Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Sabor Noruego

Trondheim, el templo para una gastronomía sostenible

Autor: Mayte Lapresta. Imágenes: Arcadio Shelk
Viernes, 26 de julio de 2019

La tercera ciudad de Noruega, a orillas del caudaloso río Nidelva y en la región agrícola más potente del país, es un atractivo destino gourmet, con pintorescas casitas de madera, espíritu ecológico y ambiente universitario.

Es junio y hace calor. el sol prácticamente no se oculta por el horizonte y los estudiantes aprovechan los días luminosos para vivir a tope la ciudad. Los restaurantes están llenos hasta altas horas de la madrugada, las calles repletas de bicicletas. Así de brillante y viva se nos muestra Trondheim.

 

[Img #16609]Capital de Noruega hasta 1217, la tranquila y casi peatonal ciudad de Trondheim ha pasado desapercibida entre las imponentes bellezas naturales de este país nórdico. Quizás por ello, el turista que escoge una parada en esta pequeña ciudad se siente especialmente afortunado: es uno de los pocos privilegiados que puede desfrutar de una de las localidades más vibrantes, alegres, juveniles (acoge una de las universidades más importantes del país) y gastronómicamente relevantes de la fría península escandinava.

 

Fiordo y río

 

Sí, Trondheim no tiene nada que envidiar a su hermana Bergen. Tiene un mercado de pescado y recibe barcos a diario con materia prima marina espléndida. Naves que sortean la caprichosa costa llena de islas para adentrarse por el fiordo (el tercero más grande del país y el más famoso por su salmón) hasta arribar en el final del río Nidelva, repleto de salmones. Un puerto infranqueable, desde luego, pero en el que se ha desarrollado una economía fuerte durante siglos. Acredita su importancia la imponente catedral gótica, punto final del Camino de Nidaros, peregrinaje similar a nuestro Camino de Santiago. Construida sobre la tumba de San Olav, rey noruego y patrón del país, el Nidarosdomen data de 1070, aunque las sucesivas reformas y ampliaciones caminan por siglos más recientes. Muy cerca, el Palacio del Arzobispo, que hoy acoge diversos museos y exposiciones, como el de las joyas de la corona noruega. El mismo edificio ya merece en sí mismo la visita, con claros vestigios del siglo XII. Caminando por el centro, por calles exentas de coches, se atraviesa la residencia de la familia real, con un pequeño parque ahora abierto al público. Muy cerca el histórico hotel Britannia, hoy remodelado por completo, donde almorzar en cualquiera de sus excelentes restaurantes o disfrutar de su buffet escandinavo (donde estén estos banquetes de la abundancia que se quiten los brunch). Llegando al río se suceden los famosos almacenes de madera pintados en diferentes colores, muelles a los que se puede acceder a través del Puente Viejo, que conecta con el barrio de Bakklandet, todo peatonal. En este puente, bajo sus peculiares arcos, se besan los novios jurándose amor eterno.

 

[Img #16608]De paseo

 

Ya en el pintoresco barrio de Bakklandet encontramos quizás la zona más bohemia y chic de la ciudad. Allí se encuentran los pequeños edificios de madera de dos o tres plantas, todos ellos situados frente al casco antiguo. Nos cuenta un vecino que ese barrio estuvo a punto de ser destruido para construir una autovía. Por ventura no ocurrió y hoy es un hervidero de cafés, pequeñas tiendas y galerías de arte.

 

[Img #16612]Muy cerca se halla la zona de Mullenberg, final del siglo XVIII, ahora en boga, pero hace años destinada a trabajadores con pocos recursos. Un giro hacia la modernidad y recuperación de zonas antes deprimidas como la que se puede contemplar en Solsiden, antiguos astilleros clausurados en 1983 y hoy convertidos en restaurantes y tiendas de moda. Sin duda, la ciudad tiene muchas y buenas razones para seducir al turista, pero quizás el mayor de sus encantos está en la autenticidad de la comarca.

 

A tan solo 15 minutos del centro y durante el largo invierno, los habitantes de Trondheim tienen el esquí al alcance de su mano. La estación, abierta también en verano para practicar el senderismo, posee (cómo no) un restaurante muy interesante desde donde contemplar las pistas, Skistua, con la rompedora cocina de Thomas Wahlquvist.

 

[Img #16614]La comarca

 

Dedicando poco más de una hora a recorrer el fiordo hasta su salida al océano en el Coastal Express, el paisaje y las posibilidades de diversión dar un giro de 180 grados. Ahora el mar y la pesca son los protagonistas. Estamos en Hitra, en las casas de madera del hotel Ansnes Brygger. Desde allí saldremos en una lancha tipo zodiac con el chef y empresario Ola Sirus SKjåk-Braek a recorrer las calmadas aguas sorteando los miles de islotes que salpican el mar. Antes una mariscada interminable y las cervezas artesanales en Skuta, un interesante restaurante junto al hotel. A pesar de las altas temperaturas, el frío del agua obliga a embutirte en un traje protector. Empieza la aventura en busca de avistamiento del águila de cabeza blanca, recorriendo lugares como la isla de Sula donde conversamos con Ola Flyum sobre la pequeña isla y la vida en ella. Algunos marineros, artistas y escasos turistas habitan ese bello islote. La zona también tiene una vertiente agrícola interesante, con productores como Helgebostad, donde te ofrecerán espectaculares quesos.

 

[Img #16617]Si apuntamos justo en dirección contraria, hacia el interior de la comarca, el paisaje cambia por completo. Un bravo río salmonero nos lleva hasta Størdal. Allí nos espera Grete Sørebø, granjera y gran conocedora de los recursos de la zona. Ella vive con su marido Stein Sakshaug, su suegra y sus hijos en una bella granja histórica, Ersgard Farm. Allí acogen a los huéspedes como si fueran sus amigos. Y desde allí organiza toda una ruta que permita recoger los productos que formarán parte de la cena. La zona es la verdadera despensa de Noruega, con producción cárnica, tueste de café, queso, leche, panes, cerveza, huevos…

 

[Img #16610]Paramos a ver cómo cata café Kristian Helgesen, un periodista que lo dejó todo para retirarse a tostar grano al campo. Ahora el café de Langøra es todo un referente. En el edificio de al lado, Mikael Slettedal hace una magnífica cerveza que cría en madera de álamo. Bajo la marca Stolt ha ganado diferentes premios. La siguiente parada huele muy bien. Solvàr Reinsberg nos enseña cómo hace su repostería y sus panes. Pastel de almendra y de limón. Antes de ver la granja de animales Øfsti Søndre, de Arne y Marit, paramos a recoger la leche en un despacho automatizado… la tecnología contrasta en un lugar que parece anclado en el pasado. La tarde termina asando las magníficas salchichas de Øfsti y charlando con los granjeros. Una experiencia irrepetible que nos enseña, con honestidad, la vida dura y sencilla de las granjas noruegas y la calidad humana de una gente cercana, amable y cariñosa. Un añadido cerca de la ciudad que aportará un valor incalculable al viaje.

 

 



 

 

 

Agenda

 

Dónde comer

 

To Rom & KjøKken

 

Jovial bistró en pleno centro con cocina casera, servicio joven y dinámico y especial atención a los vinos. Bullicioso a pesar de la distancia entre mesas. Con acento especial en el pescado local, las elaboraciones están muy cuidadas y los sabores son puros y esenciales. Prueba su cóctel de cerveza artesana local, Kyoto, y así prescindes (por una vez) de pagar los tremendos precios de los vinos en Noruega.

 

 

[Img #16619]Fagn

 

Basado en producto orgánico de proximidad, este revolucionario restaurante galardonado con una estrella Michelin demuestra que merece al menos dos. En los fogones un joven y decidido Jonas Nâvik que presenta personalmente en sala muchos de sus platos. Elaboraciones singulares, propias, muy minuciosas. Demuestra pulcritud, cierto minimalismo y kilómetro cero. En definitiva, una cocina brutal, pero con mucho sentido común y responsabilidad social.

 

 

Dónde dormir

 

[Img #16615]Hotel Britannia

 

Hotel histórico (1870) de cinco estrellas, totalmente renovado. Con 256 habitaciones y 11 suites ofrece todos los detalles para una estancia de lujo. Lo mejor, sus puntos de restauración, siete espacios diferentes y apasionantes y sobre todo su impresionante bodega con más de 2800 referencias distintas y más de 15 000 botellas. En la cocina de su restaurante gourmet Speilsalen, el chef Christopher W. Davidsen.

 

 

[Img #16611]Hotel Scandic Nidelven

 

Creado en 2003 el hotel y situado junto al río, acoge uno de los mejores buffets de desayuno del país (galardonado 11 veces como “The Best Hotel Breakfast in Norway”). Locales y huéspedes comparten dos o tres horas bien dedicadas a disfrutar de esta sucesión de estaciones gastronómicas: panes, dulces, salmón, huevos, tés, zumos, waffles, zona vegana… Un hotel de diseño en un lugar estratégico.

 

 

E.C.Dahls Brewery

 

La fábrica de cerveza más antigua de la ciudad y la más popular a su vez es visitable y permite realizar catas de sus diferentes elaboraciones.

 

 

[Img #16620]Skistua

 

En pleno bosque, pero muy cerca de la ciudad, el jovencísimo chef Thomas Wahlqvist ofrece una cocina informal en plena estación de esquí. Sus famosas tablas llenas de productos locales y sabrosos terminan con formidables carnes a la parrilla.

 

 

Muy cerca

 

Isla de Hitra

 

Skuta

 

Mariscadas XL inolvidables y buena cocina de pescado. Un lugar para apuntar en la agenda. Allí mismo tienen su pequeña fábrica de cerveza artesana Skuta Pale. Pide que te preparen una cata.

 

[Img #16618]Ansnesbrygger

 

Si sueñas con dormir en una cabaña de pilares sobre el mar, éste es tu lugar. Magníficas vistas y opciones para familias o parejas. Enclave perfecto para safaris organizados desde donde conocer las islas.

 

 

Isla de Sula

 

Terna pub

 

Un sorprendente lugar en una isla perdida de Noruega. Tipo pub, su terraza se llena de buen ambiente todos los fines de semana. Ofrece una carta de pescados, mariscos y cocina informal.

 

 

Stjodal

 

Ersgard Farm

 

Maravillosa granja familiar que acoge en sus habitaciones a los afortunados huéspedes que se sienten como en casa. Es posible realizar diferentes actividades, congresos y disponen de salones. Indispensable dejar que te conquisten con su asado de cordero con frutos rojos del bosque. Como en casa, pero en plena campiña noruega.

 

 

Información turística: Visit Norway

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress