Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Dos enólogos españoles se hacen con el primer premio

Cata por parejas Vila Viniteca, ese preciado pódium

Autor: Raquel Pardo
Lunes, 11 de marzo de 2013

Cada vez más, esta cata, pensada para que los participantes se diviertan averiguando vinos del mundo en pareja, se consolida como una cita imprescindible entre enófilos.

Ayer se celebró en Madrid la sexta edición de la Cata por Parejas que convoca cada año la tienda de vinos barcelonesa Vila Viniteca. Creada por su propietario, Quim Vila, reunió en el Casino de la calle de Alcalá a 120 parejas, aspirantes a los 20.000 euros que componían el primer premio. El triunfo fue para dos enólogos, Roberto Santana y Alfonso Torrente, uno tinerfeño y el otro gallego, que lograron describir y averiguar las características de los siete vinos de la final con más precisión que sus contrincantes. Los segundos clasificados han sido los viticultores del Penedès Ramon Jané y Toni Carbó, y los terceros, los franceses Pierre Citerne y Didier Sanchez, el primero escritor y el segundo artesano, que repetían pódium tras haber ganado el primer premio en la edición inaugural de este certamen en 2008.

 

Con una gran expectación que colapsó la web de Vila Viniteca a los pocos minutos de haberse iniciado la reserva de plazas para el concurso, el premio convoca a amantes del vino de toda España y aspirantes internacionales, algunos de los cuales se entrenan durante todo el año para acudir a esta cita, que se celebra alternativamente en Madrid y en Barcelona. En esta ocasión ha habido diez parejas extranjeras y entre los finalistas solo se ha contado una mujer. Se vieron caras habituales en este certamen, una de las referencias entre los concursos de cata por la expectación que despierta y la dificultad que entrañan sus dos fases de degustación, en las que los participantes han de adivinar todas las características que puedan de los vinos que se presentan, incluyendo añada, región, variedades de uva y hasta marca de cada muestra. En la selección, pueden encontrarse vinos de cualquier parte del mundo, rarezas o vinos consagrados, por lo que la preparación que exige es muy alta y constante. Este año, a juzgar por algunos de los participantes habituales, el nivel ha ido en aumento, y cada vez se hace más difícil superar la primera fase de cata, los primeros siete vinos. Solo diez parejas pasan a la segunda, y de ellas los más precisos en sus descripciones son los que ganan uno de los tres premios, que reparten en total 30.000 euros.

 

En esta ocasión, las muestras que componían la primera etapa de la cata fueron: Egly-Ouriet Brut Tradition Gran Cru (AOC Champagne); Nun Vinya dels Taus 2011 (DO Penedés); Kistler 2008 Vine Hill Vineyard Russian River Valley (California); Trapet Gevrey Chambertin 1er. Cru AOC 2010 Jean & Jean Louis Trapet (Borgoña, Francia); Ataúlfos 2010 Jiménez Landi (DO Méntrida, Toledo); Barolo 2000 Cerequio Roberto Voerzio La Morra (DOGC Barolo, Italia); y Tokaji Aszú Eszencia 2000 Château Dereszla (Hungría). Y los vinos de la segunda fase fueron: Llopart Brut Nature Reserva 2009 (Denominación Cava); Pierre Morey Meursault 2009 (Borgoña, Francia); Zárate Tras da Viña 2009 (DO Rías Baixas); Gaba do Xil Mencía 2009 (DO Valdeorras España); Ata Rangi Martinborough Pinot Noir 2009 (Nueva Zelanda); Charme 2008 Niepoort (DOC Douro,Portugal). Oloroso Tradición, Bodegas Tradición (DO Jerez, España).

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress