Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Enólogo y director técnico

Félix González, Bodega Matarromera en clave de viña

Autor: Raquel Pardo. Imágenes: Archivo
Viernes, 14 de junio de 2019

Este enólogo vallisoletano de 60 años, curtido en laboratorios enológicos, es el responsable de los coupages de los vinos que se elaboran en cada una de las nueve sedes del grupo Bodegas Familiares Matarromera.

Matarromera cuenta con sedes repartidas por las principales denominaciones de origen de Castilla y León, incluyendo su último proyecto en Rioja. González comenzó a trabajar en la casa fundacional prácticamente desde su origen, y desde principios de los 90 ha visto crecer el grupo “desde que éramos dos personas hasta hoy, que somos 170”. El técnico es un apasionado de la viña y es ahí hacia donde centra su atención, buscando terrenos óptimos donde plantar nuevas cepas, “siempre con orientación sur y preferiblemente en ladera”. Los dominios de Olivares y Valbuena son algunos de sus favoritos, junto con “100 hectáreas muy especiales en Villanueva de Gumiel, con suelos calizos”. Aunque en la compañía se da mucha importancia al terroir, “no es nada fácil cuando se elabora un millón de botellas”. Tampoco pierde de vista al consumidor, quien manda en un mercado cambiante y al que hay que saber adaptarse, siempre con la tempranillo como bandera.


“Cuando comenzamos hace 30 años con Matarromera, no había un consumidor muy entendido, y apostamos por un perfil de vinos más comerciales, con mucha extracción, mucha barrica, una boca opulenta… Ahora nuestro carácter es más clásico, con evolución en el estilo de los vinos, con fruta más presente, más ligeros. Me gusta decir que los Matarromera son tan reconocibles como un Mercedes último modelo.”

 


 


Punto de mira


Félix González es un entusiasta de la caza, a la que dedica gran parte de su ocio. Patos, gansos y corzos son sus presas favoritas, que persigue en compañía de su esposa por lugares como México, Escocia, Hungría o Bulgaria. Sin embargo, como biólogo experto en aves, siente esa contradicción en la que “querría devolver a la vida cada pieza que cazo”.

 


 


[Img #16452]I+D continuo


Uno de los aspectos clave de Matarromera tiene que ver con la investigación continua, que, según González, entronca con el carácter inquieto de Carlos Moro: “Está siempre pensando en nuevos proyectos”, añade. Entre sus logros se cuentan los vinos sin alcohol, la reducción de sulfitos y, confirma el enólogo, se está investigando para “seleccionar levaduras propias que contribuyan a realzar la tipicidad”.

 

 

Con responsabilidad

 

El foco en la viticultura se está materializando, en palabras de Félix González, en la optimización de los riegos y una gestión eficiente del estrés hídrico de las uvas para lograr una mayor calidad, además de para gastar menos agua y respetar los acuíferos de la zona: “Somos partidarios de la viticultura ecológica, sin extremos; nos interesa el consumidor, pero sin descuidar el entorno y el campo”, arguye.

 

 

[Img #16451]Del vino, hasta los andares 

 

En Matarromera la diversidad de elaboraciones va más allá del vino, del que se producen desde variedades frizzantes a derivados sin alcohol, brandies, orujos y destilados. Además, existe una gama de extractos polifenólicos a partir de hollejos que la bodega ha desarrollado junto a Mario Sandoval y una línea de cosméticos con base en productos vitícolas. Completa la gama un aceite de oliva virgen extra procedente de variedades de aceituna de olivos propios.

 



 

 

 

Castilla y León en viña


[Img #16454]Por los suelos


El enólogo conoce bien las zonas donde se encuentran las bodegas del grupo. Aunque define su último proyecto en la D.O.Ca Rioja como “ilusionante”, ve mucho potencial en algunas zonas donde el conglomerado está presente, como Toro, una zona que ve “grande, aunque no termina de arrancar”, y la región de Santa Marta, en la D.O. Cigales, donde el suelo es mayoritariamente aluvial y ofrece tempranillos “minerales, serranos, diferentes...”, comenta.

 

 

[Img #16453]Modernos con historia


Aunque Carlos Moro comenzó el proyecto a finales de los 80 y lanzó su primer vino entrados los 90, ya con Félix al frente de la enología, las raíces del grupo se entrelazan con una tradición vitivinícola que se remonta a los antepasados de su fundador, hijo, nieto, bisnieto y tataranieto de viticultores, que tras recorrer sectores ligados a la industria alimentaria, se decidió a recuperar esa labor conformando una bodega cuyos vinos se reconocen en muchas mesas de España y en más de 70 países.

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress