Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
El nuevo catador de Robert Parker

Neal Martin

Autor: Juan Manuel Ruiz Casado
Lunes, 19 de noviembre de 2012

Es el nuevo catador contratado por el gurú vinícola Robert Parker para encargarse de puntuar los vinos españoles. Tras un comienzo algo atropellado por la salida de su antecesor, Neal Martin se confiesa aficionado a los riojas clásicos.

Quien tuviera esperanzas de que las aguas de los vinos españoles fueran a calmarse, tras la polémica salida de Jay Miller de The Wine Advocate, estaba muy equivocado. El aterrizaje del nuevo hombre de Robert Parker en nuestro país, Neal Martin, un inglés de poco más de cuarenta años, no ha podido ser más destemplado. Y eso que el carácter de Martin parece cualquier cosa menos estridente. Unos cuantos minutos de observación bastan para llevarse del responsable de examinar vinos españoles para Parker la imagen de un profesional tímido, tal vez algo introvertido, seguramente meticuloso, y nada amigo de recrearse en la suerte de los medios de comunicación. Ni le gustan las fotos ni las preguntas incómodas. Así que mejor enterrar aquel juicio del joven catador, emitido hace años y rescatado para la ocasión, que no dejaba precisamente en buen lugar a los vinos españoles. ¿Quién dijo que a Neal Martin no le gustan nuestros vinos?

 

Lo que sucede es que le gustan marcas que hasta la fecha no habían tenido el privilegio de recibir el empujón mediático que supone una alta puntuación Parker. Entre sus riojas preferidos, por ejemplo, sorprenden viejas añadas y referencias comerciales que han vivido (de una manera admirablemente orgullosa, todo hay que decirlo) alejadas de los brillos de la modernidad, firmes defensoras de una bandera, la del clasicismo, que durante estos años de vértigo no ha vivido su mejor época de consideración. López de Heredia Viña Tondonia (98 puntos al blanco Gran Reserva de 1973; 97 al tinto Gran Reserva de 1970), Riscal (98 puntos al Reserva de ¡1945!), La Rioja Alta (97 al Gran Reserva 904 de 1964) son, paradojas de la historia, los nuevos reyes. Martin asegura no atender al esquema reduccionista que divide el mundo en clásicos y modernos. El estilo es lo de menos y lo que de verdad importa es que el vino esté bueno. “Me gustan los vinos que te llevan al lugar donde se hacen, que te permiten hacer unas pequeñas vacaciones a ese lugar con solo oler una copa”, explica el dueño de una web vinícola que al parecer Robert Parker venía consultando y admirando hasta el punto de delegar en Martin la responsabilidad de catar para él los vinos de España, Argentina, Sudáfrica y Chile, entre otros territorios. El flamante catador de The Wine Advocate advierte sobre el uso indiscriminado de la madera nueva. “No estoy en contra” –matiza– “pero creo que los enólogos deben preguntarse por qué usan barricas nuevas. ¿Para justificar un precio alto o porque de verdad van a ser buenas para ese vino concreto?”. Una década y alrededor de 25.000 vinos catados lo respaldan.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress