Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enviar por email
Hasta la cocina

El jamón jamón

Autor: José Manuel Vilabella. Ilustración: Máximo Ribas
Domingo, 16 de junio de 2019

El jamón, pero el jamón jamón, ha ascendido a los altares de los poderosos. Ya es una exquisitez que se codea con el champagne, la trufa blanca y el caviar.

Lo exclusivo, lo que los pobres de pedir miran con aire atontolinado y la boca abierta cuando imaginan lo que comen los ricos de la tierra y que forma parte del imaginario colectivo, va cambiando según las circunstancias de cada país. Hubo un tiempo en España en que lo más apetecido era el pan blanco y el pollo asado y antes de la Guerra Civil, allá por el siglo XVIII, los tatarabuelos de los mismos pobres soñaban con la olla podrida, desmesura gastronómica puesta en pie por el ingenio español que siempre se basa en el exceso. Pero, ¿qué comen los ricos de verdad y en la intimidad? Huevos fritos con patatas, verduritas a la plancha, ensaladas multicolores y ellas, las hermosas de la revista ¡Hola!, apenas nada; se alimentan del humo de la estética, de las privaciones de la esbeltez, de las hambres del régimen. ¡Qué duro es ser rico! No saben ustedes los sacrificios que tenemos que hacer los poderosos para mantenernos en forma y lucir esta figura y esta cara que algún día devorará la gusanera.


No merece la pena ser rico por casa, pero les recomiendo que consigan el dinero poco a poco; que empiecen siendo pobretes, alcancen el estatus de la clase media y desemboquen en la riqueza del constructor de éxito. Ese señor grosero sí que lo pasa bien. Pero, fatalmente, solo al principio. Se lanza sobre la piscina del marisco desde el trampolín del deseo. Hace el amor con gula y come de forma lujuriosa, trastoca los pecados capitales y se cisca alegremente en las convenciones sociales y descubre y valora, cuando llega al hartazgo del paleta, las sutilezas del vino y la cocina de autor. El ser un nuevo rico tiene también sus miserias cuando se percata de que entre los ricos por casa, los viejos ricos, es un don nadie, un pelanas. El síndrome del advenedizo es el peaje de los que hablan con faltas de ortografía. ¿Qué le falta a este caballero? Normalmente la cultura general del bachillerato, la desmemoria que dejan los 2000 libros que nunca ha leído y que jamás leerá. Y él, que era un sujeto feliz, siente el complejo del marginado, del desclasado. Sus iguales ahora le aburren, le parecen obscenos, le avergüenzan. Lo que de verdad le gusta son el potaje de garbanzos y la fabada con su compango, pero se refugia en la cocina de vanguardia y en los vinos franceses. Visita a uña de caballo los tres estrellas Michelin e incluso los dos estrellas. “Viaja”; ya te lo decía tu abuela: “El viajar ilustra, Manolo”. Lo hace para contarlo y forma, asesorado por un esnob, su fabulosa bodega, la vinoteca a la que dedica horas de estudio. A los dandis este esfuerzo nos produce ternura y los solemos adoptar; los acogemos como el que adopta a un gato callejero y le enseñamos a comer y a beber. Y no le cobramos nada, lo hacemos por caridad; es nuestra obra de misericordia. No eructes y cuídate de peerte en los banquetes de las gentes distinguidas. Todos sabrán que eres tú el infractor. Y no pidas perdón, ni te pongas rojo, disimula. Ya sé que no te gusta, que es una mierda, pero acostúmbrate al caviar y al champagne, repudia el foie, utiliza la trufa blanca; que no te duela el precio. Tu obligación es ser espléndido y, coño, deja el choped y dedícate al jamón, pero no al serrano. Para eso está el ibérico, el jamón jamón. No repares en gastos y pide el mejor del mundo. El jamón Joselito.

 

Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress