Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Campaña del MAGRAMA

Más alimento, menos desperdicio

Autor: Redacción
Martes, 2 de abril de 2013
Noticia clasificada en: Gastronomia española

El Ministerio de Agricultura anuncia una estrategia para limitar el desperdicio de alimentos, que en Europa supone 179 kilos por habitante al año.

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha presentado hoy la estrategia “Mas alimento, menos desperdicio”, una serie de medidas aplicadas en distintos ámbitos y sectores del proceso de elaboración alimentaria para limitar la pérdida y desperdicio de los alimentos. Actualmente, la Comisión Europea estima que cada año se pierden 89 millones de toneladas de alimentos, unos 179 kilos por habitante, lo que supone entre el 30 y el 50% de los alimentos sanos. Y no es solo una parte de la cadena alimentaria la que provoca estas pérdidas, sino que se producen desde la producción en el campo hasta la elaboración del producto, envasado, transporte, compra y en el propio hogar, además de restaurantes y comedores. El Ministro ha aportado un dato para comparar: se desperdicia en los países ricos una cantidad similar a la producción alimentaria neta del África subsahariana.

 

Lejos de anunciar una política intervencionista, el ministro ha anunciado que la estrategia se llevará a cabo con acuerdos voluntarios con distintas partes y recurriendo a la autorregulación. Pretende involucrar, ha dicho en rueda de prensa, “a todos los sectores de la sociedad”, incluyendo Administraciones, empresas y otros operadores alimentarios.

 

La nueva estrategia tendrá cinco áreas de actuación: realización de estudios sobre cómo y dónde se desperdician alimentos, que se puedan comparar con las prácticas en otros países (el ministro ha citado colaboraciones esenciales con agentes como la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas, la Federación Española de Hostelería y Restauración o las Organizaciones Agrarias de Productores); elaboración de guías de buenas prácticas destinadas a agricultores y empresas, profesionales minoristas y mayoristas, que se completen con campañas para consumidores y en centros escolares; revisión de normas que incidan en el desperdicio de alimentos, como aquellas que impidan la reutilización o valoración de alimentos desechados, o la indicación en cada caso de la fecha de caducidad o consumo preferente (como acaba de aprobarse para el caso de los yogures, cuyo etiquetado con fecha de caducidad o consumo preferente queda en manos del operador) ; cooperación con otros agentes de la cadena para incentivarlos a autorregularse y a tomar sus propias medidas para reducir el desperdicio. Arias Cañete ha incluido en este punto los acuerdos con los bancos de alimentos para maximizar la redistribución de los alimentos que se desechan, además del fomento de los canales cortos de producción; desarrollo de nuevas tecnologías para luchar contra el desperdicio, mejorando la eficiencia al aprovechar los productos.

 

Se creará una comisión de seguimiento con el propio Ministerio y otros actores implicados que se reunirá esta misma semana y que supervise la marcha y resultados de la estrategia.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress