Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Vino de sueños

Crowdfunding para recuperar una bodega en el Gredos abulense

Autor: Raquel Pardo. Imagen: Orly Lumbreras
Jueves, 27 de julio de 2017

El viticultor Orlando Lumbreras ha utilizado una plataforma de financiación colectiva para recuperar la actividad de una antigua bodega en Navalmoral de la Sierra, en plena sierra de Gredos.

A Orlando "Orly" Lumbreras le apasiona la música y el vino casi a partes iguales. Compagina su labor como técnico de sonido y locutor en Radio3, donde dirigió el programa Placeres Mundanos durante…. Años, con su más reciente actividad de viticultor, que comenzó a practicar junto al fotógrafo y viñador de Cebreros Rubén Díaz. Ambos formaron RubOr Viticultores y el gusano de la pasión por la viña le picó bien fuerte a Lumbreras.

Amplió su actividad llegando a hacer vino en Ribeira Sacra (una estupenda mencía llamada Vértixe) pero su corazón siempre ha estado en Gredos. Y ahora, más concretamente, en un pueblo de la región, Navalmoral de la Sierra, donde Lumbreras quiere recuperar una antigua bodega artesanal, la del Tío Carvajal, para elaborar allí, con una prensa de 1957 y en las tinajas de barro de El Tiemblo que contiene el edificio, un tinto de garnachas viejas. Y para lograrlo ha abierto una línea de financiación colectiva en la plataforma Verkami, que permanecerá activa hasta el próximo sábado, 12 de agosto. Necesita un total de 7.000 euros y, a día de hoy, cuenta con la ayuda de 65 padrinos que suman 4.050 euros.

“Quiero que el vino se vuelva a sentir como una parte integrante del pueblo”, una localidad de menos de poco más de 350 habitantes (según el INE de 2016) situada a más de 1.100 metros de altitud. El Tío Carvajal centralizaba la “producción” de vino del pueblo hasta su muerte en el 80, e iba vendiendo vino a granel por las poblaciones cercanas. La bodega acusa el paso de los años, por lo que la cantidad que requiere el viñador se invertirá en reacondicionarla y recuperar las tinajas que contiene para poder elaborar allí el vino de esta cosecha 2017. Comenta Lumbreras que, entre otras labores, habría que descubrir la piedra con la que está construido el edificio y que ahora está recubierta de adobe, o construir un desagüe para evitar inundaciones. Ponerla, en su medida, en el siglo XXI.

“La idea es ejecutar toda la rehabilitación de manera inmediata, para poder elaborar la vendimia 2017, que será en septiembre, en la pequeña bodega”, comenta en la web de crowdfunding. La materia prima será la garnacha vieja de viñedos cercanos que Orlando lleva trabajando desde hace dos años, y que, curiosamente, también pertenecieron al Tío Carvajal. De algún modo, parece que el círculo podría cerrarse si se cumple lo que Lumbreras califica como “sueño”. “En mayo de 2018 soñamos con juntarnos todos en la bodega, toda la gente que haya apoyado esta aventura. Será el momento de embotellar, cada uno de vosotros, vuestras propias botellas, sentir como el vino vuelve a brotar de las tinajas.” Comenta, medio en broma, que ha avisado al ayuntamiento para que cierre la Plaza chica, donde se encuentra la bodega, y que el día del embotellado sea una fiesta local con todos los mecenas y la gente del pueblo.

El objetivo de Lumbreras es que no se pierda para siempre una actividad artesanal que formaba parte del día a día en el pueblo de Navalmoral como lo sigue siendo la miel o los pastos, de los que se cuenta eran de altísima calidad: “Mi sueño es volver a reivindicar el valor la bodega, que vuelva a tener uso, que las tinajas, las que puedan recuperarse, vuelvan a oler a vino, a fermentación, a vida”. Un romanticismo que los mecenas verán recompensado con entre tres y sesenta botellas (según la cuantía de la aportación, entre 25 y 500 euros) y la posibilidad de embotellar uno mismo su vino, además de ver su nombre en la etiqueta. Una pequeña recompensa material para un acto que mezcla romanticismo y una buena dosis de valentía y empuje.

 

 

 

El vino microfinanciado

 

El proyecto de Orlando Lumbreras no es el único que campa en las redes de micromecenazgo. No son pocas las plataformas que han acogido o acogen campañas destinadas a recaudar fondos para elaborar vino, recuperar bodegas o hasta rodar un documental. Verkami es la plataforma que ha usado también Argimiro Martínez Moreno para evitar la desaparición de viñas centenarias de moscatel de Alejandría en Manilva (Málaga) por culpa de la proliferación urbanística desmedida en la localidad. Elisa de Frutos y Rubén Salamanca, viticultores de bodega Malaparte, en Cuéllar (Segovia), requieren 6.000 euros para elaborar poco más de 1.400 botellas de vino a partir de la uva rufete en la Sierra de Francia en el que es ya su quinto proyecto de Uvas Nómadas, que agrupa vinos a partir de uvas autóctonas en distintas denominaciones de origen (tinta de Toro, garnacha de Cebreros, mencía del Bierzo y varias uvas blancas autóctonas de Cigales) . Incluso existe una web en francés e inglés, Fundovino, dedicada a acoger proyectos de micromecenazgo relacionados exclusivamente con el mundo del vino.

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress