Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Perfil de la enóloga de Rueda

Victoria Pariente

Autor: Juan Manuel Ruiz Casado
Jueves, 24 de mayo de 2012

Iba camino de ser maestra, pero como los humanos proponen y el vino y las pasiones disponen, Victoria Pariente acabó montando una bodega y haciendo vinos que se situarían entre los primeros de la oferta de los blancos españoles.

Nacida en Rueda hace más o menos cincuenta y tantos años, el vino no era algo extraño para ella. Al contrario, su infancia se condensa en una imagen donde se ve a una niña corriendo entre las viñas que eran propiedad de sus abuelos, vivencias determinadas por el reloj de las estaciones ligadas al cultivo de la vid. Fue la construcción de la Estación Enológica en Rueda, donde estuvo trabajando una década, la que acabó pesando en el destino vocacional de Victoria. En 1998 salió el primer José Pariente, un verdejo cien por cien con el que la enóloga homenajeaba a su padre.

 

A partir de entonces fue cimentándose un modelo de negocio que se ha sostenido por una firme concepción vinícola basada en una cada vez mayor comprensión de las variedades verdejo y sauvignon blanc. Son las dos caras de una misma moneda, la de los vinos de Rueda, que no se ha librado de cierta polémica debida al desarrollo de la foránea sauvignon frente a la autóctona verdejo. “Para mí” –explica Victoria– “son dos uvas distintas. Puede que la sauvignon tenga mayor intensidad aromática, pero en boca la verdejo resulta más estructurada. También desde un punto de vista vitícola hay diferencias. La sauvignon necesita más agua, por ejemplo. Pero lo importante es que ambas uvas están perfectamente aclimatadas al viñedo de esta región. Se nos olvida que la sauvignon lleva treinta años cultivándose en Rueda”.

 

Esta adaptación varietal se aprecia en el catálogo de Bodegas José Pariente, con dos blancos jóvenes (José Pariente Verdejo y José Pariente Sauvignon) a los que se añade el, hasta hace nada, vino más ambicioso de la casa: José Pariente Verdejo fermentado en barrica. Un Cuvée Especial elaborado en depósitos de hormigón, también de verdejo, y del que se elaborarán unas tres mil botellas, será a partir de ya la nueva estrella de la bodega de Rueda. A este se suma el ya presentado Apasionado de José Pariente, curioso dulce de sauvignon blanc que cosechó una espléndida recepción por parte de consumidores especializados en la Prowein de Düsseldorf y en la Alimentaria de Barcelona. Como explica la propia Victoria, la cosa es no parar.

Compartir en:
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress