Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Marca Colectiva

Seis bodegas de cava crean el nuevo sello CORPINNAT

Autor: Raquel Pardo
Lunes, 30 de abril de 2018
Noticia clasificada en: Cava Vinos D.O. Cava

Gramona, Recaredo, Torelló, Llopart, Nadal y Sabaté i Coca animan el sector con una iniciativa para crear un sello de calidad para espumosos del Penedès dentro de la DO Cava que no ha dejado indiferente a nadie.

CORPINNAT, la marca colectiva creada por seis elaboradores de la DO Cava para diferenciarse por un criterio esencialmente territorial, ya está en marcha en un entorno de reacciones por parte de varios actores del sector de los espumosos catalanes.

 

La marca, tras la que se encuentra la asociación AVEC (Asociación de Viticultores y Elaboradores CORPINNAT) significa, por sus siglas, “Nacido en el corazón del Penedès” y ha surgido, en palabras de su presidente, Xavier Gramona, “para proteger una denominación geográfica y una forma de elaborar en esa denominación”, esto es, para diferenciar unos espumosos con DO Cava o no que se elaboren en una región delimitada en el reglamento de la marca colectiva, y que incluye 46 municipios del Baix Penedès, Alt Camp y Baix Llobregat, o un total de 22.966 hectáreas de viña amparada por las DDOO Penedès, Cava y Catalunya.

 

Los requisitos de CORPINNAT

 

Cualquier elaborador de espumosos de la región delimitada por CORPINNAT puede adherirse, si lo desea y cumple el reglamento, a la marca colectiva tras un periodo de adaptación, independientemente de si pertenece o no a la DO Cava. Para pertenecer a CORPINNAT, entre otros requisitos, habrá que practicar una viticultura 100% ecológica y demostrar compromiso con el entorno; el 75% de la uva tiene que estar en régimen de propiedad o en arrendamiento a largo plazo, además de establecerse un compromiso para pagar un mínimo de 0,70 euros el kilo de uva en el horizonte 2020. Además, el 90% de la uva que entre en la bodega ha de ser de variedades autóctonas o consideradas “históricas” (macabeu, xarel·lo, parellada, malvasía, monastrell, garnacha, sumoll, xarel·lo vermell) y el restante 10% puede ser chardonnay, pinot noir o trepat, aunque desde la asociación se aclara que, por ejemplo, un productor puede elaborar un cava 100% chardonnay siempre y cuando el número total de botellas no supere ese porcentaje del 10% máximo autorizado de entrada de uva no autóctona o histórica.

 

Otro de los requisitos del reglamento indica que el total del vino que se elabore ha de hacerse en la propiedad, y estiman que actualmente un 70% de las empresas cavistas no vinifica de este modo. Además, se prohíbe la chaptalización (adición de azúcar al mosto) y se limita la adición de sulfuroso, además de autorizar, de momento, el método tradicional para la elaboración de espumosos como único procedimiento válido, aunque afirman que “contemplan” también el ancestral, no autorizado por la DO Cava. Por último, otra importante medida es el tiempo mínimo de crianza sobre lías, que se extiende a 18 meses, tres más de los que la DO Cava y Classic Penedès (espumosos dentro de la DO Penedès) establecen para sus vinos calificados como Reserva.

 

CORPINNAT se presenta como el proyecto de una asociación que “no va contra nadie” y que establece en sus estatutos compromisos con el origen, el viticultor, el paisaje, las variedades autóctonas y la elaboración. El otro presidente de la Asociación, Ton Mata, director de Recaredo, apunta que “CORPINNAT puede ser un gran vino espumoso”.

 

Un paso adelante con reservas

 

La iniciativa supone, para la asociación, delimitar “un territorio para el gran vino espumoso que creemos que se puede hacer en este país” cuya personalidad y carácter, añaden, “están ligados a ese territorio”. La marca se ha ido perfilando tras una serie de reuniones donde los seis fundadores se han ido poniendo de acuerdo a la hora de crear el reglamento, con el objetivo declarado de buscar una “solución” a esa distancia entre cava y territorio que estiman que existe, además de la situación de precios bajos y productos con poco valor añadido que sobrevuela desde hace años al espumoso español. Gramona expresa que “para nosotros cava es nuestra historia, y decidimos en su día que nuestra solución no sería épica, sino respetando al cava, de forma paralela a una DO”, algo que, asegura, “no es fácil”. El bodeguero alude indirectamente a la más de una decena de productores que desde 2012 abandonaron Cava para seguir elaborando espumosos, bien bajo la DO Penedès, caso de la mayoría de ellos, bien para emprender un camino en solitario, como hizo la casa Raventós i Blanc, quien sigue trabajando en su proyecto Conca del Riu Anoia. De hecho, el director general de la casa y jefe de enología, Pepe Raventós, emitió un comunicado en nombre de la bodega aclarando que “dos elaboradores de dos de las bodegas de CORPINNAT” les invitaron a ser miembros fundadores, una invitación que rechazaron por creer, entre otros motivos, que “no hay voluntad clara y explícita de luchar y trabajar por una nueva Denominación de Origen” y que al seguir bajo el paraguas de la DO Cava, CORPINNAT es una iniciativa más que sumar a otras como la reciente creación de la categoría “cava de paraje calificado” u otras como la asociación Pimecava.

 

De parecida opinión es Agustí Torelló Roca, joven elaborador de espumosos con DO Classic Penedès bajo la marca AT Roca que fundó junto a su padre, Agustí Torelló Sibill: “Personalmente pienso que todas las propuestas que vayan dirigidas a mejorar el escenario vitícola del Cava y a revalorizar el territorio es positivo. Pero por otra parte considero que no deja de ser otro parche al gran problema real que todo el mundo conoce de la DO, una DO sin ningún tipo de rigor vitícola, que ha vivido muchos años de espaldas al viñedo y al origen”. Torelló se muestra expectante con la propuesta de la nueva marca de calidad, de la que aprecia su apertura y el hecho de que pueda “revalorizar el territorio”. Pero considera, sin embargo, que “falta el último paso, que es crear una IGP” propia, tal como defiende Raventós. Continúa Torelló comentando que solo con la creación de una IGP desde el comienzo “nos podemos plantear entrar en lo que puede ser la primera DO nacional exclusiva de espumosos delimitada por un territorio concreto”. De hecho, otra de sus dudas respecto a CORPINNAT es la permanencia en la DO Cava: “lo que necesitan es salir para dar paso a CORPINNAT como región vitícola” ya que “creo que sin una ruptura será muy difícil ir bajo el paraguas Cava”. Torelló no se plantea formar parte de CORPINNAT de forma inminente, ya que considera que el mercado no entendería que fueran, al tiempo, el nuevo sello y el que ya acoge sus espumosos, Classic Penedès: “el paso nos lo podremos plantear en el momento de crear una IGP exclusiva para espumosos”. Pepe Raventós suma a este argumento “la importancia de defender (la zona) basándose en unos requisitos comunes de viticultura estrictos y firmes” para lo que, añade, habría que hacer renuncias, la primera, y más importante, salir de la DO y empezar de cero, para lo que pone de ejemplo su propia iniciativa, Conca del Riu Anoia, “con todos los riesgos y ante las innumerables incógnitas que se nos presentaban por delante”.

 

Desde el Consejo Regulador del Cava no se han hecho más declaraciones que un comunicado donde se afirma que la institución conoció la existencia de CORPINNAT el día 10 de abril, cuando se presentó por primera vez, y alega que la información que se presentó sobre la marca “está generando confusión tanto a prescriptores como a consumidores”. Añaden que sus servicios jurídicos “someterán a estudio este nuevo escenario y su compatibilidad con la Denominación de Origen Cava con el objetivo de obtener conclusiones esclarecedoras.

 

Desde CORPINNAT se asegura que esta nueva marca aparecerá en las etiquetas de los cavas elaborados por sus seis miembros tras la cosecha 2008, aunque para salir a la luz necesitarán la aprobación por parte del Consejo Regulador del Cava. La producción de los cavistas miembros de la AVEC actualmente ronda los dos millones de botellas en total, un 1% del total de la DO aunque suponen un 30% del Cava Gran Reserva, además de una proporción importante también del Cava de Paraje Calificado.

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress