Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
En Daimús

Manuel Alonso para Casa Manolo, la lonja en el interior

Autor: Javier Vicente Caballero. Imágenes: Arcadio Shelk
Viernes, 9 de agosto de 2019

Aquel niño madrileño dice hoy que su identidad es valenciana. Indaga en sus registros, en el paladar mental, en su propia “saboroteca” basada y ceñida en climas y memorias. “El sexto sabor es la historia del producto”, opina.

¿Cómo este mozo serrano, nacido hace 48 años en San Lorenzo del Escorial, acaba siendo chef referente en la valenciana localidad Daimús con el mar como espejo e inspiración? “Mi trazabilidad es simple. Mis padres tenían el Mesón del Labrador, en El Escorial, pero nos mudamos en 1979 y tras gestionar un restaurante en la playa de Miramar acabamos aquí en Casa Manolo en 1985”, relata el cocinero, que en 2011 pasó de la sala a los fogones en su propia senda autodidacta. Desde su atalaya litoral avanza con regularidad. El mandil anudado. Y una luminaria Michelin en la entrada hace un lustro. Lejos quedan los arroces take away de su madre, las sangrías, las natillas y los pollos asados. Hoy, convertido ya en un gastronómico por el que merece la pena el viaje, Manuel Alonso dialoga con su horizonte marino, su ecosistema interior y la estacionalidad para ejercer de clarividente de la materia desnuda. Concibe su cocina como conceptual y extrovertida, francamente jovial. En su alacena, lonja de Gandía, dentón, gambas y cigalas, capellanes, sardinas, mero, pulpos secos, calamares, rapes, lubinas, arroces, galeras para fumés, cítricos, mogotes, callos, manitas, huerta ecológica, pato de albufera y un oceáno de luz. Todo se armoniza con crujientes, fondos, salsas y paisajes cercanos. “Un plato es una reflexión, si no, es un plato combinado”.

 

La taberna Matilde, la heladería Suau, la pollería Koroko, la brasería Fooc y el gastrobar Daily componen el portfolio de negocios con la firma de Manuel Alonso, que también supervisa un estupendo catering.

 

Passeig Marítim, 5. Daimús, Valencia. Tel.: 962 81 85 68. Precio medio: 90 €.

 


 

 

[Img #16634]Totémico

 

Sensacional en boca este rape encurtido en sal, con una emulsión de sus huevas, cacahuete y yogur. Uno de los platos que más loas levantó en el marco del celebrado Valencia Culinary Festival en el que se degustó.

 

 

 

[Img #16635]Gamba amb bleda

 

El crustáceo viene de Oliva, con licuado de acelgas; la gamba llega cruda con su aceite de pimentón, y su cabeza frita con dos tipos de almidones. Aluvión sápido que condensa a la perfección la bitácora de este marinero inquieto.

 


 

[Img #16638]Geografías

 

Confiesa Alonso que la ubicación del restaurante es una bendición envenenada. La esencia, la lectura y el discurso se fundamentan en esta localidad de Daimús, algo alejada de los radares gastro. “Pero tengo los amaneceres y mi cocina. Qué más le puedo pedir a la vida”. Casa Manolo, además, cuenta con terraza y tasca aledaña con mucha solera, barra y necesario desenfado.

 

 

Esas paellas de Dios...

 

Contradicción sangrante: la paella es una de la grandes embajadoras de la culinaria valenciana y, sin embargo, a los arroces secos les sienta fatal el viaje. “No puedes hacer una paella en Bolivia, como me pasó a mí, a 4200 metros de altitud, con un agua que cuece a 96,5 grados, donde no tienes tu materia, tus caldos... Al final, un arroz se basa en tres pilares: grano, fuego y caldo. Si uno de ellos se cae, falla todo. Dicho esto, nos cuesta sacarla por el mundo. De otro modo, es un arroz con cosas”, opina.

 

 

[Img #16639]Calculador

 

Asegura Manuel –así prefiere que le conozcan– que vive con el conflicto de alternar pasiones: a saber, cocina, sala y gestión. “Soy una tabla Excel andante, me encantan los números. Hay colegas que me llaman para preguntarme sobre ratios, mermas de producto, porcentajes, escandallos. Esta virtud la estoy donando. Esto no es lógico en un cocinero, me dicen. Por eso tengo una hoja de ruta hasta 2026, un collage dispuesto con todos los objetivos, con mis futuros cambios estructurales y gastronómicos. Porque hay que visionar,  visualizar y fechar. Ojo, tres soles o una segunda estrella son un deseo, no un objetivo”.

 


 

 

 

Articular esencias

 

[Img #16637]Menús y carta

 

Alonso vertebra su oferta a través de los menús Origen, Travesía y Manuel Alonso. El primero se compone de cuatro tapas, cinco platos y un postre al precio de 88 euros, maridaje incluido; el segundo se va hasta los 118, con cinco tapas, siete platos y dos postres; por último, el menú de autor son cinco tapas, ocho platos, gambar roja o cigala en costra de sal, prepostre y dos postres, que se tarifa a 148 euros. También da la posibilidad de comer a la carta.

 

 

[Img #16636]Garum y licuados

 

En la actualidad, Manuel Alonso enfatiza el protagonismo en la huerta. Obsesionado con el sabor y “el comer bien” pero con exhaustiva auditoría nutricional, anda metido en licuados de hortalizas para arroces y otros platos emblema, donde la proteína y el hilo conductor contenga a la verdura como altavoz, “que no sean meras guarniciones ornamentales”, explica. También coquetea con las posibilidades del garum y trastea con espinas de boquerón y caballa, miel, azúcar, soja. Los postres, su otra debilidad creativa a la que dedica cada vez más tiempos.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress