Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
La feria de referencia mundial en vinos nobles

Vinoble vuelve a respirar

Autor: Raquel Pardo
Jueves, 6 de febrero de 2014

Madrid, 6 de febrero de 2014- El próximo mes de mayo se celebrará en Jerez la octava edición de Vinoble, que no tenía lugar desde 2010.

Jerez volverá a ser la capital mundial de los vinos nobles, dulces y generosos los próximos 25 al 27 de mayo en una nueva edición de Vinoble, la primera desde que se interrumpió su trayectoria debido a la crisis. La del año 2010, comisionada por el ex Master of Wine Pancho Campo, no tuvo continuación en 2012, pese a la voluntad del profesor universitario y amante de los vinos de Jerez Jesús Barquín, quien puso todo su empeño en congregar a la elite del vino mundial con un presupuesto reducido por el propietario de la feria, el Ayuntamiento de Jerez. No pudo ser y finalmente Vinoble se detuvo, pero este año la empresa asturiana Gustatio ha puesto en marcha de nuevo el proyecto con un presupuesto muy inferior al del resto de ediciones, ya que ronda los 74.000 euros (incluido el IVA, aclaran desde la organización).

 


Eso no le ha quitado la ilusión por hacer brillar al encuentro jerezano a su nuevo comisario, David Fernández Prada, quien afirmó durante la presentación de esta edición, en la pasada feria de Enofusión, que “recuperar un evento como Vinoble nos emociona a todos”. El comisario se muestra confiado en que “será una gran edición” pese al notable recorte, una reducción que provocó en 2008 la renuncia de su creador, Carlos Delgado, como comisario, quien se negó a seguir realizando una feria con menos del medio millón de euros con que se presupuestó la de ese año. En 2010 fue la última entrega que tuvo ayuda de la Junta de Andalucía (que aportaba dinero desde 2006) y que comisarió Pancho Campo, quien pese a su intención de repetir, no logró hacer nada más que esa edición. La feria languidecía y Barquín tomó un relevo que resultó infructuoso, pues los menos de 50.000 euros con los que se contaba finalmente no consiguieron sacar adelante un encuentro que ha llegado a costar dos millones, y que ha perdido dinero casi todos los años, exceptuando 2010 (la edición de Campo). Pese a que económicamente Vinoble no ha sido rentable, sí ha ocurrido todo lo contrario en términos de imagen y prestigio, ya que Jerez se colocó gracias a ella (y a sus magníficos vinos) entre las capitales vinícolas mundiales.

 

Vinoble en un Alcázar renovado
Es precisamente este año, cuando Jerez ha sido escogida Ciudad Europea del Vino, cuando Vinoble resucita en las manos de la empresa asturiana y su comisario. Para darle nuevos bríos, se está rehabilitando el Alcázar de Jerez, sede habitual del encuentro, y cuatro Masters of Wine, entre ellos el español Pedro Ballesteros, han confirmado su asistencia, así como representantes de más de 20 países, confirma Fernández- Prada. Entre las actividades de la feria, se ha adelantado que se dará importancia a la gastronomía, así como a los vinos de Oporto y del Veneto italiano. También se hablará de la importancia de la solera en el champán y de los sistemas de elaboración del vino de Jerez.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress