Connétable son quintaesencia del Médoc: largos, sedosos, especiados y picantes, con unos taninos cómplices y con una indisimulada capacidad de envejecimiento.

 

 

Un blanco borgoñón

 

Georges Cordier, abuelo de los actuales propietarios, fue uno de los primeros en replantar vino blanco en Médoc en los años 30. Con una mayoría de sauvignon blanc y un toque de sémillon, la marca Caillou Blanc –blanc de blancs seco– se cría sobre sus lías y se remueve a la manera de Borgoña. El vino se despliega muy aromático, con una personalidad viva y una identidad realmente marcada que se encuentra una y otra vez en todas las añadas desde 2011.

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress